DAR JABÓN

Significado de la expresión DAR JABÓN:  Elogiar de forma aduladora; alabar de forma excesiva.

Ejemplos de uso:

  1. Dar jabón no significa coger una pastilla de jabón y frotarla sobre el cuerpo de alguien. O sí significa eso, pero no siempre. Ése es su significado literal. Pero tiene otro significado, figurado: el de dar jabón pero con la lengua, con lo que se dice; o sea, como si lo que uno dice fuera el jabón. Un jabón de muy buen olor. Para que le guste a quien lo recibe sobre sí. Para que le agrade. Y para que pueda decir, muy complacida: <<ay, qué gusto, qué forma de darme jabón; qué bien me das jabón. En qué persona más importante me vas a dejar convertida>>.
  2. Sería por mi parte exagerado decir que no hay cosa que me irrite más que el “jabón” que hoy día se les da a las mujeres./ Pero irritarme, me irrita./ Políticos, periodistas y cualquier persona que se asome a los medios [de comunicación]..hablarán en términos estáticos de las mujeres./Ya está bien de tanto bombo estúpido y, lo que es peor, hipócrita en la mayoría de los casos. Ya está bien de ofender a las mujeres, alabándolas./ Hoy estoy especialmente irritado porque acabo de leer ¡un informe científico! (?) en el que se afirma que las mujeres son genéticamente superiores a los hombres./ Todo son flores a las mujeres. Ellas son más sensibles, más intuitivas, más sensatas, más buenas, más inteligentes y más de todo./ Si yo fuera mujer me rebelaría ante tanta charlatanería. Diría: “Caballeros, menos hacernos la pelota. No nos atribuyan tantas superioridades, no tengan tanta mala conciencia a la hora de hablar o de escribir y ténganla más en su vida privada”.  Manuel Lloris. Las Provincias,6-12-1994.
  3. [El poeta satírico Fray Josepho, con referencia a cierto político, que habla bien de un partido opositor al suyo:]  siempre le da jabón [a ese enemigo político suyo].  Radio COPE,4-10-2004.
  4. Ha hablado [el presidente del gobierno] José María Aznar, bien oiréis lo que decía.  <<Tengo un problema. Estoy rodeado de pelotas>>. Pero, hombre, presidente, ese no es un problema suyo; ese es el problema de todos los poderosos, de todos los mandamases, de todos los gerifaltes. Los aduladores, los pelotilleros, los babas, los lameculos y los remamahuevos, los que dan el jabón y la pomada, acuden al político y al baranda como moscas a la miel. Lo normal, como advierte la fábula, es que las moscas queden en la miel presas por las patas y allí terminen por morir de festín, por morir de éxito. Pero los aduladores, no. El adulador sobrevive, mientras que el baranda muere frecuentemente de adulación.  Jaime Campmany. ABC,11-4-2002.

Ejemplo suplementario de uso:

Las mujeres son las más fuertes. Son el sexo fuerte, porque los hombres se mueren antes. También son las más guapas, y a las pruebas me remito (foto de abajo). También son las más inteligentes, eso no hace falta decirlo porque ni siquiera necesitan serlo mucho, de lo fácil que se lo ponen los idiotas de los hombres, que no son más tontos porque no se entrenan. Que son más buenas y menos violentas y menos machistas todo el mundo lo sabe. Y más limpias pero con diferencia. Y más ahorrativas, que no se gastan el dinero en vino y en mujeres. Y más ordenadas, que no tiran por ahí por los rincones los calcetines sucios. Y más sensatas, que no corren riesgos innecesarios. Y más expresivas, que dominan mejor la lengua y tartamudean menos. Y más estudiosas, que ganan todas las oposiciones. Y más sensibles, pero vamos, como de aquí a Lima. Son más de todo lo bueno y menos de todo lo malo. Algunos dirán: vaya forma de dar jabón. No, no. Las cosas como son: es que son la pera limonera. Vamos, es que si no existieran, habría que inventarlas. La pera limonera. Ah, mira: y mejores agricultoras son también. Como lo demostrarán, sin duda, a no mucho tardar.

Guapa joven española de pelo y ojos castaños en imagen usada para ilustrar la expresión dar jabón.
Esto no es dar jabón, hombre, qué va a ser dar jabón decir que las mujeres son los más y que se mueran los feos.

EXPRESIONES RELACIONADAS:

DORAR LA PÍLDORA

BAILAR EL AGUA

REGALAR EL OÍDO o LOS OÍDOS