POR DECIRLO SUAVEMENTE

Significado de la expresión POR DECIRLO SUAVEMENTE:  Por no usar términos mucho más duros (en el sentido de agresividad crítica); para expresar mi opinión de una forma deliberada y artificialmente moderada; usando unas palabras deliberadamente poco duras e incluso un tanto piadosas, con la intención de no herir o no molestar.

Ejemplos de uso:

  1. Quim Monzó dice en la revista Magazine del 19 de diciembre de 2010 que el paganismo lo fascinó en su infancia porque pensaba entonces, como sigue pensando en la actualidad, <<que –por decirlo suavemente– el mundo no fue a mejor cuando el politeísmo acabó sustituido por el monoteísmo>>.
  2. Manuel Rodríguez Rivero se refiere en el periódico ABC (suplemento ABCD las Artes y las Letras) del 14 de octubre de 2006 al exitosísimo libro Los Benevolentes, de Jonathan Littell. Una historia <<con narrador nazi y sexualmente heterodoxo, por decirlo suavemente>>.
  3. Luis Oz firma en el periódico El Mundo del 15 de noviembre de 2009 un artículo en cuyas palabras finales parece adivinarse una subyacente sospecha malpensada (la de que quienes han decidido este nombramiento tienen como objetivo arruinar a la empresa de TVE (la televisión pública española)): <<Nombrar a un director general de 81 años para una empresa que ha invitado a irse a todos los mayores de 52 es, por decirlo suavemente, raro>>.
  4. Federico Jiménez Losantos mantiene el 6 de enero de 2003 un díalogo en radio COPE sobre el hecho de que los telediarios españoles a veces los cierran, e incluso los abren, con publirreportajes (<<de una película americana o de un Rolling Stone que viene por ahí…>>): -[José Luis Balbín] ..o de un Rolling Stone [un componente del grupo The Rolling Stones] que viene por ahí… ¡Publirreportajes puros! ¡Y los dan como información! -[Federico Jiménez Losantos] Porque se lo dan hecho. Las productoras se lo regalan. -[José Luis Balbín] ¡Pero puede ocurrir que uno lo vea en tres televisiones diferentes!.. ¡A mí me parece de un desparpajo…! -[Federico Jiménez Losantos] Por decirlo suavemente. Y en televisiones privadas, podrían decir que..tal y cual…, pero es que en las públicas ve usted el mismo publirreportaje*, a veces absolutamente falso, rastrero, embaucador y farsante.. Te meten..lo que pasa por cultura y es publicidad barata,..en fin, basura.     [* Justo al día siguiente, el 7 de mayo de 2003, la cadena pública TVE cierra su Telediario 1 con un extensísimo publirreportaje sobre el quinto libro, todavía no lanzado al ávido mercado, de la serie infantil Harry Potter. En el rollo macabeo se habla de una <<extraña fuga de dos ejemplares>>, que habrían aparecido en un campo cercano al taller donde estaban siendo imprimidos los libros. Con olfato de sabueso, dice la voz del rollo que se pensaba que podría tratarse de un montaje destinado a perjudicar la normalidad de la comercialización de la cosa. Y, a propósito del montaje de verdad, el del rollo de los libros escapados de su sitio antes de tiempo, se endilga a continuación una píldora publicitaria compuesta por la supermillonaria autora –una rubia que firmaba libros entre sus admiradores del mundo y sobre la que no se olvidó repetir lo de que estaba en el paro antes de protagonizar su histórico bombazo editorial–, los libros precedentes, que arrasaron como nunca antes lo había hecho nada, y cómo todo indicaba que el éxito de la quinta entrega iba a ser tan espectacular como era natural que fuera, sobre todo con unos publirreportajes así de largos en horario de máxima audiencia, aunque esto último no se dijo pero podría añadirse, por decirlo suavemente, como improcedente elemento decorativo de un <<todo a veinte duros>> de la envidia].
  5. Federico Jiménez Losantos, en radio COPE el 8 de enero de 2003: <<En un mercado tan pequeñito como el español, y con lo politizados que están algunos sectores, por decirlo suavemente…>>.
  6. Federico Jiménez Losantos, en radio COPE el 5 de julio de 2003 (tertulia de análisis político): << Bueno, déjenme decir una cosa: ¿Por qué en la televisión pública [también se cultiva la telebasura]? Pues por una razón: porque como son máquinas de persuasión ideológica, por decirlo suavemente; de intoxicación, de propaganda, de mentira.., para tener audiencia en los telediarios, tienen que atraer audiencia como sea; y eso, cuando no es con el fútbol, con el dinero que nunca debieron pagar, es con basura. Entonces, ¿qué hay delante del telediario a mediodía?: el corazón (que empezó rosa y ahora es amarillo). ¿Qué hay delante del telediario por la noche?: el corazón (que empezó rosa y ahora es amarillo, con un poquito de crímenes, a ser posible con primeros planos y mucha sangre, porque, por lo visto, eso alienta el interés de la plebe). Y además, la plebe, ya se queda al telediario. Con lo cual hemos hecho lo que teníamos que hacer, que es que al jefe [al presidente del gobierno] lo vean muchos. Y esa es la clave de todo>>.
  7. Federico Jiménez Losantos hace en radio COPE el 29 de enero de 2004 una dura crítica a la actuación del fiscal general del Estado en relación con determinado asunto (o, por decirlo suavemente, expresa una opinión de don Jesús Cardenal –que así se llama el mentado– que no es exactamente la mejor que se podría tener). Lo más suave que dice de él es que no debería haber pasado de diácono (<<¡Pero vamos a ver, Cardenal! ¡Cardenal! ¡Que no debería haber pasado nunca de diácono! ¡Pero cómo no va a haber delito ahi!>>). Y luego, para criticar a otro, se sirve de la siguiente comparación: <<Éste está como don Cardenal, para jubilarlo cuanto antes, por decirlo suavemente>>.
  8. Federico Jiménez Losantos piensa, o así lo dice en radio COPE el 26 de febrero de 2004, que a los del Partido Popular (PP) en la separatista región española de Cataluña para ser tan pacíficos como Gandhi sólo les falta ya no comer: <<son como Gandhi; les falta ya no comer!>>. Gentes pacíficas que no se defienden. Como el periodista cree que deberían hacer ante los ataques de que son objeto por parte de los separatistas catalanes sin ir más lejos. El día 25 de febrero de 2004 la ministra García Valdecasas (del PP) había hecho unas declaraciones lamentando la <<actitud hipócrita>> de los separatistas catalanes más radicales, de los que ha recordado que la han amenazado de muerte desde su página web. Sobre esta falta de energía para la autodefensa de un partido considerado acomplejado (se habla del <<complejo (de fascista) de la derecha>> española*) mantienen un diálogo en radio COPE el 27 de febrero de 2004 Ricardo Rodríguez y Federico Jiménez Losantos: -[Ricardo Rodríguez] Por cierto que dice también [en su página web el partido separatista (y supuesto amo de la política catalana) Esquerra Republicana]: <<las personas nos diferenciamos de los animales>>. Entre paréntesis: <<PP>>.[..]. -[Federico Jiménez Losantos] Y estos zoquetes del PP, ¿por qué no se querellan contra éstos? -[Ricardo Rodríguez] Pues es lo que deberían hacer. -[Federico Jiménez Losantos] Es que no son más tontos porque no entrenan. Viven acongojados, por decirlo suavemente. ¡Qué cosa! -[Ricardo Rodríguez] [La ministra] García Valdecasas decía que la amenazaban desde la página web de Esquerra Republicana… -[Federico Jiménez Losantos] Y no iba a los jueces. -[Ricardo Rodríguez] Siendo delegada del gobierno en Barcelona. -[Federico Jiménez Losantos] Pues a partir de ahí, claro: si son incapaces hasta de defenderse… ¡En fin!     [* Sobre el llamado <<complejo de la derecha>> se puede añadir que parece no tener solución posible, ya que en su artículo del 22 de junio de 2016 en el periódico ABC, sobre el partido que ella llama <<de extrema izquierda>> Unidos Podemos, dice Edurne Uriarte: <<una parte de la..derecha..no duda en llamar ultras a los partidos de extrema derecha, pero muere de miedo antes de calificar así a Unidos Podemos>>].
  9. Federico Jiménez Losantos, en tertulia de análisis político en radio COPE el 24 de marzo de 2006: <<Hay una cuestión que aparecía ayer en todas partes, incluso en los medios televisivos. Anoche..estuve zapeando, viendo telebasura, informativos… –no siempre es fácil distinguirlos [de la basura]–. Entonces, insistían [desde el gobierno del PSOE]: “hay dos sensibilidades” –esa cursilería tan idiota–. “Dos sensibilidades” en el PP: los que dicen que hay que apoyar al gobierno –porque la sociedad no entendería otra cosa–, y los que dicen que hay que mantener una postura de firmeza [frente a los terroristas del separatismo vasco]. Porque la historia demuestra que cada vez que pactas con la [separatista organización terrorista vasca] ETA, la estropeas, por decirlo suavemente [en lugar de decirlo como habría sido lo lógico y lo desde un punto de vista lingüístico acertado: <<la cagas>>].
  10. Federico Jiménez Losantos, en radio COPE el 21 de mayo de 2009: <<Por decirlo suavemente, la gestión mediática de este escándalo [en que se ha visto involucrado el Partido Popular]..no está siendo muy acertada>>.
  11. Diego Sánchez de la Cruz firma el día 22 de junio de 2016 un largo artículo en el periódico Libertad Digital sobre, según se dice en el título del mismo, el hundimiento de la economía de Chile por parte de Salvador Allende, el marxista-leninista (muy admirado por un líder político que dicen que acabará gobernando España antes o después) que dirigió el país sudamericano entre 1970 y 1973. Sobre el gran admirador de Stalin que fue el citado gobernante totalitario chileno escribió en 2005 Juan Carlos Girauta en Libertad Digital que los simpatizantes de la figura de Allende se van a llevar una <<desagradable sorpresa, por decirlo suavemente>>, con un libro publicado sobre él por el profesor Víctor Farías, en el cual éste da informaciones espeluznantes sobre este izquierdista radical enemigo de la libertad y de la propiedad privada, como su gusto por las ideas nazis sobre cuestiones raciales.
Jardín particular en un patio de la calle Ramón y Cajal de La Roda de Albacete en imagen usada para ilustrar la expresión por decirlo suavemente.
Este jardín, dicho sea con todos los respetos, es una mierda. Se ve al fondo, en el suelo, y detrás del largo tallo horizontal de la parte inferior derecha, una manguera. Y eso no puede ser. No puede ser que esté esa manguera ahí –que es blanca y casi no se ve pero está ahí– porque si pasa un bombero y tropieza, ¿qué? Negligencia en grado sumo se llama eso, vamos. Y no te digo nada la que se puede liar si no lleva el casco. El bombero, digo. Como para cantarle las cuarenta al cuidador de este jardín. Como mínimo. Qué irresponsabilidad, por decirlo suavemente. Menuda chapuza. Así va España.

EXPRESIÓN RELACIONADA:

CON VASELINA

MAL DE MUCHOS CONSUELO DE TONTOS

Significado de la expresión MAL DE MUCHOS CONSUELO DE TONTOS:  El mal (o un mal determinado) resulta menos doloroso y es más llevadero para los espiritualmente mediocres cuando es mucha la gente que lo sufre; el hecho de que sea mucha la gente afectada por el mal (o por un mal determinado) sirve de consuelo a la gente espiritualmente mediocre que lo padece (a los llamados <<tontos>>, que no tienen por qué serlo necesariamente, ya que basta para consolarse con ser envidioso o mezquino en particular o de espiritualidad mediocre en general).

  • También se dice dejando la segunda parte sobreentendida: <<mal de muchos…>>.
  • Manuel Alcántara, que es un gran humorista además de un gran poeta y articulista, analiza este chusco fenómeno en el periódico La Verdad del 20 de junio de 2009. Habla ahí de un clásico comportamiento mil veces presenciado: el de quien cuenta que Fulano o Mengano se ha muerto, tienen un cáncer o se ha arruinado. Con el significado supuesto de: <<fíjate, pobrecillo; con lo guapo, joven y rico que era; qué mala suerte>> y el significado real de: <<¡pues me alegro mucho; que se joda!>>: <<Cuando viene una mala época colectiva, ya que el mal de muchos solo puede ser consuelo de tontos si los tontos son mayoría, la gente se conforma porque remite la envidia. ¿Sabes quién lo está pasando muy mal?, nos dice alguien. A continuación nos cita el nombre de algún constructor notabilísimo>>.
  • El mal ajeno como consuelo del mal propio (por ejemplo una no admitida pero sospechada inferioridad propia) aparece mencionado por María Penedo en la revista Teleguía del 30 de enero del 2000, donde con referencia a la guapa y joven presentadora de televisión Nuria Roca dice que al examinar unas fotos suyas que han sido publicadas recientemente no se advierte ningún problema de celulitis. Para añadir a continuación que ese hecho suscitará como típica reacción inmediata la del consuelo de pensar que es tonta: “Típico y manido consuelo el que surge a bote pronto –<<bah!, padecerá estulticia>>– ”. Así suele ser: si no tiene celulitis, por lo menos que tenga una estupidez que nos permita consolarnos de sí tenerla nosotros (la celulitis, además de la estupidez, ya que sólo se consuelan así los tontos).
  • He aquí una referencia al hecho de la satisfacción que produce en el tonto el mal sufrido por los demás, como por ejemplo el mal de la estupidez (así compartida por ambas partes): <<Ya sabíamos..la estupidez..de la naturaleza humana, pero las Redes han puesto en nuestras manos la posibilidad de escenificarlo y cuantificarlo. Apunta François Bousquet en la revista Boulevard Voltaire que hasta la aparición del 2.0 [internet] los idiotas no salían de su pueblo, pero que ahora recorren el mundo, entablan relaciones entre ellos y dan vida a la multinacional de la estupidez. Eso, añade el escritor, les produce una inmensa felicidad. Consuelo de tontos es, en efecto, el mal de muchos: siempre son unos estúpidos, dice, quienes cuelgan a otros estúpidos en su muro de estúpidos. Tocqueville [el humanista y político francés Alexis de Tocqueville (1805-1859), autor de varios libros de filosofía política entre los que destaca “La democracia en América”)]..lo llamaba proceso de igualación democrática>> (Fernando Sánchez Dragó. El Mundo,28-1-2018).    
  • El director teatral Jorge Eines le da la vuelta a la frase en el periódico El Mundo del 7 de marzo de 2003: <<mi abuelo, contra toda esa sabiduría popular tan empecinadamente equivocada, había acabado por comprender que mal de muchos es consuelo de sabios>>.

Ejemplos de uso de la expresión:

  1. César Vidal habla en radio COPE el 6 de octubre de 2004 del apoyo político del gobierno español (supuestamente de derechas) de José María Aznar a la guerra de EE.UU. contra el régimen del dictador iraquí Sadam Husein, un apoyo que provocó multitud de manifestaciones callejeras protagonizadas por elementos de izquierda cuyo principal grito de guerra fue el de <<¡No a la guerra!>>. Y dice sobre los actores de izquierdas  bautizados despiadadamente, por su activismo político, como <<los titiriteros filósofos>>: <<No crean ustedes, aunque mal de muchos, consuelo de tontos, que solamente nuestros <<titiriteros>> eran los que hacían política con la historia del “no a la guerra”. De hecho, Michael Moore, que es este señor millonario, gordito y bonachón que aparece de vez en cuando haciendo documentales cuyo parecido con la realidad suele ser pura coincidencia, es decir como casi todas las películas de Hollywood, acaba de publicar un libro que se titula ¿Volverán a confiar en nosotros?, con interrogantes, y por supuesto vuelve a arremeter contra el actual presidente de Estados Unidos>>.
  2. Juan Manuel de Prada analiza en la revista XL Semanal del 1 de septiembre de 2013 la en su opinión engañifa política construida para saquear los bolsillos de la gente. Una engañifa para cuyo triunfo ha sido necesario destruirla intelectual y moralmente (es decir, fomentar en ella tanto la estupidez como la inmoralidad y la vileza). Según el escritor y articulista, la propaganda gubernamental destinada a saquear a los obligatorios contribuyentes a las arcas del estado ha triunfado finalmente porque ha logrado que <<interioricemos que las calamidades, cuando son compartidas, se convierten..en remedios benéficos (ya se sabe: mal de muchos, consuelo de tontos)>>.
  3. Manuel Lloris escribe en el periódico Las Provincias del 29 de marzo de 1994, en artículo titulado <<Residencias de ancianos>>, sobre estos lugares destinados al alojamiento de ancianos, y en los que esperan la muerte tanto ancianos que no tienen familia como otros cuyas familias no pueden y/o no quieren cuidarles. En su opinión, a los viejos no les gustan dichas residencias. Y en su opinión el lugar idóneo para los viejos no son tampoco las residencias, sino el mundo exterior y poblado de gente de diferentes edades. Porque, según explica: <<La compañía idónea del anciano no son los jóvenes, pues éstos le recuerdan a la vez su propia juventud, su presente decrepitud y el hecho de que se quedarán cuando él se marche; pero tampoco lo es la vejez, espejo deprimente de sí mismo. Ya se sabe, mal de muchos, consuelo de tontos>> (es decir, habría que ser tonto para consolarse de la vejez propia viendo la de los demás viejos en una residencia. Sólo teóricamente vivir en una residencia de ancianos podría suponer un consuelo para el anciano, al poder éste tener permanente constatación de que hay muchas otras personas que, como él, son víctimas del mal de la vejez. En la práctica, no es fácil que tal consuelo pueda producirse).
  4. Manuel Lloris comenta en el periódico Las Provincias del 11 de mayo de 1996 que se producen últimamente acentuadas oscilaciones en el valor de la peseta, cosa que no le parece buena (dice que la peseta <<está como un cencerro>>). Y añade: <<Claro que lo mismo podría decirse del dólar y de otras monedas, pero mal de muchos consuelo de tontos>>.
  5. Julián Marías dice en la revista Blanco y Negro del 28 de abril de 1996 que en 1944 se realizó en España la película <<La torres de los siete jorobados>> con medios extraordinariamente limitados pero con un resultado muy interesante debido a la imaginación y al acierto con que se hizo. Comenta a continuación que en la actualidad los recursos de que se dispone son mucho mayores, cosa en principio buena, pero que ya no es tan buena cuando se confía exclusivamente en ellos, porque las consecuencias son desastrosas. Una observación que remata diciendo: <<Esto no es exclusivo de España, pero ya se sabe que mal de muchos…>>.
  6. Con gran frecuencia, el conocimiento de que el propio mal se encuentra también en otros supone cierto consuelo (<<no soy el único, la mala fortuna no se ha cebado exclusivamente en mí>>) o, al menos, no acentúa el desconsuelo, como fácilmente puede hacerlo la constatación de lo contrario (<<¿por qué yo?, ¿por qué precisamente yo, con tanta gente como hay?>>). Así, en la revista El Semanal del 6 de noviembre de 1994 se dice, al hilo de la alusión a lo todopoderosa que se ha convertido la influencia de la televisión en la gente, que se ha sofisticado extraordinariamente su maligno poder de manipulación y uniformización de conciencias y criterios y de propagación de los vicios, favorecido esto último, para mayor nocividad, por el hecho de que la contemplación de tanta mediocridad humana fomenta <<la autoindulgencia por aquello de “mal de muchos…”>>. Es decir, un telespectador que tenga conciencia del carácter basuriento de los contenidos televisivos o de determinados contenidos de la llamada caja tonta en vez de caja entontecedora, si supiera que hay muy pocos que ven las porquerías que él ve, podría sentirse avergonzado de sí mismo, pero en cambio al saber que esos programas infectos los ve casi todo el mundo, se siente respaldado por el hecho de que la opinión mayoritaria no puede ser crítica con la gente como él, y la conciencia de ese hecho le tranquiliza y le permite tragarse su amada telebasura sin pudor.
Casa con ventanas sin cristales, por obra sin finalizar, en una imagen usada para ilustrar la expresión mal de muchos consuelo de tontos.
Qué alegría me da ver esta casa a mitad de construir. Se han debido de quedar sin dinero para terminarla de construir, lo mismo que me pasó a mí. Cada vez que paso por ahí y la veo siempre igual esbozo una sonrisa y pienso: “je, je; otros que no han podido terminar su casa. No soy yo el único”. Supongo que estará mal, pero me produce un efecto balsámico ver esta desgracia ajena. Ya se sabe: mal de muchos consuelo de tontos.

EXPRESIÓN RELACIONADA:

EFECTO BALSÁMICO

HASTA LAS NARICES

Significado de la expresión HASTA LAS NARICESHartísimo; verdaderamente harto [DE algo]; en estado de sumo cansancio sicológico [causado por la cosa referida (tras <<de>>) o sobreentendida].

  • Frecuentemente usada en la construcción ESTAR HASTA LAS NARICES (haber llegado a un estado de completo hartazgo [de la persona o cosa sobreentendida]) o ESTAR HASTA LAS NARICES DE (haber llegado al punto de no poder soportar a la persona o la cosa referida).

Ejemplos de uso:

HASTA LAS NARICES [DE]:

  1. Manolo Escobar (cantante), en la revista Blanco y Negro del 30 de octubre de 1994 le dice a su entrevistadora Rosa María Echeverría que las canciones suyas que a él le gustan más son también las que prefiere el público. Y añade: “Lo que pasa es que cuando las cantas todos los días durante más de treinta años, de algunas acabas hasta las narices. Por ejemplo, cuando a veces canto <<El porompompero>>, estoy en las nubes”.
  2. Manuel Lloris, en el periódico Las Provincias del 18 de febrero de 1993 critica la opinión, enarbolada por algunos personajes famosos, de que ninguna cultura merece la destrucción. Objeta que no hay mejor cultura que la que garantiza el pan. Y añade: <<Si una cultura que da pan tiene que arrasar a otra que mantiene en el hambre a nueve de cada diez de sus miembros, Dios, desde las alturas, bendecirá el “atropello”>>. A lo que añade: <<Me declaro hasta las narices de tanta cultura, de tanta sacrosanta tradición>>.

ESTAR HASTA LAS NARICES [DE]:

  1. Gabriel Albiac, en una tertulia de análisis político en radio COPE en la que participa el 30 de mayo de 2005, dice que en Francia se ha gestado a lo largo de las dos últimas décadas una desafección paulatina de la gente hacia sus políticos. Comenta sobre esto: “Y de algún modo lo que explícita o implícitamente se ha producido es un <<¡ya está bien!; estamos hasta las narices>>. Se venía gestando, digo, desde hace quince o veinte años: cada vez, índice de abstención más grande en una sociedad fortísimamente política como es la sociedad francesa y donde la abstención era muy reducida.. Pues bien, lo que se ha producido ahora ha sido claramente una patada. Que nadie se engañe: no ha sido contra un partido, no ha sido contra un gobierno, no ha sido contra ningún sector específico; ha sido contra toda la esfera de los profesionales de la política, ha sido decir: <<¡ya está bien!; no tienen ustedes la menor representatividad sobre lo que es la sociedad francesa>>”.
  2. En el periódico La Tribuna de Albacete del 7 de marzo de 2004 se informa de que, debido al ruido que ocasiona y a la suciedad que causa, <<los vecinos afectados por el botellón están ya hasta las narices>>.
  3. Eduardo Inda. Noticia en el periódico Libertad Digital el 7 de noviembre de 2015: Según el director de Ok Diario, Eduardo Inda, las relaciones entre el futbolista portugués del Real Madrid Cristiano Ronaldo y el entrenador del equipo, Rafa Benítez, no son nada buenas. Ya a principios de temporada Rafa Benítez tuvo un roce con el jugador portugués debido a que el primero declaró que Cristiano era <<uno de los mejores jugadores a los que había entrenado>> (en vez de señalar al luso como <<el mejor jugador al que había entrenado>>). Eduardo Inda asegura que las nuevas declaraciones de Benítez de hace dos semanas, en las que dijo que no dudaría en no permitir jugar a Ronaldo, <<han hecho que Cristiano esté hasta las narices de él>>.
  4. D. T., en el periódico ABC del 16 de febrero de 1997 habla de un escrito de denuncia de los alumnos del Centro de Estudios Universitarios de Talavera (en la provincia de Toledo), en el cual explicaban que “el profesor se dirigía a ellos con expresiones como que está <<hasta las narices>> de ellos”, y que este profesor también les decía que no le plantearan “niñerías ni cosas de gilipollas”.
  5. María Consuelo Reyna, en el periódico Las Provincias del 30 de julio de 1995 dice que <<el ciudadano está hasta las narices de no ser bien atendido>> en los hospitales públicos.
  6. Antonio López (pintor), en la revista Magazine del 8 de octubre del 2000 le dice a su entrevistadora Ima Sanchís que a él las palabras le cansan muchísimo, que le parecen <<un atosigamiento>>. Y añade: <<Además, estoy hasta las narices de palabras mentirosas>>.
  7. Antonio Gala (escritor), en el periódico El Mundo del 2 de junio de 2012 escribe, con referencia a la canciller alemana Angela Merkel, que desconoce la edad de esa <<señora gorda>>. Pero que lo que sí sabe es que <<estamos hasta las narices de ella>>.
  8. Eugenia Martínez de Irujo (hija de la duquesa de Alba), en la revista Diez Minutos del 13 de diciembre de 2002 dice, en entrevista de M. Mora, que los comentarios sobre ella, y en particular sobre su relación con su famoso marido torero (si se reconcilia o no con él), son en los medios de comunicación tan frecuentes que si a ella le cansan, imagínate lo que deben de cansar a la gente desinteresada en su vida personal. A lo que añade: <<La gente debe estar dehasta las narices>>.
  9. Juan Manuel de Prada, en el periódico ABC del 12 de enero del 2000 arremete contra el gregarismo en general y, en particular, contra el sector social de la España <<futbolizada y gregaria>>, de cuya <<futbolitis>> la España <<más noble y valiosa>> <<está hasta las narices>>.
  10. Manuel Ángel Conejero, en el periódico Las Provincias del 13 de mayo de 1996 dice que está <<“hasta las naricesde los buenos de profesión>>.
  11. Manuel Ángel Conejero dice en Las Provincias del 21 de septiembre de 1996: <<estoy hasta las mismas narices de este “tema”>>.
  12. Juan Bravo Castillo, en el periódico La Tribuna de Albacete del 10 de junio de 2012, y en un artículo sobre la aguda crisis económica que padece España, de la que culpa a los políticos, habla de <<un pueblo que está hasta más arriba de las narices de sus dirigentes y mandatarios>>.
  13. La verdad es que estoy hasta las mismísimas narices de que en primavera les dé a las flores silvestres por crecer y además en cualquier parte y con una osadía que hay que verla para creerla, es tremendo con la confianza en sí mismas con la que se ponen a brotar tan tranquilamente, como si el mundo fuera de ellas o yo qué sé. Digo yo si no sería cosa de que el señor defensor del pueblo, que me imagino que para algo estará, tomara cartas en el asunto y a poder ser a la mayor brevedad posible, como suelen decir ellos, la gente de la función pública y tal. No sé, podría enviarles un oficio o algo así, una cartita de esas oficiales que en la administración del estado los jefes mandan a otros jefes o a gente subalterna, comunicándoles cosas importantes y en plan serio. Un toque de atención debería darles el defensor del pueblo o alguien así, alguien de peso y con voz para el ordeno y mando, porque necesitan que alguien les baje los humos, vaya que sí. A ver si se achantan un poco y dejan de enseñorearse de las primaveras de esta forma, pisando fuerte y como diciendo «aquí estoy yo, ¿pasa algo?». Se ponen a crecer y ¡hala, ancha es Castilla! ¿Tú te has dado cuenta? ¿O no te fijas en estas cosas? Claro, como eres tan despistado, pues ni las ves, o sea, las ves pero como si no las vieras. Qué feliz vives. Yo, en cambio, por la calle de la amargura me llevan las dichosas florecillas de las narices. Sobre todo las amarillas, que son a las que más les gusta aparecer en escena. Bueno, también están las rojas, las amapolas, otras que tal bailan; pero bueno, ésas están por en medio menos tiempo, y no como las amarillas, que le imponen a uno su presencia desde el primer hasta el último momento: son las primeras en aparecer y las últimas en desaparecer, qué plaga, ni que estuviéramos en las siete plagas de Egipto. En mis tiempos no pasaba esto. Es el desmadre que hay ahora, que anda todo como anda. Y lo más divertido de todo es que toda la culpa la tienes tú; por feo. Es broma; es broma. Es que si no me meto con alguien, aunque sea de broma, reviento. Hay que desfogarse de alguna manera, ¿no? Por cierto: ni se te ocurra hacer un ramo de flores y regalármelo el día de los amantes de la naturaleza o el día del padre en su jardín o alguna puñeta así, ¿eh? Joder, qué harto estoy, la verdad. Malditas florecillas. Quién las inventaría.
Flores silvestres amarillas formando un manto en un descampado de la región de La Mancha en una imagen usada para ilustrar la expresión hasta las narices
Con tanta florecita amarilla creciendo por ahí va a acabar uno estando hasta las narices de ellas. O a lo mejor no.

EXPRESIÓN RELACIONADA:

ESTO NO HAY QUIEN LO AGUANTE

TÓCATE LAS NARICES

Significado de la expresión TÓCATE LAS NARICES:  Es exclamación burlona de escándalo ante un hecho considerado una muestra de desfachatez tan mayúscula e insolente como irritante.

Ejemplos de uso:

  1. Federico Jiménez Losantos habla en radio COPE el 12 de febrero de 2004 sobre un asunto bastante enrevesado para quienes no conocen bien la política española en general y en particular la de comienzos del año 2004. Hace una serie de comentarios sobre el separatismo de la región autónoma de Cataluña y el de la región autónoma de Vasconia. Respecto a Cataluña, menciona a un tal Carod-Rovira, bautizado por el grupo humorístico Risa como Rovireche para asemejar el nombre al de su equivalente vasco, el separatista presidente del gobierno de Vasconia Ibarreche. Con este separatista radical, el apodado Rovireche, se alió Pascual Maragall para poder acceder al gobierno de Cataluña. Se asegura que Rovireche ha pactado con la separatista organización terrorista vasca ETA que, a cambio del apoyo político del gobierno catalán al terrorismo separatista vasco, mate a todos los españoles que pueda pero cuidando que no sean catalanes (de Cataluña). Sin ir más lejos, el propio Jiménez Losantos decía sobre el partido de Rovireche (Esquerra) dos semanas antes (el 27 de enero de 2004) en el mismo sitio, con referencia a unos presuntos contactos de Esquerra y ETA: <<¿Y qué es lo que le piden?>> (los de Esquerra a los terroristas de ETA). Prosigue: <<Lo que le ha pedido varias veces Esquerra, cuando estaba en la oposición, que es que no mate en Cataluña, porque eso..mancha la calle, molesta un poco a los vecinos, a veces se sienten violentos –tropezar con un muerto es una cosa muy desagradable cuando uno va a la oficina–[..] Que maten donde quieran, pero no en Cataluña; ellos son el extranjero>>. En este contexto, se da en radio COPE el 12 de febrero de 2004 esta noticia (la de una acusación por parte del presidente de Cataluña al gobierno central español del Partido Popular): <<Pascual Maragall ha acusado al PP en el parlamento catalán de haber roto el pacto antiterrorista por su actitud tras la reunión entre Carod-Rovira y ETA.[..]>>. Una noticia al término de la cual comenta el señor Jiménez Losantos: <<Esto es como lo oyen. O sea, resulta que como el socio de Maragall [se refiere Losantos a Rovireche] se va a hablar con la ETA, el PP es el que ha roto el pacto antiterrorista. ¡Tócate las narices, Pepita!>>. Y añade con risa de la de reír por no llorar a la par que dice las dos primeras palabras: <<¡Es que…! Es que, claro: si uno no lo repite, no se lo puede creer. O sea, Rovireche se va a hablar con la ETA sin encomendarse a Dios ni al diablo –bueno, al diablo, sí, claro, que es con el que se va a entrevistar–; se va a hablar con la ETA cuando está de presidente de la Generalitat [el gobierno regional] de Cataluña en funciones [al estar Maragall de viaje en el extranjero]. ¿Para qué? Bueno, los precedentes nos obligan a pensar que para lo de siempre: que ETA mate en Huesca [fuera de Cataluña] y no en Lérida [dentro de Cataluña].. Recuerden un artículo [en la prensa firmado por Carod] después de la matanza del cuartel de [la localidad catalana de] Vic, cuando Rovireche, entonces sólo Carod, escribe en el [diario barcelonés] Avui que si ETA quiere atentar contra España, primero que mire el mapa. Textual. O sea, que no digan que no saben lo que iba a hablar con ETA: ¡lo que quiere hablar con ETA!: vosotros sois separatistas; yo también; vosotros matar por ahí, y dejarme el corralito en paz, no me manchéis las aceras. Bueno, pues resulta que el que ha roto el pacto antiterrorista es el PP. Sobre todo ayer, y anteayer, que [el PP del gobierno central] siguió pillando terroristas. ¡En fin!>>.
  2. Federico Jiménez Losantos habla sobre el asunto de la guerra de Irak (que se iniciaría al año siguiente) en una tertulia de análisis político en radio COPE el 27 de febrero de 2002. He aquí algunas de sus palabras al respecto: “Yo no sé qué pasa, pero en los últimos días yo tengo la impresión, no sé si les sucede a ustedes, de que cualquier mentira vale. No sé si es que esto de la guerra excita las meninges de los más frágiles o qué, pero hemos entrado en una especie de cascada de aviación teórica, es una cosa sorprendente. Ahora hay como un acelerón en la trola. Se miente más y más vertiginosamente. A lo mejor es una impresión mía. Fíjense ustedes. Sólo un detalle”. Instantes después, prosigue: “Un profesor, que se llama Javier Mestre, de un instituto de secundaria en Badajoz, en Segura de León, les pone un ejercicio a sus alumnos, con estas frases que tienen que comentar: <<el presidente Bush hijo ha decidido ya, orgulloso de su crueldad, el exterminio de miles de iraquíes inocentes en los próximos días>>. Frase. Otra: <<el presidente del gobierno español sueña con aplastar a los niños iraquíes, conjuntamente con su amigo George [W .Bush]>>”. A continuación Jiménez Losantos se refiere al gobierno autónomo de la región de Extremadura (llamado Junta), que es del principal partido opositor al gobierno central español: <<Se denuncia el caso, la Junta de Extremadura le abre expediente, no sé si para denunciarlo o para protegerlo, porque esto..luego hay que ver en lo que desemboca, eso sí, abre expediente. ¡Y sale el profesor diciendo que no ha manipulado a ningún niño y que él se acoge a la libertad de expresión!>>. Los contertulios del señor Losantos se ríen. Y, con el telón de fondo de esas risas, prosigue él: <<¡El artículo 20 de la Constitución!* ¡Tócate las narices!>>.     [* El artículo 20 de la Constitución dice lo siguiente en su punto 1: <<[Se reconoce y protege el derecho] A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción>> (cabe suponer que con lo de <<la palabra>> se quiere significar <<la palabra hablada>> y con lo de <<cualquier otro medio de reproducción>> <<cualquier otro medio de comunicación>>, ya que el lenguaje no es un medio de reproducción sino una herramienta de comunicación)].
  3. Federico Jiménez Losantos critica en radio COPE el 13 de abril de 2004 al alcalde de Madrid (Alberto Ruiz Gallardón). Sus palabras de crítica que se reproducen más adelante van precedidas de la lectura, hecha por una colaboradora de Losantos, de una noticia sobre el alcalde. Así presenta el periodista la noticia: <<Atención a Gallardón, ¿eh? Cuando creíamos que estaba todo inventado… ¡[resulta que] no!>>. Y esta es la noticia, leída por una colaboradora: <<El alcalde de Madrid ha diseñado un plan para acabar con las cacas de los perros. Además de crear parques especiales en todos los distritos y reservar uno de cada dieciséis árboles para los animales, multará con seiscientos euros a los dueños de los perros que defequen en sitios no autorizados. Para ello, las motocacas harán pruebas de ADN* a las heces y los animales tendrán su perfil genético registrado en una cartilla municipal>>. Terminada su lectura, comenta así el señor Losantos la noticia: <<No sabemos quiénes son los ilegales, pero vamos a conocer el ADN de los perros. ¡Tócate las narices, Pepita!>>.     [* ADN: Ácido Desoxirribonucleico].
  4. Federico Jiménez Losantos critica en radio COPE el 12 de mayo de 2004 a Carmen Caffarel, la directora de la radio y televisión públicas españolas: <<Atención a esta noticia por si no la han oído en la hora y casi media que llevamos en antena. Atención a la primera aportación doctrinal de la señora Caffarel a la doctrina de los medios de comunicación [..] Atención>>. Un colaborador lee la noticia: <<Radio Nacional de España suspenderá sus tertulias hasta después de las elecciones europeas, según anunció ayer Carmen Caffarel, quien argumentó que la radio pública debe informar pero no opinar.[..]>>. Comenta así esta noticia, al término de su lectura, el señor Losantos: <<[..] Atención a la doctrina: como vienen elecciones, no vamos a hacer tertulias. ¡Tócate las narices, Pepita! O sea, que resulta que en las elecciones, que es cuando más hace falta el contraste de pareceres,..cuando más hace falta que se discuta y se debata, oh sorpresa, la radio pública, así llamada, suprime sus tertulias. Dice que luego van a hacer unas tertulias de otro tipo. Creo que van a cantar. Van a hacer como los dúos de la zarzuela y las jotas de Picadillo.[..] Acabaremos haciendo esto y más, porque claro, tal y como se ha puesto el invierno mediático [la presión para que no se informe de los asuntos molestos para los políticos], nos va a tocar, cantar, bailar y hacer ejercicios circenses. Pero ojo a la doctrina: primero, doctrina contradictoria: como vienen elecciones, no hay opiniones. Tócate las narices. Y luego volverán las opiniones [..] Jo, jo, jo. Ja, ja, ja. Y luego, de nuevo tipo. Hasta ahora, las tertulias, en los últimos tres mil años, han sido siempre igual: uno dice una cosa y otro le lleva la contraria. Ahora, si la señora Caffarel tiene una idea distinta…; por ejemplo, el ventrílocuo… ¡A lo mejor quita a [el famoso ventrílocuo José Luis] Moreno de la televisión y lo pone a hacer las tertulias consigo mismo en Radio Nacional!>>.
  5. Federico Jiménez Losantos mantiene un diálogo con Ricardo Rodríguez en radio COPE el 16 de noviembre de 2004 sobre un tema de la actualidad económica española: el de los planes privados de pensiones, sobre todo a propósito de las declaraciones gubernamentales hechas para justificar un posible tratamiento fiscal peor que el que tenían los planes privados de pensiones hasta la fecha, que estaría justificado según el nuevo gobierno por el hecho de que favorecen sobre todo a las rentas altas (una justificación considerada por no pocos como demagógica). He aquí el citado diálogo, en el que se menciona al ministro de Economía Pedro Solbes: -[Ricardo Rodríguez] ABC titula [en su edición de hoy]: <<El gobierno pretende suprimir la desgravación en los planes de pensiones>>. No sé lo que pensará de esto Solbes, porque, en teoría, fue el que [estando su partido en el poder al que acaba de volver] recomendó a los españoles invertir en fondos de pensiones. -[Federico Jiménez Losantos] Decía [nuestro compañero de trabajo] Luis Herrero: <<Nunca le perdonaré a Solbes. Estoy pagando un plan de pensiones…>>. Porque dijo.. : <<Esto [la seguridad social] está en quiebra –que realmente estaba–, y la gente, que se empiece a pagar un plan de pensiones>>. Claro, todo el mundo creyó –como aquello iba como iba [=? como la gestión del gobierno era desastrosa en lo económico]–… Ahora resulta que [propagandistas del gobierno dicen que] Solbes es el que empezó el ascenso económico de España. ¡Tócate las narices!
Placa de la calle Oriente de la localidad de La Roda de Albacete, en una imagen usada para ilustrar la expresión tócate las narices.
Ahora dicen que llamando a oriente oriente se discrimina la orientalidad de occidente y que a oriente hay que llamarlo parte oriental de occidente. O algo así, porque mi cabeza es incapaz de retenerlo. Tócate las narices. ¿Y por qué no lado oriental del lado femenino de los hombres de occidente? Esta placa, por ejemplo, ¿por qué no habría de llamarse, por esa regla de tres, en vez de Oriente, Lado oriental del lado femenino de los hombres de occidente? ¿O, ya puestos, Lado oriental torcido del lado femenino de los hombres de occidente? Aunque quizá esto discrimine a lo recto, no sé.

EXPRESIÓN RELACIONADA:

MANDA HUEVOS

AY SEÑOR

Significado de la expresión AY SEÑOREs exclamación apesadumbrada de lamento y resignación ante algo que se encuentra despreciable o lamentable y que provoca indignación y/o exasperación.

  • Viene a equivaler a <<¡lo que uno tiene que soportar en esta vida cruel!; ¡qué paciencia hace falta!>>.

Ejemplos de uso:

  1. ¡Federico Jiménez Losantos profiere esta exclamación en radio COPE el 11 de febrero de 2003, con motivo de lo muy zarrapastroso que encuentra un comunicado político hecho por artistas del cine español.
  2. Federico Jiménez Losantos exclama esta frase, con voz de agotamiento y resignación, en radio COPE el 13 de enero del 2004. Lo hace tras la reproducción de estas palabras del ministro de Economía español Rodrigo Rato: <<Indudablemente, es una propuesta fiscal con claros ganadores, como podrían ser las grandes empresas del Ibex, y todas las rentas salariales más altas>>. Al terminar la reproducción de estas palabras, comenta el señor Losantos: “Bueno, pues debería estar encantado don Rodrigo, porque ¡anda que a una de las del Ibex [Sogecable] no le ha ayudado [él] poco! Dijo que iba a bajar Sogecable gracias a las feroces condiciones de la fusión que le impuso [las establecidas para la misma por el gobierno]. Ha multiplicado por dos su valoración en bolsa. Cada vez que anuncia medidas coercitivas, sube en bolsa. Tiene tanta credibilidad el gobierno cuando de Polanco se trata, que cada vez que dice Rato: <<vamos a atar más corto a Sogecable [empresa de Polanco]>>, Sogecable sube en bolsa. Les da la risa a los accionistas. [Con voz de agotamiento y resignación:] ¡Ay Señor!”.
  3. Federico Jiménez Losantos, en radio COPE el 27 de enero de 2004: <<Dice [Cardenal]..que él no ve delito en ninguna parte. Primero: si no ha mirado, ¿cómo va a ver?..¡Pero vamos a ver, Cardenal!..¡Pero cómo no va a haber delito ahí!..¿Pero cómo se puede rechazar que hay delito si ni siquiera sabe lo que ha sucedido? ¡Ayyy señor!>>.
  4. Federico Jiménez Losantos exclama esta frase, con tono de agotamiento psíquico, en radio COPE el 18 de febrero de 2004. Lo hace tras ser dada esta noticia sobre lo que el líder del Partido Socialista de Cataluña (PSC) ha dicho sobre Mariano Rajoy, el candidato del Partido Popular a la presidencia del gobierno español en las elecciones del próximo 14 de marzo: “Ayer, el primer secretario del PSC, José Montilla, se mofó de Rajoy al considerar que no se atreve a demostrar su insolvencia en un debate: <<Sinceramente pensábamos que la derecha española había escogido a Mariano Rajoy como candidato a la presidencia del gobierno y nos encontramos con que han escogido a don Marianito el rajao>>” [esto, aunque nació en Córdoba, donde no se habla catalán, lo dice en catalán, y es traducido por un intérprete al español (es decir, que quiere ser más nacionalista catalán que los catalanes de pura cepa)]. Comenta irónicamente a esto el señor Losantos: “Qué delicado, ¿no? Es como una parodia de [el ex vicepresidente del gobierno socialista] Alfonso Guerra. Pero como el niño tonto de Alfonso Guerra. [Con tono de agotamiento psíquico:] ¡Ayyy señor! ¡Qué poquica gracia le ha dado Dios! Y dice que nació en Córdoba [dice el tópico que los andaluces son más graciosos que los demás españoles]. Debió de ser un día sombrío”.
  5. Federico Jiménez Losantos exclama esta frase en radio COPE el 2 de marzo de 2004, a propósito del complejo de la derecha política española, sobre la que la izquierda ha colocado exitosamente el estigma de que se le asocie con el dictador fallecido en 1975 Francisco Franco. Así, por miedo a que la llamen, como a Franco, fascista, peca de pusilánime. Sus exhibiciones de pusilanimidad pura y dura, por no decir aberrante cobardía, tanto en su modo de actuar en general como frente a los ataques de la oposición, evidentemente debidas al pavor que le provoca la mera idea de que la acusen de <<rancia>> –una palabra muy socorrida para calificar a la derecha– y de una firmeza interpretable como un autoritarismo propio del fascismo franquista –cosa que, naturalmente, hace de todas formas la izquierda y el separatismo a la menor oportunidad–, han sido constantes, con fatales resultados para una vertebración nacional puesta amablemente en manos de sus enemigos internos de los nacionalismos regionales –pues lo contrario habría sido falta de tolerancia y cosa muy franquista y antidemocrática–, desde la muerte de Franco. Se trata de la muy indigna y vergonzosísima falta de seguridad en sí mismos denominada entre ciertos periodistas, al hacer referencia a este lamentable fenómeno, <<el complejo de la derecha>>, piadosa expresión que encontraría perfecta sustitución en la de <<los calzones bajados de la derecha>>. Este complejo enerva a Federico Jiménez Losantos, o si no le enerva, motiva en él frecuentes y burlonas críticas, hasta el punto de que ha acuñado una nueva palabra: <<maricomplejines>>, que significa, con matiz ridiculizador, <<derecha acomplejada>>. Y una nueva demostración de este complejo y de la consecuente pusilanimidad motiva esta nueva crítica de Losantos: <<¿Para qué están los tribunales? O sea, se acusa a alguien de semejante atrocidad..¿y esto sale gratis? ¿Qué pasa? ¿Maricomplejines? ¿La derecha maricomplejines? ¿De nuevo acomplejadita? ¿Como siempre en su charquito? ¡Nada, hombre!: ¡a los tribunales! Que además, eso, aunque sea dentro de cien años, le da un disgusto. ¡Por lo menos que no le salga gratis! ¡Pero Maricomplejines, siempre tontina, no acaba de enterarse de qué va la feria! [Con tono de despreciativo tono de <<cómo está el mundo, Facundo>>:]  ¡Aaay señor! [=? ¡La paciencia de Job que nos obligan a tener, con su temblorosa modestia de charquito, estos acomplejados que no se atreven ni a respirar, no les vayan a comer la moral aun más bajo la acusación de respiración al estilo franquista!]>>.
  6. Federico Jiménez Losantos, el 8 de marzo de 2004 (seis días después de decir lo de la cita anterior y por el mismo motivo explicado en su principio) exclama en radio COPE: <<¡Ay señor! ¡Esto del franquismo retrospectivo es devastador [devastador, huelga precisar, para el bienestar sicológico de los sufridos ciudadanos sensibles a la política de saldo]!>>.
  7. Federico Jiménez Losantos dice en radio COPE el 10 de marzo de 2004 sobre José Ibarreche (el separatista y victimista presidente de la autónoma región española de Vasconia): <<Ibarreche ha dicho que cuando era escolar no le enseñaban el Nervión. ¡Le ocultaron el [río vasco] Nervión! Una cosa sorprendente. Debe de ser el único escolar de su generación. Debe de ser el más tonto de su generación. ¡Que no se enteró de que en Vizcaya, el Nervión! ¡Nos lo enseñaron a todos [los españoles de entonces]!..Porque en aquella época, sí se enseñaba la geografía de toda España, incluido naturalmente, como siempre ha estado, el País Vasco en España. Ahora no. Pero entonces sí. El único que no se enteró era Chiquito de Llodio [Ibarreche, que es natural de Llodio]. Chiquito, en lo intelectual; de Llodio, por nacimiento.[..] ¡El pobre no lo sabía! ¡Veía que pasaba un río [por su pueblo] y no sabía cómo se llamaba!..¡Estamos verdaderamente desolados! Y este es el que quiere crear el País Vasco independiente..¡Ay señor!>>.
  8. Federico Jiménez Losantos, como se ha visto, trata en radio COPE el 2 de marzo de 2004 el asunto del complejo de la derecha española. Y vuelve a hacerlo el 5 de mayo de 2004, como se verá a continuación. Efectivamente, la derecha española tiene complejo de (supuestamente, conviene matizar) serlo, entre otras cosas porque la izquierda no hace más que identificarla, con más que notable éxito propagandístico, con el dictatorial régimen franquista vigente hasta 1975, y en particular con su talante. Por ello, por ejemplo, dice ser no derecha, sino una cosa rara, ni chicha ni limoná, que ellos llaman <<centro>>. Y por la misma razón, además de por lo que parece comodidad –la comodidad señoritil propia de los señoritos de la derecha matizaría más de uno– suele pecar de falta de dureza y contundencia, no se suele molestar en hacerle pupa a la izquierda. Ahora (situémonos en mayo de 2004) se está produciendo un nuevo caso de esta falta de punch, con su supina y asombrosa falta de decisión –quizá motivada también por miedo de que se descubra lo tonta que anduvo frente a las presuntas manipulaciones de que fue víctima en los tres días previos a las últimas elecciones generales– a la hora de iniciarle al gobierno un proceso inquisitivo encaminado al esclarecimiento del feo asunto de los acontecimientos políticos de esos días. Una vez más, en la derecha (representada por el Partido Popular (PP)) son timoratos hasta decir basta (en palabras sobre esto de Losantos en radio COPE el 5 de mayo de 2004, <<antes que pasar por tontos, prefieren no hacer nada>>). Comentario realizado con tono de cabreo, en el mismo sitio y fecha, por Federico Jiménez Losantos: <<Esto de andar siempre medroseando, no sirve absolutamente para nada. ¡A ver si de una vez se caen del guindo los dirigentes del PP! No tienen nada que perder: han perdido el gobierno [en las elecciones del pasado 14 de marzo], han perdido algunos públicamente hasta el honor, la vergüenza todos; los han puesto verdes, los han puesto a caer de un burro, los han puesto de chupa de dómine. ¡¿Pero qué tenéis que perder ya, pardillos?! ¡Nada! ¡Nada! ¡Los que tienen que perder son los que están en el poder..![..]¡Pero ya no hay gobierno de la derecha! ¡Ya no estáis en el gobierno! ¡Sois oposición! Y a este paso lo vais a ser por los siglos de los siglos. Per saecula saeculorum. ¡A ver si nos vamos enterando! Cómo será lo que teme el [gobernante] PSOE para convencer a comunistas y separatistas de que no pidan comisión de investigación. ¡Cómo será! ¡Pues razón de más para seguir el instinto natural de la política!: Estos tienen qué callar, vamos a ver si nos enteramos. ¡Ayyy señor!.. ¡Cuánto lelo hay siempre en la derecha! ¡Pero cuánto lelo!..[Remedándolos, con voz lloricona:] <<¡Ay, es que el centro…!>> [=? el centro no puede tener esa forma tan “dura” de actuar]. <<¡Ay, es que el centro…!>>. ¿El centro? ¡Por el centro [¿del culo?] les han dado ya! Y no se han enterado. ¡Aaay señor!>>.
  9. Federico Jiménez Losantos, en su programa en radio COPE el 19 de mayo de 2004: <<Tres días faltan sólo [para la boda del príncipe de Asturias y heredero del trono de España]. Ayer, enorme atasco..porque la gente se echó ayer por la tarde, con sus cámaras de fotos en ristre, [a la calle] a inmortalizar las primeras actuaciones, que diría la ministra Trujillo, del alcalde Gallardón, que ha convertido, gracias al juego de luces, los grandes monumentos de la capital de España en lo más parecido a un night club, digamos, de Beirut en los años 60, o a una discoteca de Marruecos, en el año 79, pongamos por caso, o sea, una cosa horrorosa. Pero, en fin, para los gustos son los colores, nunca mejor dicho, ¡porque los ha puesto todos! ¡Todos horrísonos, disonantes! Muy progres. Ya ensayaron [en el corazón de Madrid] con la [estatua de la] Cibeles. Y dijimos todos: ¡qué horror! Y entonces dice [el alcalde]: claro, como son paletos… [=? como son paletos no saben apreciar el arte contemporáneo intrínseco a estas composiciones de clasicismo más colorines]. Pero tenemos a una de Barcelona que es listísima, nuestra Alicia Moreno [¿concejala y responsable directa de la cosa?]. Pues entonces: ¿que no quieres colorines? ¡Setenta y siete tazas y además la cafetera! ¡Y luego la chocolatera! ¡Ay señor!>>.
  10. Federico Jiménez Losantos habla en radio COPE el 2 de junio de 2004 sobre un cara a cara televisivo que ha habido entre los candidatos españoles en las elecciones europeas Jaime Mayor Oreja (Partido Popular) y José Borrell (Partido Socialista). En él, el primero parecía muy preocupado por el reloj que limitaba el tiempo de intervención por estrictos turnos de cada adversario. Tan preocupado parecía que cabe preguntarse si se enteró de algo relativo a su adversario: ay, que se me termina el tiempo; a ver si termino de decirlo antes de que se me termine el tiempo…; ay, el tiempo, el tiempo, que se me termina. Otra cosa llamativa de este enfrentamiento televisivo entre los dos políticos era que Mayor Oreja no hacía uso de feos asuntos cuya referencia pudiera dañar la imagen de su adversario. Comentarios del señor Losantos sobre esto último: “¡Pero hombre! ¡Pero hombre! Vamos a ver: ¿se trata de ganar las elecciones o no? ¿Quieren sacarnos de casa para votar o no? Hombre, pues cumplan su función. Que <<esto no es exportable>>. Pero vamos a ver, don Jaime: ¿qué significa eso?; ¿usted cree que alguien lo entiende en su casa, <<eso no es exportable>>? Si dice el terrorismo [de Estado] del GAL, ¡diga el terrorismo del GAL, no diga <<esto no es exportable>>!, que a lo mejor piensan que se trata de la berenjena. Pero, en fin, no vamos a explicarles la lección, que los que se presentan son ellos. La cuestión es si votamos o no votamos, que esa es la cuestión esencial. Desde luego, ayer dieron un paso fundamental para que no votara nadie. ¡Vaya peñazo! ¡Vaya peñazo! Pactado ante notario. Por cierto, pacto que no cumplió Borrell, como pasa siempre. ¡Pero si es que la derecha es tonta! ¡Si es que lo digo siempre y perdón por repetirme, pero es que no se puede ser más tonto! ¡¿Pero cómo puedes pactar con un socialista, que engañan siempre al prójimo, que es su manera de ser?! <<¡[Los socialistas] No hablaremos de Irak [con la intención de dañar con ese tema la imagen del PP]!>> ¡No habló [el socialista Borrell] de otra cosa! <<¡No iraquicemos!>> –decía Borrell. Europa, capital: Bagdad [es decir, tanto recurrió en este debate para las elecciones europeas Borrell al tema de Irak que mismamente parecía que las elecciones fueran iraquíes]. Pues el otro, nada, aguantando y mirando el reloj. ¡Pero hombre, atízale! ¡Naaada! ¡Naaada! Nada [=? no le atizaba ni por equivocación]. ¡Ay señor, qué sufrimientos!.
  11. Federico Jiménez Losantos se refiere el 7 de septiembre de 2004, en radio COPE y en tono chungón, a unas palabras del líder de la oposición al gobierno español, Mariano Rajoy, a cuyo partido se acusó de mentir en los días previos a las elecciones del anterior mes de marzo. Su compañera de programa (de Losantos) Ana Alastruey, tras leer una noticia al respecto, da paso a la reproducción de unas palabras del citado político en Telecinco: <<Rajoy, en Telecinco, dejó claro que no habrá consenso con esas acusaciones. [Reproducción en este punto de lo que Rajoy dijo en Telecinco:] “Yo, desde luego, no estoy dispuesto a aceptar que se diga que el gobierno faltó a la verdad en aquel momento, y desde luego no estoy dispuesto a aceptar que nuestras conclusiones no digan que se organizó una campaña ese día..y que fuimos acusados de cosas que son absolutamente falsas”>>. Tras estas palabras, comenta chungón el señor Losantos: <<Por eso quiere pastelear. Y por eso se convierte en comentarista deportivo de la cadena eeeeh, amiga [a Telecinco, que no es para Rajoy precisamente una televisión amiga, se la llama publicitariamente la cadena amiga]. ¡Je, je! ¡Ay señor! ¡Qué año llevamos y los años que nos quedan!>>.
  12. Federico Jiménez Losantos, en radio COPE, se guasea el 26 de octubre de 2004 del ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos. A propósito de la blanda postura del gobierno respecto a la colonia británica de Gibraltar. En esa emisora y fecha lee Ana Alastruey esta noticia: <<El gobierno ha decidido aplazar la negociación sobre la soberanía de Gibraltar y prefiere buscar fórmulas –dice– de cooperación después de que el 98 por ciento de la población del Peñón [de Gibraltar] rechazase la unión a España. Mañana Moratinos se reúne con su homólogo británico>>. Tras la lectura de esta noticia, comenta el señor Losantos, con tono guasón: <<O sea, que esto depende de lo que voten. Pero ¿desde cuándo se admite la soberanía británica en el Peñón? Bueno, desde Moratinos, ¿no? ¡General! ¡General Sanz! [militar que es objeto de un comentario de Losantos unos minutos antes]. ¡Vamos a por el Peñón! ¡Que se enteren los americanos de lo que somos capaces! ¡A por ellos! ¡Son pocos, cobardes y además rodeados de monos! [los monos que hay en la gran roca que es el Peñón]. ¡Ay señor!>>.
  13. Federico Jiménez Losantos se refiere en su programa en radio COPE, el 14 de enero de 2005, al asunto del traslado, desde su museo actual, de la antiquísima escultura conocida como <<La dama de Elche>>> a Elche. Un traslado desaconsejado por el director general de Bellas Artes, aludiendo a un informe de 1996 que desaconseja cualquier cambio de ubicación que <<modificara el clima cerrado y pudiera alterar la estabilidad de la pieza>>. He aquí la ridiculizadora crítica a la que inmisericordemente somete el señor Losantos a la ministra de Cultura española Carmen Calvo: <<Atención a la doctrina Calvo de protección del tesoro artístico del patrimonio histórico nacional. Bueno, lo de nacional vamos a quitarlo, porque esto de la nación ya…; esto, a la izquierda no le gusta; esto de la nación es una cosa de derechas y tal; ellos son muy solidarios, pero la nación –que es el principio básico de igualdad de los ciudadanos, de solidaridad entre todos los ciudadanos: pagar todos para todos–, esto ya no les gusta. Es que son así. Bueno, pues la decadencia conceptual de la izquierda española, que nunca ha sido muy brillante, está llegando a estos crepúsculos conceptuales. Atención a la ministra de Cultura o lo que sea [diciendo que es su intención trasladar temporalmente a Elche la milenaria estatua La Dama de Elche]>>. Paloma García Ovejero lee la noticia para la que ha pedido Losantos atención: <<La ministra de Cultura Carmen Calvo ha anunciado que la Dama de Elche volverá temporalmente a su localidad natal y que incluso, si tiene tiempo, la llevará ella misma. El municipio la reclama, pero los informes de los expertos lo desaconsejan. Ya en el año 97, el mal estado de la estatua obligó a [el ministerio de] Cultura a desautorizar su traslado de la primera a la segunda planta del Museo Arqueológico de Madrid, donde se encuentra actualmente, alegando que cualquier vibración o incluso el propio aire podrían dañarla. Escuchen a la ministra de Cultura>>. Y a continuación se reproducen estas declaraciones suyas (de Carmen Calvo, la ministra), hechas con voz de un entusiasmo posibilista para nada incompatible con la sencillez lingüística elevada a su máxima expresión: <<Pero la Dama de Elche puede venir a Elche. ¿Por qué no? Un tiempo. Para que la disfruten. A que se pueda exhibir. Claro que sí. La Dama de Elche puede viajar, puede estar aquí un tiempo, unos meses, la pueden disfrutar todos los valenciano [sic]..Van a estar encantados en Elche de tenerla cerca. Y yo, si mi agenda me lo permite, la traigo yo>>. Al terminar de hablar la ministra en su grabación en la que se refiere a los valencianos (en plural, aunque ella le quite la ese en un lapsus linguae) porque Elche es población perteneciente a la región de Valencia, se dispara el verbo zumbón de Federico Jiménez Losantos: <<¿Y qué puede haber más importante en la agenda de doña Carmen que pasear a la Dama de Elche, ¡a ver si se rompe por el camino!? ¿Algún desfile tal vez?>>. Y prosigue, con retintín: <<Porque como doña Carmen es una fashion victim…>>. Breve silencio, y remedándola al reanudar la crítica: <<“¿Por qué no?”>>. Elevando progresivamente la voz y acentuando el tono de burla: <<“¿Por qué no?”. ¡Pues porque se rompe, Carmen, porque se rompe! ¿Cómo que por qué no? ¿Por qué no se debería separar el archivo [estatal de Salamanca sobre la Guerra Civil (partes del cual, con el beneplácito del gobierno central, exigen para sí varias regiones autónomas, para no ser menos que la catalana, la iniciadora de este nuevo capítulo de reivindicaciones regionalistas)]? ¡Porque los archivos se unen, no se rompen! ¡Porque la cultura es juntar, no romper! “Que la disfruten”. ¿Cómo que la disfruten? ¡¿Qué van a hacer, echarle agua, a ver si brilla?! ¿Quitarle algún trocito de piedra?: “¡huy, pues me lo llevo!; ¡tengo un trocito de la Dama de Elche!”>>. Breve silencio. Y prosigue: <<Es una cosa… Es de una inconsciencia… ¡Es de una incompetencia…! ¡Son de un analfabeto…! que es que mete miedo. ¡La Dama de Elche! ¡Pues venga! ¡Y el Disco de Teodosio, pues vamos a llevarlo rodando!..¡Se lo damos a [el presidente andaluz Manuel] Chaves y lo llevamos rodando desde la Academia de la Historia, pues hasta Cádiz, que vea el agua, hombre, que vea el mar, que no habrá visto…! ¡El Disco de Teodosio no habrá visto el mar nunca! ¡Siempre ahí en Toledo, qué tristeza! ¡A Cádiz, a que lo disfrute la bahía! ¡Ay señor!>>.
  14. Federico Jiménez Losantos hace en radio COPE el 19-11-2008 un comentario a propósito del último (¿o ya penúltimo o antepenúltimo?) caso de derroche del dinero público español (en un engendro conceptual más, la horrible pintura –¡alabada por el rey en unos términos tan ponderativos que parecían querer elevarse a obra de arte de descerebramiento conceptual!– de una cúpula extranjera por un pintor que, sin ser quizá merecedor del calificativo de paniaguado, lo cierto es que ha mostrado, junto a otros artistas que también gozan del favor del poder, público apoyo al gobierno). (Cinco días antes, el 14, se había referido Losantos así a esta espantosa obra pictórica: <<Hay [en esta foto de periódico de la pintura] una estalactita encima de la cabeza de [el artista] Barceló que si hay justicia poética en el mundo, le caerá.[..] Le han pagado [en euros la desorbitada cantidad de] mil millones de pesetas por perpetrar esa cosa>>). El comentario referido sobre la obra subvencionada en cuestión es éste: <<Sólo un país de descerebrados..puede permitirse ese dispendio.[..] ¡Ay señor!>>.
  15. Federico Jiménez Losantos vuelve a exclamar <<¡ay señor!>> en radio COPE el 1 de junio de 2009. En virtud del hecho de que toda idiosincrasia es peculiar (pues eso es precisamente lo que significa idiosincrasia: forma peculiar de ser o peculiaridad en la forma de ser), hace el siguiente comentario sobre una redundancia en la que ha incurrido un político: <<“Nuestra peculiar idiosincrasia”, dice. ¡Ay señor!>>.
Nubes espesas blancas en La Mancha en una imagen usada para ilustrar la expresión ay señor.
Las nubes del cielo se están poniendo feas. Del cielo, dice. ¡No van a ser de la tierra! ¡Ay señor!

EXPRESIONES RELACIONADAS:

ANDA COÑO

TÓCATE LAS NARICES

PARTO DE LOS MONTES

Significado de la expresión PARTO DE LOS MONTES:  Hecho o resultado minúsculo en grado o entidad, o absolutamente decepcionante, sobre todo en comparación con lo que se esperaba o lo que se podía o cabía esperar.

  • Suele tener cierto matiz entre socarrón e irónico, sobre todo cuando había gran expectación por el hecho o resultado de que se trate.
  • Se suele usar reforzada por las palabras <<verdadero>> y <<auténtico>>.
  • Procede de la fábula, condenatoria de la vanidad, de Félix María de Samaniego (1745-1801) titulada <<El parto de los montes>> (la fábula XV del libro segundo de las “Fábulas Morales”), la cual dice así: <<Con varios ademanes horrorosos/ Los montes de parir dieron señales:/ Consintieron los hombres temerosos/ Ver nacer los abortos más fatales./ Después que con bramidos espantosos/ Infundieron pavor a los mortales,/ Estos montes, que al mundo estremecieron,/ Un ratoncillo fue lo que parieron./ Hay autores que en voces misteriosas,/ estilo fanfarrón y campanudo/ nos anuncian ideas portentosas;/ pero suele a menudo/ ser el gran parto de su pensamiento,/ después de tanto ruido, sólo viento>>. 
  • Félix Mª de Samaniego relata en el Prólogo a la primera edición de sus Fábulas Morales cómo se inspira en las fábulas de otros fabulistas anteriores, sobre todo los griegos Esopo y Fedro, usados ambos como fuente de inspiración también por otros escritores, como el latino Horacio y el francés La Fontaine.

Ejemplos de uso de la expresión:

  1. Luis Ignacio Parada habla en el periódico ABC del 17 de marzo de 2003 de la rueda de prensa dada, la noche anterior en las islas Azores, por el presidente de EE.UU. George W. Bush, el primer ministro británico Tony Blair y el presidente español José María Aznar. Dice que quedó clara la promesa de ayuda al pueblo iraquí una vez echado del poder el dictador iraquí Sadam Husein, pero no quedó en cambio claro cuándo exactamente iba a empezar lo que haría necesaria esa ayuda (es decir, cuándo iba a empezar la guerra contra Sadam). Y añade: “Quienes esperaban una explícita declaración de guerra podrán evocar hoy el viejo dicho de Horacio: <<Parieron los montes y nació un insignificante ratón.>> Sobre ella escribió Fedro una fábula que Samaniego popularizó en unos ripios pretenciosos: <<Con varios ademanes horrorosos, los montes de parir dieron señales. Consintieron los hombres temerosos ver nacer los abortos más fatales. Después que con bramidos espantosos infundieron pavor a los mortales, estos montes que al mundo estremecieron un ratoncillo fue lo que parieron.>> Como la política es el arte de emplear las palabras para ocultar lo que se piensa, la escenificación de ayer pudo ser ese parto de los montes”.
  2. Juan Posada habla en el periódico La Razón del 10 de diciembre de 2002 de la continuidad de la empresa Toresma II al frente de la plaza de toros de Las Ventas de Madrid. Y se refiere a <<la tramoya de la adjudicación>> (porque a dicha empresa le ha vuelto a ser adjudicada la gestión de la plaza madrileña en un reciente concurso público para su arrendamiento) como <<parto de los montes>>. Porque <<tardaron tanto en decidirse que la gente pensaba que la elaboración daría un resultado más novedoso. Y, finalmente..se deciden por los que todos pensaban desde el inicio>>.
  3. Juan Goytisolo nombra en el periódico El País del 11 de julio de 1994 a la organización militar occidental OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte –NATO en inglés–, también denominada Alianza Atlántica). Concretamente, se refiere a ella como <<verdadero parto de los montes>> con motivo de una intervención suya, como reacción a un asalto, <<que, más que asustar, envalentonó y aumentó el desprecio de los agresores hacia una comunidad internacional nula y evanescente>>.
  4. Mario Vargas Llosa habla en el periódico El País del 18 de diciembre de 2011 del libro de Carlos Granés, sobre las vanguardias artísticas del siglo XX, El puño invisible. Sobre el que dice: <<Granés..no puede evitar que su ensayo sea la constatación de un enorme desperdicio, de un absoluto fracaso. Un verdadero parto de los montes del que sólo salieron ratoncillos.[..] Una de las últimas escenas que describe El puño invisible es una exposición muy peculiar de Yves Klein, quien..presentaba una galería vacía>>. ¿Y la obra artística exhibida? Pues resulta que no había obra. O a lo mejor sí, porque al visitante se le daba al entrar un cóctel que la hacía orinar azul, y la obra artística bien podía ser esa orina azul. Añade Vargas Llosa que por las mismas fechas otro supuesto artista, Piero Manzoni, convertía en obras de arte a todos los que se cruzaban en su camino por el sencillo procedimiento (mediante <<el dispositivo mágico>> dice don Mario) de firmarles en el brazo.
  5. Manuel Martín Ferrand escribe en el periódico ABC del 27 de marzo de 2008 lo siguiente: “<<Con varios ademanes horrorosos/ los montes de parir dieron señales>>. Así arranca El parto de los montes con el que el riojano y afrancesado Félix María Samaniego vio venir a Mariano Rajoy”. Samaniego, nacido en La Rioja, vio venir al líder de la oposición al gobierno español, Mariano Rajoy, doscientos años antes de que éste liderara el Partido Popular (PP). Y añade el señor Ferrand: “<<Estos montes, que al mundo estremecieron,/ un ratoncillo fue lo que parieron>>”. Porque, según él, el PP<<sestea y descansa>>, en alusión a la casi nula actividad pública que desarrolla. Concluye el articulista: “<<Después de tanto ruido sólo viento>>. No es mucho, ni gratificante, para los diez millones de personas que pusieron su confianza y su voto como respaldo de un PP que no termina de desperezarse y que, en los escasos momentos en que no resulta estéril, se dedica a parir, con estilo fanfarrón y campanudo, algún ratoncillo”.
  6. Manuel Martín Ferrand comenta en el periódico ABC del 11 de marzo de 2010 la búsqueda por parte del gobierno español de consensos con la oposición. Opina que esa búsqueda obedece a que no quiere cargar en solitario con la responsabilidad propia de su función gubernamental. Y añade: <<El resultado de tan buscada complicidad siempre tiende a ser un parto de los montes.[..] Menos consenso y más actos de Gobierno>>.
  7. Manuel Martín Ferrand dice en el periódico ABC del 25 de agosto de 2012 que no hace falta ser ningún fino analista para darse cuenta de que la información que los ministros españoles dan tras sus reuniones se pueden resumir <<tomando como falsilla El parto de los montes, la fábula en la que Esopo hizo que una montaña rugiente, tras asombrarnos con sus gritos y síntomas de alumbramiento, pariera un ratón>>.
  8. Jon Juaristi menciona en el periódico ABC del 25 de septiembre de 2005 un consejo del historiador del trosquismo Isaac Deutscher: <<Si quieres un burócrata de acero inoxidable, búscate un sindicalista: matará antes que volver al tajo>>. Y lo hace a propósito de un español, un tal Díez, al que califica de <<burócrata de acero inoxidable>>, y de la exigencia por parte de éste al presidente del gobierno español de que se convierta en otro burócrata perfecto, concretamente en <<abrelatas de acero inoxidable>>. <<Es, al parecer, todo lo que tenía que decir>> –señala el señor Juaristi. <<Decepcionante>>. <<Tiene mucho que decir en este asunto, afirmaba López de Díez. Pues bien, habló Díez>>. Y todo lo que le dijo al presidente fue que se volviera abrelatas. <<El parto de los montes>> –remata Jon Juaristi.
  9. Jon Juaristi dice en el periódico ABC de 1 de abril de 2012 que la huelga general política francesa de mayo de 1968 no cambió el sistema, y lo único que los sindicatos hicieron, mientras daban la espalda a los grupúsculos leninistas de las universidades, fue pactar subidas salariales con la patronal. En su opinión <<terminó, como bien es sabido, en un parto de los montes>>.
  10. Jaime Campmany habla en el periódico ABC del 12 de abril de 1997 del acoso y persecución a que han sido sometidas varias personas que cita y a las cuales finalmente les ha sido impuesto un castigo ridículo (multas insignificantes y cosas así), en un auténtico <<parto de los montes>>.
  11. Jaime Campmany comenta en el periódico ABC del 27 de mayo de 2003 las elecciones municipales españolas celebradas dos días atrás, cuyos resultados le parecen malísimos para el Partido Socialista. Tras decir lo cual, añade: <<En comparación con lo que esperaban, el parto de los montes>>.
  12. Tomás Cuesta opina en el periódico La Razón del 9 de marzo de 2002 que urge evitar que los responsables de la celebración del centenario del Real Madrid <<escenifiquen otro parto de los montes a propósito de este centenario>>.
  13. Tomás Cuesta firma en el periódico La Razón del 6 de septiembre de 2005 un artículo bajo el título de <<El parto de los montes>>. En el que dice que todos podemos equivocarnos. Y al presidente de gobierno español que convirtió el matrimonio entre homosexuales en un proyecto estrella eso es lo que parece que le ha pasado con la legalización del llamado matrimonio gay, porque resulta que tras el muchísimo ruido mediático que provocó, son poquísimos los homosexuales que se han casado entre sí; la inmensa mayoría de ellos sigue “sin enseñar la cabecita, como un diminuto <<mus>> desconfiado”.  Y hace también este comentario: “Mira que un asesor tan fino como Horacio lo había ya pronosticado: <<Parturient montes, nascetur ridiculus mus>>. Los montes están de parto, nacerá un ratón ridículo”.
  14. Tomás Cuesta escribe en el periódico ABC del 24 de abril de 2010 un artículo a propósito de la propuesta, en forma de documento, echa dos días antes por el ministro de Educación español para un Pacto de Estado –Social y Político– en Educación (habitualmente llamado Pacto Educativo), un proyecto gubernamental cuyo contenido en ese momento ha sido tildado ya de retórico y falto de sustancia. Comienza su artículo de esta guisa: <<Se veía venir que lo del Parto Educativo iba a ser una reedición del Pacto de los Montes, y a la viceversa>> [a la viceversa queda así: Se veía venir que lo del Pacto Educativo iba a ser una reedición del Parto de los Montes]. A continuación califica el texto presentado por el ministro como tremendamente <<insustancial>>, <<chirle>>, <<desestructurado>> y <<grotesco>>. Para a continuación de este mamporro atizarle este otro, que no se puede citar de forma no literal sin que sufra pérdida: “El ministro..ha perpetrado un documento en el que se declara especie protegida al genuino lerdo ibérico.. Sesenta y cuatro páginas de jerigonza inane, de avisos solecismos, de anacolutos héticos y de comatosa verborrea.. La nada, la pura nada,..el vacío perfecto.[..] <<Parturient montent, nascetur ridiculus mus>>, sentenció el viejo [poeta latino] Horacio>>”.
  15. Tras tantos truenos, que parecía que iba a caer un diluvio, sólo han caído cuatro gotas. El parto de los montes.
  16. José Javier Esparza habla en el periódico La Verdad del 6 de marzo de 2005 de un <<comité de sabios>>. El comité de los llamados sabios (eso no lo explica el articulista sino que se añade aquí) consiste en un grupo de personas eminentes elegidas por el gobierno para diseñar (y –¿sobre todo?– para cobrar bien cobrado por supuestamente diseñar) un plan de mejora de la televisión pública. Conseguir que sea una televisión buena, bonita y barata, no lo han conseguido, es decir que han fracasado en su trabajo a pesar de su sabiduría, es decir no han hecho su trabajo, pero cobrar bien cobrado sí que han cobrado, que no son tontos, sino sabios. Así que ni corto ni perezoso, el gobierno ha decidido celebrar su fracaso condecorándolos. ¿Para qué fueron inventados los comités de sabios, aparte de para no solucionar nada?: para pagarles y darles medallas, que no hay afán más noble que el de cuidar la sabiduría. Dice al respecto el señor Esparza: <<El gobierno ha decidido condecorar a sus sabios. Si atendemos a los resultados prácticos de su trabajo, la iniciativa gubernamental no es indignante; es, sencillamente, hilarante>>. Y es que trabajaron los sabios durante largos meses. ¿Y? Lo dice don José Javier: <<Al final, como en el parto de los montes, de allí salió un ratón.[..] Pero, eso sí: las medallas, que no falten>>.
  17. Francisco Sosa Wagner escribe en el periódico El Mundo del 23 de junio de 2010 lo siguiente sobre la definición que da el Diccionario de la Real Academia Española de la palabra <<gobernanza>> como <<el arte o manera de gobernar que se propone como objetivo el logro de un desarrollo económico, social e institucional duradero, promoviendo un sano equilibrio entre el Estado, la sociedad civil y el mercado de la economía>>: “Se advertirá fácilmente que todo esto no es sino lo que han pretendido los gobiernos de todas las épocas, por lo que el esfuerzo que los señores académicos han realizado para describir la gobernanza tiene el aire de ser, en cierta manera, el parto de los montes”. Y añade: “Si nos vamos a los trabajos científicos publicados, nos encontramos con que la gobernanza se define como <<la conversión de la pluralidad de los intereses sociales en una acción unitaria alcanzando las expectativas de los actores sociales>> (A. Cerrillo)”. 
  18. Lorenzo Contreras opina en el periódico ABC del 6 de junio de 1995 que ha recordado el parto de los montes una última reunión del comité federal socialista de la que la verdad es que <<habría sido temerario esperar mucho>>.
  19. César Vidal dice en radio COPE el 17 de octubre de 2005, con referencia a Pascual Maragall (presidente de la española región autónoma de Cataluña): <<Toda esta zarabanda que ha montado Maragall..al final ha quedado en el parto de los montes>>.
  20. Manuel Lloris, en el periódico Las Provincias del 4 de agosto de 1994, y tras decir que la difusión del teléfono en España es un fenómeno relativamente reciente, narra un episodio de su niñez. El hecho (el magno acontecimiento, según se verá) tuvo lugar en la población de Alcoy, pueblo natal del columnista. Se supone que en la década de los cuarenta, años en que éste era niño-adolescente. Y tuvo como protagonista a la compañía de teléfonos Telefónica. Cuenta el señor Lloris: <<Siendo yo un chiquillo, la familia recibió un aviso de conferencia de la Telefónica. El magno acontecimiento tendría lugar horas después. Mis padres echaron mano de toda la prole, nos presentamos en el edificio con una hora de antelación, tuvimos que esperar varias horas más y por fin se produjo el parto de los montes. No me acuerdo de quién nos llamaba, pero sí de la excitación general de nuestra pequeña tribu. Fue un hito en la historia familiar.[..] Fue mi padre quien con mano temblorosa cogió reverencialmente el auricular>>.
  21. R. M. dice en el periódico Las Provincias del 5 de julio de 1995 que algunos de quienes sueñan en España con rodar su primera película dedican a la consecución de ese objetivo muchos años y ahorros. <<Y cuando por fin se produce el parto de los montes… lo que sale es una caquita demencial>>.
  22. Darío Villanueva comenta en el suplemento El Cultural del periódico El Mundo del 17 de enero de 2014 el hecho de que ya aparece en la versión de internet (la versión <<en línea>>) del Diccionario de la Real Academia Española, como nueva acepción, que tableta es un <<dispositivo electrónico portátil con pantalla táctil y múltiples prestaciones>>, una definición de la que dice: <<Se pensará que tamaña aportación se asemeja al parto de los montes>>.

Ejemplo suplementario de uso:

En la foto anterior se decía que en la llanura manchega no podía ser el parto de los montes, sino que tendría que ser en todo caso el parto de los llanos. Pues bien, toda regla tiene su excepción, y la excepción estuvo en esta, llamémosla así, montañita de la llanura de La Mancha ubicada en el término municipal de La Roda (Albacete). La “montañita” está al borde de una carretera (en la imagen se ha colado, a traición, un vértice de la placa triangular de una señal de tráfico). Pues bien, cuidadito con cómo se las gasta, o por lo menos con cómo se las gastó una vez, esta montaña pequeñita pero matona. Pegó en cierta ocasión unos alaridos tremebundos, como si se fuese a abrir en canal de un momento a otro mientras lanzaba a los cuatro puntos cardinales una miríada de protervos rayos con ganas de fulminar a todo bicho viviente. Eso sí, finalmente, por esas curiosidades que tiene la vida, todo quedó en nada: la apertura de estos dos agujeritos es todo lo que pasó, fíjate tú qué chasco; un parto de los montes sin relevancia ninguna y cuyo único interés se lo encontrarían posiblemente los conejillos a los que estas dos casitas ya hechas les pudiera alegrar el día al encontrárselas.

Dos agujeros en una pared de tierra junto a una cuneta en imagen usada para ilustrar la expresión parto de los montes.
“Montañita” de la llanura manchega estupenda para realizar bien realizado el parto de los montes.

EXPRESIÓN RELACIONADA:

BRINDIS AL SOL

EL QUE ALGO QUIERE ALGO LE CUESTA

Significado de la expresión EL QUE ALGO QUIERE ALGO LE CUESTA (o AL QUE ALGO QUIERE, o QUIEN ALGO QUIERE):  La consecución de objetivos exige por lo general un esfuerzo proporcional a la envergadura y dificultad del objetivo deseado. 

  • La frase se dice de las tres formas antedichas: 1. EL QUE ALGO QUIERE ALGO LE CUESTA; 2. AL QUE ALGO QUIERE ALGO LE CUESTA; y 3. QUIEN ALGO QUIERE ALGO LE CUESTA.
  • La segunda parte de la frase puede dejarse sobreentendida: <<el que algo quiere…>>; <<al que algo quiere…>>; <<quien algo quiere…>>.
  • La frase admite variaciones libres: <<si algo quieres, algo te cuesta>>; <<quien quiera algo, algo le va a costar>>; etc.

Ejemplos de uso:

EL QUE ALGO QUIERE, ALGO LE CUESTA

  1. Juan Manuel de Prada, en la revista XL Semanal del 5 de agosto del 2018: <<Me ha resultado conmovedora la justificación gubernativa, ante el desfachatado impulso de..Pedro Sánchez [el presidente del gobierno español], que para poder asistir a un conciertito de rock en Benicassim tomó el avión oficial.[..] Dijo [la ministra de Cultura] Carmen Calvo, para justificar el latrocinio, que..Sánchez había utilizado el avión para atender una <<agenda cultural nocturna>>. Y hemos de reconocer que se trata de una excusa muy convincente; pues, ¿acaso alguien puede dudar que un conciertito de rock no sea ‘cultura’? ¿Y no queremos gobernantes ‘cultos’? Pues el que algo quiere algo le cuesta>>.
  2. Gabriel Albiac mantiene este diálogo con el periodista Federico Jiménez Losantos en radio COPE el 4 de febrero de 2004 (Albiac es autor de, entre otros, un libro (Una adopción en la India) en el que relata el proceso de adopción de niños por su parte que padeció a principios de los setenta): -[Gabriel Albiac] Aquel libro, de algún modo era el relato del enfrentamiento entre un sujeto medianamente racional con una máquina enloquecida que es la máquina burocrática. Tal fue el caso de la máquina burocrática –en aquella época muy mal configurada– española, como de la burocracia laberíntica y enloquecedora de la India. Debo decir, para que nadie se asuste demasiado, que afortunadamente, en lo que concierne a España, la legislación al respecto en estos últimos diez años ha cambiado mucho y las cosas en este momento están muchísimo más sencillamente regulada. -[Federico Jiménez Losantos] Ya no están en esa neura progre de decir: <<no, es que le quieren quitar al tercer mundo lo único que tiene, que son sus niños>>. Bueno, lo cuenta Albiac muy bien en su libro.. : es que había tarados que en lugar de estar para facilitar los trámites de adopción, estaban para obstaculizar, y además por motivos ideológicos. -[Gabriel Albiac] Se producía un inmenso vacío, un espacio completamente vacío, que era el que se producía entre el momento en que la comunidad autónoma [región autónoma española] enviaba los dossieres al país a donde iban destinados, en este caso a la India, y, a partir de ahí, quien enviaba los dossieres, la comunidad autónoma, se desentendía por completo de ellos, hasta tal punto que..mi dossier se extravió y, simplemente para comprobar que el dossier se había quedado encima de un armario, insisto: exclusivamente para comprobar que se había quedado encima de un armario, bueno, pues tenías que coger un avión e irte hasta la ciudad de la India en cuestión.. Y cuando comentabas con la comunidad autónoma: <<pero hombre, ¿estas gestiones no las pueden hacer ustedes?>>, te decían: <<ah; el que algo quiere, algo le cuesta>>. Literalmente. <<Vale>>.
  3. Miguel Delibes es entrevistado por Ángeles Caso, para la revista El Semanal del 24 de abril de 1994, con motivo de la entrega que se le va a hacer al primero del premio Cervantes. Y a la pregunta de qué sentirá cuando lo reciba, responde: <<¡Ay…! Pues hombre, no me encontraré en un estado muy optimista porque me horroriza el protagonismo. Siempre que me piden una conferencia respondo que prefiero el patio de butacas al escenario, pero claro, el que algo quiere algo le cuesta. A mí me han dado este premio y yo lo he aceptado, así que tengo que cargar con todo. Y desde luego, satisfecho sí estoy>>.
  4. Javier Ortiz, en el periódico El Mundo del 22 de enero de 2003 pide irónicamente resignación ante lo mucho que han de aguantar los sufridores de los políticos españoles, con sus latiguillos habituales, sus generalidades archisabidas, sus sonrisas almidonadas de siempre y, por supuesto, las mismas promesas: << Resignémonos: el que algo quiere>>.
  5. Teo Lera reproduce en la revista Diez Minutos del 27 de diciembre de 1995 unas palabras de Carmen, una joven ciega que vende cupones de lotería y es actriz aficionada en la compañía de teatro El Sarao, cuyos componentes son ciegos: <<[El teatro] Es un trabajo duro que necesita dedicación, pero el que algo quiere>>.

AL QUE ALGO QUIERE, ALGO LE CUESTA

  1. Julián Marías, en el periódico ABC del 30 de enero de 1997, y tras mencionar un libro por él escrito veinte años antes (España en nuestras manos), plantea la cuestión de si sigue siendo así. A lo que añade: <<Lo que me parece evidente es que está en nuestras manos el que vuelva a tener ese título su verdad resplandeciente>>. Con lo cual parecer querer decir algo así como que los españoles podemos conseguir que España vuelva a estar en las manos de los españoles, podemos conseguir ser poseedores de su realidad, de una realidad actualmente distorsionada –y por lo tanto robada de las manos de los españoles– mediante el uso de la mentira en la vida pública. Para completar su opinión con estas palabras referentes a la verdad: << No tendremos disculpa si, una vez más, la dejamos escapar. Pero no se olvide el viejo dicho popular, resultado de larga experiencia: al que algo quiere, algo le cuesta>>.

QUIEN ALGO QUIERE, ALGO LE CUESTA

  1. En el suplemento Negocios del periódico  El País del 15 de mayo de 1994 se habla de las reticencias de los empresarios españoles a aventurarse en mercados potencialmente muy rentables pero arriesgados (se hace una concreta referencia al miedo al mercado ruso). Y se comenta que las empresas españolas no pueden esperar que todo sea fácil <<para proyectos potencialmente muy rentables>>, porque <<quien algo quiere, algo le cuesta>>.
  2. Es un estudiante modélico porque tiene altas metas y sabe muy bien, sin olvidarlo nunca, que quien algo quiere, algo le cuesta. 

SI ALGO QUIERES, ALGO TE CUESTA

  1. Jorge Sanz , en entrevista de Rosa Montero publicada en la revista El País Semanal del 2 de octubre de 1994 dice que en la película Amantes fue la primera en la que de verdad se ganó el sueldo como actor. Y añade: <<en Amantes vi realmente que si algo quieres algo te cuesta, que esto del cine era una profesión muy dura>>.
Placas solares y una torre de alta tensión, en una imagen usada para ilustrar la expresión “el que algo quiere algo le cuesta”.
En esta foto se ve a cuatro alumnos ante el profesor en una clase de matemáticas, que serán difíciles, nadie lo niega, incluso con la ayuda de un buen profesor como el de la imagen, pero es que el conocimiento no se logra apretando un botón, ni divirtiéndose por ahí, sino conociendo primero que el que algo quiere algo le cuesta y, a continuación, si de verdad se quiere alcanzar, subiendo con esfuerzo la empinada cuesta hasta él.

EXPRESIÓN RELACIONADA:

EL PICO Y LA PALA

BUENO BUENO BUENO

La expresión BUENO BUENO BUENO tiene tres significados:

  1. Exclamación que expresa admiración y reconocimiento ante un logro recién conseguido.
  2. Exclamación que expresa asombro, real o simulado, ante algo llamativo.
  3. Exclamación que expresa escándalo por un hecho que se acaba de producir.

Ejemplos de uso:

¡BUENO, BUENO, BUENO!   1

Exclamación que expresa admiración y reconocimiento ante un logro recién conseguido.

  1. Antonio Alix, en transmisión de los Juegos Olímpicos hecha por Eurosport el 25 de agosto de 2004 hace el siguiente comentario al realizar la lanzadora de martillo rusa Olga Kuzenkova un gran primer lanzamiento de 73,18: <<¡Bueno! ¡Bueno, bueno, bueno! Por encima claramente de 70 metros. Se va a colocar líder Kuzenkova, para empezar>>.
  2. Antonio Alix, en la transmisión de la final olímpica de salto de altura hecha por Eurosport el 28 de agosto de 2004 hace el siguiente comentario al lograr la rusa Yelena Slesarenko el salto que le granjea la medalla de oro: <<¡Bueno, bueno, bueno! ¡Cómo está esta mujer!>>. (Unos instantes después, añade su compañero en los comentarios Javier Moracho: <<Está en estado de gracia>>).
  3. Antonio Alix, en transmisión de competición de atletismo hecha por Eurosport el 24 de junio de 2007 profiere la siguiente exclamación al superar el listón con aparente facilidad la actual campeona olímpica de salto de altura, la rusa Yelena Slesarenko: <<¡Bueno, bueno, bueno!>>.
  4. Antonio Alix, en la transmisión hecha por Eurosport de la etapa alpina del Tour de Francia del 15 de julio de 2007 hace el siguiente comentario durante el ascenso a un puerto y en un momento en que vuelve a pegar un fuerte acelerón el francés Christophe Moreau, que se destaca unos metros del pequeño grupo en el que va: <<¡Bueno, bueno, bueno! ¡Cómo va! ¡Cómo va Moreau!>>.
  5. Antonio Alix, en la transmisión hecha por Eurosport de la contrarreloj del Tour de Francia del 21 de julio de 2007 hace el siguiente comentario al aparecer en imagen el danés Michael Rasmussen, primero en la clasificación general y a punto de doblar al corredor que tomó la salida tres minutos antes que él: <<¡Bueno, bueno, bueno!.. ¡La fiera Rasmussen!>>.
  6. Antonio Alix, en transmisión de Mundial de atletismo hecha por Eurosport el 26 de agosto de 2007 hace el siguiente comentario sobre un salto de longitud recién realizado por la heptatleta británica Kelly Sotherton: <<¡Bueno, bueno, bueno! ¡Ahora, sí [ha hecho un buen salto]! Y esto la vuelve a colocar en el podio>> (es decir, es un salto con el que, de momento, consigue medalla).
  7. Antonio Alix, en transmisión de Mundial de atletismo hecha por Eurosport el 28 de agosto de 2007 profiere la siguiente exclamación al realizar un gran salto con pértiga la rusa Yelena Isinbayeva: <<¡Bueno, bueno, bueno! ¡Qué escándalo!>>.
  8. Antonio Alix, en la transmisión hecha por Eurosport de la etapa del Tour de Francia del 22 de julio del 2011 hace el siguiente comentario al realizar un fuerte ataque en la ascensión al Alpe d’Huez un corredor que con este acelerón logra escaparse del grupo en el que iba: <<¡Bueno, bueno, bueno! ¡Cómo ha salido [del grupo] Peter Velits!>>.
  9. Antonio Alix, en transmisión de los Juegos Olímpicos hecha por Eurosport el 11 de agosto de 2012 hace el siguiente comentario sobre la saltadora de altura rusa Anna Chicherova, al realizar ésta con éxito un salto con el que demuestra su superioridad sobre el resto de las competidoras y que le garantiza la medalla de oro: <<¡Bueno, bueno, bueno, bueno, bueno! Hay que rendirse a la evidencia>>.
  10. Emilio Marquiegui, en transmisión de campeonato europeo de halterofilia hecha por Eurosport el 11 de abril de 2014 hace el siguiente comentario al realizar con éxito un levantamiento, con tremebundo esfuerzo, el ucraniano Yaroslav Chernyshov: <<Bueno, lo que le ha costado al hombre, pero finalmente ha conseguido esos 185. ¡Bueno, bueno, bueno! ¡Lo que ha tenido que sufrir el hombre!>>.
  11. José María Íñigo, en la transmisión del festival europeo de canciones Eurovisión realizada por TVE-1 el 26 de mayo de 2012 hace el siguiente comentario, tras la portentosa interpretación de su extraordinaria canción hecha por Pastora Soler (la representante de España): <<Increíble. Absolutamente impresionante. ¡Bueno, bueno, bueno!>>.

¡BUENO, BUENO, BUENO!   2

Exclamación que expresa escándalo por un hecho que se acaba de producir.

  1. Antonio Alix, en transmisión del Tour de Francia hecha por Eurosport el 14 de julio de 2016 profiere la siguiente exclamación al chocar el líder de la carrera, Chris Froome, con una moto que se detiene de pronto ante él (atascada entre la multitud en la subida al Mont Ventoux): <<¡bueno, bueno, bueno!; ¡el caos que faltaba!>>.
  2. Javier Moracho, en transmisión de Mundial de atletismo hecha por Eurosport el 2 de septiembre de 2011 hace el siguiente comentario al producirse una salida nula en los 200 (un corredor sale antes de tiempo) y protestar a los jueces el corredor causante de la misma: <<¡Bueno, bueno, bueno!>>.

¡BUENO, BUENO, BUENO!   3

Exclamación que expresa asombro, real o simulado, ante algo llamativo.

  1. Antonio Alix, en transmisión de Copa de Europa de atletismo hecha por Eurosport el 25 de junio de 2007 profiere la siguiente exclamación al <<dejarse>> adelantar un corredor de medio fondo británico en la misma línea de meta, donde le superan dos corredores: <<¡Bueno, bueno, bueno!.. ¡Qué manera de regalar!>>.
  2. José María Íñigo, en transmisión realizada por TVE-1 el 10 de mayo de 2014 hace el siguiente comentario durante las votaciones finales en el festival europeo de canciones Eurovisión, al recibir de Finlandia la máxima puntuación la cantante austriaca (en realidad un hombre travestido de mujer) Conchita Wurst, que ocupa la primera posición y que aparece en imagen llorando emocionada: <<¡Bueno, bueno, bueno! Le va a dar algo a esta mujer>>.
  3. José María Íñigo, en transmisión realizada por TVE-1 el 10 de mayo de 2014 hace el siguiente comentario durante las votaciones finales en el festival europeo de canciones Eurovisión, al recibir Austria, que va en primera posición, la máxima puntuación (12 puntos) de Suiza: <<¡Más puntos todavía para Conchita! ¡Bueno, bueno, bueno!>>.

EXPRESIONES RELACIONADAS:

QUÉ FUERTE

DEMASIADO PARA EL CUERPO

DEJAR HABLAR

<Dejar hablar>> es expresión, de sentido claro, dicha con cabreo más o menos reprimido en las conversaciones españolas en las que los participantes se interrumpen unos a otros con irritante insistencia, como ocurre de forma muy frecuente (se dan varios ejemplos reales al final), en especial cuando se debate sobre alguna cuestión de forma acalorada, que es lo habitual: que, a poco que el tema de debate lo propicie (el tema político es el que más lo propicia), se caldeen los ánimos y empiecen los hablantes a impacientarse ante el uso ajeno de la palabra y a impedirlo para tomar (o retomar) por las bravas el uso de la misma. 

¡Todo el mundo empeñado en que hay que dejar hablar, dejar hablar, dejar hablar! ¡Pero qué manía! ¡Para qué querrán hablar tanto!

Telecinco. Día 11 de febrero de 2012. Programa de debate sobre el delicadísimo tema de la Guerra Civil Española, que siempre acaba provocando vehementes enfrentamientos. ¿Es posible un debate así sin que nadie interrumpa a los demás? Ja. Antes criarán las ranas pelo. Por eso, y exasperado por el exceso de vehemencia interruptora, el tertuliano Fernando Sánchez Dragó comienza su última intervención avisando de que a la más mínima interrupción, interrumpe él también, sin reanudación, la expresión de su opinión. Y es que instantes antes había fracasado el presentador del programa, Jordi González, cuando, dirigiéndose a los tertulianos José Javier Esparza y esa personificación de la vehemencia llamada María Antonia Iglesias, intentaba poner orden con estas palabras tan frecuentes en todo debate typical Spanish que se precie: <<¡A ver, por favor, estoy intentando que no os interrumpáis!>>. Al verlo, se podía pensar con sardónica sonrisa: <<No te molestes en intentarlo, Jordi, si sabes que no lo vas a conseguir>> (esto de <<a ver, todos al mismo tiempo no>> –algo equivalente para ser exactos– también lo dijo César Vidal al menos en una ocasión: en la tertulia de análisis político que dirigía en radio COPE el 1 de octubre de 2007, en la que cuando se pusieron a hablar varios tertulianos al mismo tiempo intentó poner orden diciendo: ¡<<A ver, a ver, a ver!>>).

<<A inventar procedimientos naturales para ejercitar la muy no hay quien les gane a los españoles –podría perfectamente haber dejado alguien dicho–, con el resultado de que la riqueza de posibilidades expresivas de su idioma es tal que no puede sino asombrar a propios y extraños>>.

En efecto: eso es lo que podría opinar cualquier espectador foráneo: que aquí en España lo que hace falta es leer más y hablar menos, estarnos un poco calladitos, vamos, que si más sabios no nos haremos, más guapos al menos sí que estaremos. No estaría mal que se hiciera la prueba: que hiciera alguien, algún opinante de las tertulias radiofónicas y/o televisivas, un esfuerzo de contención en la próxima tertulia en la que participe y que se callara, y que después se mirara en un espejo que llevara ad hoc en el bolsillo. Ya vería cómo no podría más que rendirse a la evidencia: <<ah, pues sí: calladito estoy más guapo>>.

Y además, luego, cuando a algún opinante le dijera el moderador de turno que <<vamos a darle la palabra a Fulano, que no ha dicho nada en todo el debate, no ha podido el pobre meter baza>>, y nada más tomar la palabra este último le interrumpieran, pues tendría la oportunidad de decir esta víctima de la vehemencia oratoria ajena también, y suma y sigue, eso tan típico de: <<yo no te he interrumpido a ti>> o <<yo te he dejado hablar sin interrumpirte>>. Claro que habría de cuidar de no equivocarse y decir: <<yo te he dejado hablar todo lo que has querido sin interrumpirte>>, porque todo lo que habría querido no habría hablado, ya que le habrían estado interrumpiendo y quitando la palabra todo el rato, que no se sabe aquí quién es peor en esto de querer ser el que más habla de todos, hasta el punto de ser una tontería el afán de poseer la plusmarca, ya que te la van a quitar en un decir, y nunca mejor dicho, amén.

La lengua española tiene recursos expresivos proporcionales a las inauditas necesidades expresivas de una gente que no se calla ni debajo del agua: vamos, eso es el lago Baikal, por lo enorme, y es el lago Ness, por lo monstruoso, esto segundo porque si sobre el uso de tales recursos hubiera control por parte de los hablantes, pues tira que te va, podrías sobrellevarlos, pero es que parece que hayan comido lengua, qué gente, qué forma de querer todos hablar y hablar y hablar como si les hubieran dado cuerda, ¿no se podrían callar un poquitín aunque sólo fuera para tomar aliento.

Vive Dios que se nota en ese espejo del alma que es la manera torrencial de largar, y no sólo lo que dice la boca, la desaforada vehemencia hispana: <<bla, bla, bla; no sé si me explico; lo único que te digo es que bla, bla, bla; ¿me entiendes lo que te quiero decir?, no sé si me explico, pero en fin, oye, que eso, que bla, bla, bla; algunos dicen: calla, tonto, que no sabes de lo que hablas; pero yo, ¿sabes lo que te digo?: que ni caso, porque requete-bla, bla, bla. Resumiendo: pues eso: que bla, bla, bla y mil millones de veces bla y tú dirás lo que quieras, que si muchos blas son esos, y que si menos largar y más hacer, y que si esto y lo otro y lo de más allá, pero yo, oye, qué quieres, a ver si no va a poder expresarse uno, ¿o es que también tú quieres que me calle, con lo que empobrece eso el idioma?>>.

Por darle a la lengua que no quede: donde los toros en tiempos idos bravos, meterle caña al álgebra y al laboratorio, que es cosa de reconcentrados que parece que estén mudos, no se hará, y al que le dé por ahí, como dicen los que entienden, emigrar habrá; pero en crear formas de mejor realizarse personalmente como seres si no con don de lenguas, sí con su pedazo <<don de lengua>> castigador bien expuesto ahí por las buenas o por las malas, vaya si destaca el españolito irreprimiblemente parlanchín: dale que te pego a la muy, dale que dale, dale que le das: <<déjame hablar>> –se repite todo el rato, a veces rematando con <<coño>>, en cualquier debate televisivo de esos de continua interrupción de todos a todos o más bien de todos contra todos, que parecen ser toditos todos–. Que no, hombre, que no, no te empeñes en que te dejen, ¿no ves que si te dejan no pueden hablar ellos? <<Déjame hablar>> o <<déjame terminar>>:

<<¡Déjame terminar!>> –le dice Antonio Pérez Henares a un contertulio en la cadena de televisión La Sexta, a las 13:12 el 16 de abril de 2013. El otro no le quería dejar terminar, sino que lo que quería era hablar él, a ver si hablando él el otro, Antonio Pérez Henares, se callaba y podía hablar sólo él, por lo menos antes de que otro le hiciera lo mismo (interrumpirle) a él y se viera obligado él también a defender su uso de la palabra a capa y espada, diciendo por ejemplo, más bien cabreado que lo contrario: <<¡déjame terminar>>.

Lo mismo, qué casualidad, le dice Melchor Miralles a un contertulio en Telecinco el 4 de julio de 2013. Le ruega amablemente a dicho tertuliano: <<Déjame terminar>>.

<<¿Pero me dejas terminar?>> o <<¿hablas tú o hablo yo?>> –no paran de decirse mutuamente, en defensa propia, los protagonistas de esos guirigays de todos a la greña que son los debates al uso de democrático derecho de cada quisque a no respetar el democrático derecho del <<interlocutor>> a no respetarle a nadie más derecho que el de cerrar el pico, hostia, ya está bien, pedazo egoísta, que te crees que el único que tiene boca eres tú, joder, coño, ya.

Que les dejen hablar, reclaman por las cadenas de televisión los piquitos de oro, con el aparentemente genuino acaloramiento de quien está algo más que mosqueado y como reprimiéndose a duras penas el impulso de matar; que les cedan el uso de la palabra pretenden, los muy inocentones. Pero qué les van a dejar, hombre, por favor, hasta ahí podíamos llegar, ni que fuéramos finlandeses, que hay que sacarles las palabras con fórceps, qué depre, no sé cómo no se morirán de depresión estos finlandeses por no interrumpirse, como hacemos nosotros, unos a otros a muerte.

<<¡Quiero acabar, quiero acabar [lo que estoy diciendo]!>> –gritaba un sexólogo en el programa de Manuela Ríos en la televisión Canal 9 el 12 de diciembre de 2003. Que no, hombre, que no; ¿no ves que no te quieren dejan acabar?, ¿para qué te empeñas en pedir imposibles?; ¿no ves que los demás también quieren acabar y empezar y seguir y volver a acabar y a empezar y a seguir y que como te metas por en medio te vas a tener que romper la voz?; ¿y no comprendes que la pobre Manu Ríos, como ya había hecho en el programa del día 7 anterior, se iba a ver forzada a decir su frase de <<¡Todos a la vez, no! ¡Alto, por favor!>> o, como último recurso, castigarlos a todos sin hablar como hizo la Campos? ¿No lo viste? Pues yo te lo cuento. De la presentadora María Teresa Campos hablo. En su programa en Telecinco del 18 de diciembre de 2003, decía un contertulio: <<Déjame contestar>>. Y el otro, pues que fastidiado, porque es que –protestaba– le tocaba a él. Y la presentadora que corta por lo sano: <<No le toca a ninguno. ¡Venga! ¡Publicidad>>.

Y esa incontinencia verbal, ese hablar diarreico, ese darle rienda suelta a la lengua sin control posible, ese deporte nacional de perder a raudales la fuerza por la boca a la mayor gloria de un <<hablando se entiende la gente>> que habla por sí solo, no puede sino producir una prodigiosa variedad de recursos entre los que, dadas las circunstancias, claro que no podía faltar, además de ese <<si no lo digo, reviento>> real como la vida misma, una invitación al silencio (nada efectiva pero que cumple su función como válvula de escape al sufrimiento profundo, al cabreo insoportable por no poder meter uno baza) como la de <<anda, sé buen chico; ¿por qué no me haces el puto favor de callarte ya de una puñetera vez? Hay que dejar hablar. ¿No lo sabías, que hay que dejar hablar? ¿Por qué no te metes en la cabeza, de una maldita vez, que hay que dejar hablar a la gente?>>.

Ejemplos de uso de la expresión:

DEJA HABLAR:

  1. José Antonio Abellán, en una tertulia sobre fútbol por él dirigida en radio COPE, dice el 19 de junio de 2006, dirigiéndose a uno de sus contertulios, que está interrumpiendo a otro: <<Miguel, deja hablar>>.

DÉJAME HABLAR:

  1. Carmen Gurruchaga, en un debate sobre un tema de la actualidad política española emitido por Telecinco el 12 de mayo de 2012: <<Déjame hablar; déjame hablar, por favor>>.
  2. Isabel Durán, en el programa La noria de Telecinco del 22 de agosto de 2009 (un debate muy crispado sobre política), realiza de forma un tanto airada esta petición a un contertulio: <<Déjame hablar, un poquito de educación, déjame hablar>>. 
  3. En el mismo debate del ejemplo anterior (el programa La noria de Telecinco de fecha 22 de agosto de 2009), otro participante: <<¡Cállate! ¡Déjame hablar!>>.
  4. Una ex vedette de nombre artístico B. B. Palmer, participante en un debate televisivo en tono de verduleras (el programa de Manuela Ríos) emitido por la televisión Canal 9 el 21 de noviembre de 2003, y dirigiéndose a uno de los participantes del mismo:  <<Un momento, ¡déjame hablar a mí, coño!>>.

¿ME DEJAS HABLAR?:

  1. En tertulia dirigida por Susanna Griso en la cadena de televisión Antena 3 el 22 de febrero el 2010 (11:00 horas), una tertuliana dice dirigiéndose a un tertuliano*: <<¿Me dejas hablar?>>.     [* El tertuliano de marras, se ve que tenía miedo de que se quitara la mujer un zapato y se lo lanzara como un misil a la cara, no le replicó: <<¡No me sale del chichi callarme!>>].

DEJAR QUE [alguien] HABLE:

  1. Luis Herrero, en una tertulia radiofónica por él dirigida en Es.Radio el 18 de noviembre del 2013 y en la que se entrevista (sobre su libro <<A Moscú sin kalashnikov>>) a Daniel Utrilla, ante las constantes incursiones en el uso de la palabra que hacen sus contertulios (quienes apenas permiten que el entrevistado conteste tranquila y completamente a ninguna de las preguntas que se le formulan), insta a éstos a ejercer un poco más de autocontrol sobre la mui: <<¿Pero queréis dejar que hable?>>.

EXPRESIÓN RELACIONADA:

DIÁLOGO DE SORDOS ex

ENSEÑAR LA PATITA

Significado de la expresión ENSEÑAR LA PATITA (o MOSTRAR, etc. LA PATITA):  Enseñar (o mostrar o asomar o sacar) alguien la patita significa mostrar o revelar involuntariamente de qué pie se cojea, es decir, descubrir sin querer un aspecto o aspectos personales supuestamente feos, lamentables o mal vistos, en especial del ámbito de las ideas o las filiaciones políticas, y que en cualquier caso resulta inconveniente o desaconsejable dar a conocer.

  • Esta frase se aplica mayormente a personas, pero también puede ser aplicada a cosas (véase, entre los que siguen, el ejemplo de uso de Tomás Cuesta). En este caso, evidentemente, la explicación del significado ha de variar a: mostrar o revelar [algo] un aspecto o aspectos supuestamente feos, lamentables o mal vistos.
  • Se puede decir también, aunque es raro, en vez de <<enseñar [alguien o algo] LA patita>>, <<enseñar [alguien o algo] SU patita>> (véase, entre los que siguen, el ejemplo de uso de José María Carrascal (el último de todos)).
  • La frase tiene su origen en el cuento de los Hermanos Grimm titulado <<El lobo y las siete cabritillas>>. En este cuento un lobo engaña, para poder comérselas, a siete cabritillas cuya madre había salido de casa y las había dejado solas, tras advertirles que no le abrieran la puerta al lobo, que intentaría engañarlas para conseguirlo y zampárselas a todas. Como en efecto hace al final del cuento, siendo el último de los trucos que emplea para hacerles creer que es su mamá, y no el lobo malo, y así conseguir que le abran la puerta, el de hacerse blanquear una pata con harina por un molinero, que se niega al principio, pero al que obliga amenazándolo con comérselo a él también. Así, al mostrarles por la ventana la blanca patita el lobo a las desconfiadas cabritillas, para que le crean al decir que es mamá, le creen, le abren la puerta y son finalmente devoradas.
  • Esta pata blanca del lobo como sinónimo de engaño la menciona el periodista Federico Jiménez Losantos en su programa en Radio COPE el 18 de octubre de 2004. En la tertulia política de dicho programa dice que el presidente del gobierno español es muy listo al hablar de acabar con la telebasura, porque ha hecho una política catastrófica (literalmente: <<ha puesto patas arriba toda la política interior y la exterior>>), pero va y usa el muy astuto, como señuelo (como <<patita blanca>> –dice el periodista), el supuesto (e increíble –se podría añadir) objetivo gubernamental de acabar con la telebasura.

Ejemplos de uso de la expresión:

ENSEÑAR LA PATITA

  1. Isabel San Sebastián usa en el periódico ABC.es del 6 de mayo de 2016 la frase <<enseñar la patita>>. La usa con referencia a un partido político, que según dice ella, <<ha enseñado la patita desde los ayuntamientos>>. Se refiere a sus abusos y a los escándalos que ha provocado.
  2. José María Carrascal escribe en el periódico ABC.es del 1 de marzo de 2016 un artículo en el cual dice que en la política española no hay extrema derecha, pero sí extrema izquierda. Un lector de esas palabras, que firma como Melmothsebastian, tilda este análisis de <<alucinante>>, y remata su opinión opinando lo siguiente sobre el articulista (al que –y de ahí el comentario que sigue– se tiene alineado con la derecha): <<enseñando la patita, naturalmente>>.
  3. Alfredo Pérez Rubalcaba, vicepresidente del gobierno español, tiene recogidas unas palabras suyas en el periódico El País de fecha 1 de noviembre de 2010, que informa sobre unas declaraciones suyas alusivas al líder de la oposición: <<ha enseñado la patita en relación a los recortes de los derechos sociales>>.
  4. Tomás Cuesta escribe en el periódico La Razón del 7 de septiembre de 2005 que hay que temblar, porque escondida bajo un alarde de retórica política, <<enseña la patita una realidad siniestra>>: la de un gobierno que confunde el deber de gobernar con el descuido de la decencia.
  5. Se empeñan en enseñar la patita y, claro, se les ve. No les vendría mal un poco más de precaución y disimulo.

MOSTRAR LA PATITA

  1. Ramón Pérez-Maura escribe en el periódico ABC.es del 27 de abril de 2016 sobre la situación política de España, que en su opinión <<se encuentra hoy en un desolladero>> debido a que los partidos han antepuesto sus intereses personales a los del conjunto de la población española. Sobre esto emiten opinión algunos lectores. Uno de ellos, que firma como <<Anónimo>>, dice que los responsables de la calamitosa situación son los votantes, que no saben votar. Por su parte, el firmante como Cuquia manifiesta su deseo de que los votantes metan menos la pata tras haber visto cómo todos los partidos <<han mostrado la patita por debajo de la puerta sin harina>>.

SACAR LA PATITA

  1. José Antonio Abellán usa esta frase en radio COPE el 28 de junio de 2005. En un diálogo con Federico Jiménez Losantos, a propósito de una entrevista que el señor Abellán le había hecho el día anterior al presidente del club de fútbol Real Madrid (Florentino Pérez), hace este comentario: <<Florentino Pérez llevaba mucho tiempo no escondido, pero sí sin sacar la patita>>. 

ENSEÑAR (o MOSTRAR, etc.) LA PATITA + adjetivo

Seguida la frase de un adjetivo calificativo, enseñar (o mostrar o asomar o sacar) la patita significa mostrar o revelar involuntariamente que se cojea del pie referido (el expresado por el adjetivo), es decir, descubrir sin querer el concreto aspecto personal indicado mediante el adjetivo usado, un aspecto personal supuestamente feo, lamentable o mal visto, en especial del ámbito de las ideas o las filiaciones políticas, y que resulta en cualquier caso inconveniente o desaconsejable dar a conocer.

  • Esta frase se aplica mayormente a personas, pero también puede ser aplicada a cosas. En este caso, evidentemente, la explicación del significado ha de variar a: mostrar o revelar [algo] el [mediante el adjetivo usado] referido aspecto o aspectos supuestamente feos, lamentables o mal vistos.
  1. ASOMAR LA PATITA + adj:  A. Gundín habla en el periódico La Razón del 6 de agosto de 2007 de un estudio, realizado a partir de los datos proporcionados por dos mil encuestas, sobre cómo son los españoles. Una de las conclusiones a las que se llega es que el español medio es partidario de la democracia, pero por otro lado no se fía de los políticos, y cuando manifiesta sus convicciones <<asoma la patita anarquista por debajo de la puerta>>.
  2. SACAR LA PATITA + adj:  Federico Jiménez Losantos habla en el periódico El Mundo del 30 de abril de 2010 de una duda que tiene: la de si el presidente del gobierno español llevará de número 2 a un tal Guardiola, en supuesta referencia al entrenador del equipo de fútbol Barcelona, Pep Guardiola, cuyo nombre no cita el articulista, como tampoco el equipo de fútbol, si bien de varios de los elementos de su comentario se infiere lo aquí supuesto. ¿La razón de que se haga esa pregunta el señor Losantos?: que Guardiola <<ya saca la patita nacionalista>> (nacionalista catalana). Parece tratarse de un comentario malvado muy del estilo de este retorcido periodista, con el que vendría a dar a entender que el presidente del gobierno español es tan antiespañol que en cuanto alguien da signos de haberse vuelto nacionalista antiespañol, le coge simpatía ipso facto y lo quiere a su vera para liquidar juntos, mano a mano, una nación que, según la opinión expresada por algunos periodistas y otros analistas políticos, no sólo los nacionalistas regionales, sino también los socialistas quieren cargarse.
  3. MOSTRAR SU PATITA + adj:  José María Carrascal titula su columna en el periódico ABC del 1 de mayo de 2016 <<La patita del lobo>>. Habla ahí de un partido político español que acaba de proponer una regulación para los medios de comunicación. Advierte que ya la misma palabra <<regular>> resulta sospechosa, en el sentido de que las regulaciones suelen ir encaminadas a limitar la libertad. Y por eso comenta al respecto que ese partido, que tiene fama entre un sector de la opinión de antiliberal, <<acaba de mostrar su patita comunista>>. Una patita –añade– bien visible por mucho que la enharine (es decir, que no sirve de nada lo bien que la camufle bajo una capa de harina, porque la patita del lobo se sigue viendo).
Gatito callejero gris y con ojos verdes con su madre en imagen usada para ilustrar la expresión enseñar la patita.
Este gatito callejero con las patas delanteras tan bien puestas debe de saber enseñar la patita.

EXPRESIÓN RELACIONADA:

VERSE VENIR a alguien

Scroll Up