ESTRUJARSE LAS MENINGES

Significado de la frase ESTRUJARSE LAS MENINGES:  Pensar muy duramente, con esfuerzo y profundidad, para acertar o idear (para encontrar una idea brillante y/o correcta o adecuada).

  • Se suele usar irónicamente, con el significado implícito de que el nivel de pensamiento necesario [para la cosa de que se trate] es muy bajo: no hace pensar mucho para [la cosa de que se trate].
  • Las meninges son las membranas que envuelven el encéfalo o conjunto de órganos nerviosos que hay en el interior del cráneo y de los que forma parte el cerebro.

Ejemplo de uso [Crítica a una película y argumento de la misma:]  Acción, romance y comedia son los ingredientes combinados sin ningún rigor por el debutante Bruce A. Evans. Sorprende, sin embargo, que el equipo de guionistas sea el mismo de la estupenda <<Cuenta conmigo>>. Desde luego, en esta ocasión no se estrujaron las meninges: Slater presencia la muerte de su hermano policía y decide ocupar su puesto para atrapar al asesino.  Federico Marín Bellón. ABC,11-1-1999.

Otros ejemplos de uso real:

  1. La logomaquia perpetua de nuestra dirigencia [política], esa facundia más bien vacía.., no es ni siquiera espontánea ni repentizada sino que responde al trabajo de equipos de asesores organizados con técnicas de marketing publicitario.[..] Y cuando alguna expresión de cierto gracejo se abre paso como un fuego de artificio sobre la opinión pública, los cerebros del bando adversario se estrujan las meninges para buscar la contrarréplica adecuada en el mismo registro insustancial y gaseoso, pretendidamente popular y/o pedagógico.  Ignacio Camacho. ABC,25-6-2010.
  2. [Titulares en el periódico La Razón del 12-12-2003: <<El PSOE [de Cataluña] y sus socios [separatistas] pactan que el catalán sea oficial en toda España / Socialistas e independentistas proponen una Ley de Lenguas del Estado que convierta en oficiales los tres idiomas autonómicos / ..>>. Palabras sobre este asunto:]  [El nuevo presidente de la región autónoma de Cataluña el socialista Pasqual] Maragall va y anuncia la vuelta a la Torre de Babel por decreto ley. O sea, el bíblico castigo que se produjo tras la adoración al becerro de oro, que en este caso no es sino el nacionalismo tribal como nueva religión animista./ Reconozcamos al menos que, desde que a Mas [Artus Mas (candidato a la presidencia del gobierno catalán derrotado por Maragall)] se le ocurrió que los equipos catalanes de fútbol deberían integrarse en la selección de Andorra, nadie se había estrujado tanto las meninges como Maragall, cuyas grandes ideas habríamos de registrar en la Oficina de Patentes e Inventos de la UE, por ejemplo.[..] Así que falta nos hacía que llegara un político con su imaginación para que en Coceges del Monte, un suponer, que es un pueblecito de Valladolid, el tío de la boina hable catalán, vasco y gallego, y no la lengua del <<imperio>>, y, si se puede, un poco el bable, que para eso Letizia [la novia del príncipe Felipe] es de Asturias >   Julián Lago. La Razón,13-12-2003.
  3. Estamos divididos a más no poder. Eso es fatal. No es necesario estrujarse las meninges para darse cuenta de algo tan evidente. Vamos, creo yo. Toda la vida se ha sabido que la unión hace la fuerza. No sé, es como si se las tuviera uno que estrujar para saber que dos y dos son cuatro. ¿Se las tiene uno que estrujar para saber que dos y dos son cuatro? No padre. Es una cosa básica en el terreno de la sabiduría. Pues esto es que es igual. O todavía más básico, porque puedes no enterarte de que dos y dos son cuatro; si no te lo dice nadie, pues no te enteras, a pesar de lo fácil que es. Pero lo de que la unión con los demás te hace fuerte es que se sabe por mero instinto de supervivencia, es cosa que hasta cualquier niño sabe. Ahora, si lo que pasa es que hemos perdido el instinto de supervivencia, entonces me callo y hala, que se estruje las meninges quien quiera para enterarse, si es que le pica la curiosidad, de por qué, entre otras razones no menos graves, estamos como estamos. Hala, a estrujarse las meninges para averiguar nuestro particular dos y dos son cuatro.
  4. ESTRUJAR LAS MENINGES  (Raro):  Bien sabido es que vivir sin trabajar es sacrificado. Hay que estar siempre estrujando las meninges para ver cómo llamar la atención del respetable. Por eso Dinio [famoso de las revistas y los programas televisivos del corazón sin mérito conocido] no para. Tras embarazar a su novia, se ha metido ahora a humorista e imita a la pitonisa Lola, para ver si le fichan en [el programa televisivo] <<Lluvia de estrellas>>   Marcos Morales. Teleguía,1-7-2001.

Deja un comentario

Scroll Up