HACERSE EL LOCO

La frase HACERSE EL LOCO tiene dos significados:

  1. Desentenderse, comportándose como si uno no advirtiera algo que sí ha advertido, como si no se diera cuenta de algo de lo que sí se ha dado cuenta.
  2. Fingir distracción (fingir que uno está distraído), no necesariamente para eludir algo (lo más frecuente), sino porque conviene aparentar ignorancia por el motivo que sea.

HACERSE EL LOCO   1

Desentenderse, comportándose como si uno no advirtiera algo que sí ha advertido, como si no se diera cuenta de algo de lo que sí se ha dado cuenta.

Ejemplos de uso:

  1. Empieza a preocuparme qué tesis formularán los historiadores de mediados del siglo que viene sobre la situación de España a finales del siglo XX, invadida por chabolistas principalmente norteafricanos.. ¿Estamos siendo invadidos?.. Hace más de veinte años, cuando yo vivía en París, estos fenómenos comenzaban allí. Hoy, la Ville Lumière es un emporio colonizado, aunque se haga el loco el señor [Édouard] Balladur [el primer ministro francés].  Lorenzo López Sancho. ABC,4-8-1994.
  2. [Resumen del texto precedente: Cuando ocurre que en una oficina el jefe busca a alguien que se encargue de hacer fotocopias de algo y repartirlas entre los compañeros, todo el mundo quiere eludir esa tarea]. Uno siempre se hace el loco ante tal trance, con el tiempo he desarrollado mucho arte para escaquearme  Ramón Palomar. Las Provincias,23-4-1996.
  3. [En argumento de capítulo de teleserie:]  Íñigo está angustiado por el embarazo de María, ya que no se lo acaba de creer. Sin embargo, Paloma cree que es cierto y le recrimina que intente hacerse el loco.  Teleguía,26-3-2000.
  4. [Con referencia a un jugador en un momento del partido en el que está que es comprometido para él:Se va rápido, haciéndose el loco.  Antena 3 [TV],18-8-1997 [1:25].

HACERSE EL LOCO   2

Fingir distracción (fingir que uno está distraído), no necesariamente para eludir algo (lo más frecuente), sino porque conviene aparentar ignorancia por el motivo que sea.

Ejemplos de uso:

  1. Entró..por la cara sur del parque y se detuvo en una de las mesas donde los jubilados juegan al ajedrez durante toda la tarde. Luego miró alrededor. Me pareció que me había reconocido, porque se acercó hasta la cafetería en cuya terraza yo me fumaba mi [puro] Behike.. Me hice el loco, aunque el loco era él. <<Hola, rubio>>, me saludó sin muchas efusiones. <<Déjame cien euros, coño>>, me pidió sin más.  J. J. Armas Marcelo. ABC,5-2-2011 [Cultural].
  2. Desde que me han metido en esta ratonera, hace más de tres horas, [Zin] no me ha dirigido la palabra. Mikel se ha hecho el loco cuando le he preguntado qué tiene contra mí Zin.  Cristóbal Zaragoza. Y Dios en la última playa (novela de 1981).
  3. [Le dije al viejo con la nariz comida de bubas:]  –¿Dónde está?/ Mas el de las bubas [que sabía que estaba allí y dónde exactamente] se hacía el loco, [diciendo que] si es que está, que yo no lo sé, andará por ahí.  Cristóbal Zaragoza. Y Dios en la última playa (novela de 1981).
  4. [En entrevista de Rosa Montero a Antonio Gutiérrez (secretario general del sindicato CC.OO. (Comisiones Obreras)):]  Y entonces [Antonio Gutiérrez] decide venir a Madrid [desde su Orihuela natal] con un compañero cuyo hermano se encuentra ya en la capital trabajando en el Banco Popular. “En Madrid busco empleo durante un montón de meses; no encuentro nada… El hermano de mi amigo, el del Banco Popular, tenía una habitación alquilada en una pensión, con una cama plegable. Entonces nosotros nos hacíamos los locos, [hacíamos] como que estábamos de visita, y un día sí y otro también terminábamos durmiendo los tres en el cuarto.  El País Semanal,10-7-1988.

Deja un comentario

Scroll Up