DAR JABÓN

Significado de la frase DAR JABÓN:  Elogiar de forma aduladora; alabar de forma excesiva.

Ejemplos de uso:

  1. Dar jabón no significa coger una pastilla de jabón y frotarla sobre el cuerpo de alguien. O sí significa eso, pero no siempre. Ése es su significado literal. Pero tiene otro significado, figurado: el de dar jabón pero con la lengua, con lo que se dice; o sea, como si lo que uno dice fuera el jabón. Un jabón de muy buen olor. Para que le guste a quien lo recibe sobre sí. Para que le agrade. Y para que pueda decir, muy complacida: <<ay, qué gusto, qué forma de darme jabón; qué bien me das jabón. En qué persona más importante me vas a dejar convertida>>.
  2. Sería por mi parte exagerado decir que no hay cosa que me irrite más que el “jabón” que hoy día se les da a las mujeres./ Pero irritarme, me irrita./ Políticos, periodistas y cualquier persona que se asome a los medios [de comunicación]..hablarán en términos estáticos de las mujeres./Ya está bien de tanto bombo estúpido y, lo que es peor, hipócrita en la mayoría de los casos. Ya está bien de ofender a las mujeres, alabándolas./ Hoy estoy especialmente irritado porque acabo de leer ¡un informe científico! (?) en el que se afirma que las mujeres son genéticamente superiores a los hombres./ Todo son flores a las mujeres. Ellas son más sensibles, más intuitivas, más sensatas, más buenas, más inteligentes y más de todo./ Si yo fuera mujer me rebelaría ante tanta charlatanería. Diría: “Caballeros, menos hacernos la pelota. No nos atribuyan tantas superioridades, no tengan tanta mala conciencia a la hora de hablar o de escribir y ténganla más en su vida privada”.  Manuel Lloris. Las Provincias,6-12-1994.
  3. [El poeta satírico Fray Josepho, con referencia a cierto político, que habla bien de un partido opositor al suyo:]  siempre le da jabón [a ese enemigo político suyo].  Radio COPE,4-10-2004.
  4. Ha hablado [el presidente del gobierno] José María Aznar, bien oiréis lo que decía.  <<Tengo un problema. Estoy rodeado de pelotas>>. Pero, hombre, presidente, ese no es un problema suyo; ese es el problema de todos los poderosos, de todos los mandamases, de todos los gerifaltes. Los aduladores, los pelotilleros, los babas, los lameculos y los remamahuevos, los que dan el jabón y la pomada, acuden al político y al baranda como moscas a la miel. Lo normal, como advierte la fábula, es que las moscas queden en la miel presas por las patas y allí terminen por morir de festín, por morir de éxito. Pero los aduladores, no. El adulador sobrevive, mientras que el baranda muere frecuentemente de adulación.  Jaime Campmany. ABC,11-4-2002.

FRASES RELACIONADAS:

DORAR LA PÍLDORA

BAILAR EL AGUA

REGALAR EL OÍDO o LOS OÍDOS

Deja un comentario

Scroll Up