ECHAR alguien SU CUARTO A ESPADAS

Significado de la expresión ECHAR alguien SU CUARTO A ESPADAS

La frase ECHAR alguien SU CUARTO A ESPADAS tiene dos significados:

  1. Dar [esa persona o grupo de personas] su opinión o decir algo al respecto.
  2. Intervenir [esa persona o grupo de personas] en el asunto en desarrollo (un asunto que otro u otros están desarrollando).

Ejemplos de uso de la expresión <<echar alguien su cuarto a espadas>>:

Dar [esa persona o grupo de personas] su opinión o decir algo al respecto (o sobre lo referido)

  • De los cuatro ejemplos que siguen en los tres primeros el significado es <<al respecto>> y en el cuarto y último es <<sobre lo referido>> (ciertos temas de actualidad).
  1. Los franceses siempre han entendido que mayonnaise era popularismo por mahonnaise. Coriolis, en su artículo Argot du Protocole, aparecido en Le Matin, París, 31 de mayo de 1907, echa su cuarto a espadas diciendo: <<Le pis est encore que le Ministre des Affaires Étrangères ait inscrit sur son menu une enormité comme: Mayonnaise de volaille. Mayonnaise! Que le patron d’un restaurant dise, écrive, prononce mayonnaise; il n’y a que demimal. Mais un ministre français!>>.  Camilo José Cela. ABC, 8-2-1998.
  2. Multitud de expertos ya se han apresurado a explicar..las razones del vandalismo juvenil inglés. Sociólogos, politólogos, filósofos, reporteros, tertulianos..y amas de casa han echado cada uno su cuarto a espadas para apuntalar una teoría general de la sudadera y el cóctel molotov.  David Torres. El Mundo,12-8-2011.
  3. [Comienzo de largo artículo titulado <<El negocio de   los libros de encargo>>:]  Hace unos días Ignacio Echevarría escribía un extenso y valiente artículo sobre la <<política>> de los premios literarios..que se ha desarrollado en España. En dicho texto el autor discurría sobre la dotación de los premios y la selección de los ganadores. Lejos de recompensar la excelencia de una obra, los premios actualmente responden a una lógica puramente mercantil enfocada a generar, bajo la coartada de la calidad, las mayores ventas posibles. A su crítica me uno y quisiera echar mi cuarto a espadas con la crítica de otro fenómeno que hace furor en nuestro país y que se relaciona íntimamente con la corrupción de la literatura, de la escritura y hasta de la creación. Me refiero al llamado libro de encargo.  Helena Béjar. ABC,5-7-2003 [Blanco y Negro Cultural].
  4. [Resumen del texto precedente: Muy raramente escribo en mis artículos de prensa sobre literatura, pero hoy voy a hacerlo]. No es que haya llegado a conclusiones, digamos, estrictas, y mucho menos que me considere el octavo sabio de Grecia. Pero ¿por qué no echar mi cuarto a espadas en torno a ciertos temas de actualidad en el mundillo de las letras?  José María Gironella. Gritos de la tierra (libro de 1970).

2  Intervenir [esa persona o grupo de personas] en el asunto en desarrollo (un asunto que otro u otros están desarrollando).

  • Seguida de adjetivo, significa intervenir de la forma indicada por el adjetivo. Por ejemplo: Echar su histórico cuarto a espadas = Intervenir históricamente (en el asunto (en desarrollo)).
  1. [Podría] echar su cuarto a espadas.  César Vidal. Radio COPE,25-1-2006 [9:28 (Cultura)].
  2. [Contestación a carta en la que se dice que la serie de TVE <<La memoria recobrada>> <<ha tratado desde un punto de vista parcial y beligerante la Guerra Civil [Española]>>:]  La emisión de La memoria recobrada, parte del proyecto del Gobierno para revisar la Guerra Civil, ha sido polémica.. Cada cual ha echado su cuarto a espadas y, con frecuencia, ha tratado de clavar la espada en cuestión en las tripas del columnista de enfrente [= de signo político diferente], lo cual seguramente da la razón a quienes juzgaron inconveniente esta intempestiva recuperación. Lo que nuestro corresponsal plantea es si no sería mejor concentrar esfuerzos en la divulgación cultural [en lugar de en el adoctrinamiento político sectario] desde la televisión pública enseñando [en lugar de Cainismo] Historia, una disciplina bastante maltratada./ Suscribo la moción.  José Javier Esparza. El Semanal TV,25-8-2006.
  3. El propio presidente del gobierno [central español] debería aprovechar la primera ocasión que tenga para decir claramente que la celebración en Valencia* de la Copa América [de vela] es un proyecto nacional. Un proyecto nacional tal y como lo fue la celebración de los Juegos [Olímpicos] del 92 en Barcelona, en donde todas las administraciones, empezando por supuesto por la administración [central] del Estado, echaron su cuarto a espadas y contribuyeron a que esos juegos pudieran ser un éxito.  Pedro J. Ramírez. Radio COPE,10-6-2004.     [* En la ciudad de Valencia, que es la capital de la región autónoma de Valencia].
  4. Un padre de esos que postulan los economistas, con los números en la punta de la lengua y un muñón de lápiz terciado detrás de la oreja, vincularía la prolongación de sus deberes como padre a que el hijo aprobase los exámenes, o alcanzara el 1,60 de estatura al frisar los quince años, o no enfermara de un cáncer insólito a los siete. Y conversamente, el hijo previsor rescindiría el contrato tan pronto el padre fuera al paro, o pariese la madre más hijos de los estipulados. Y así sucesivamente. Fuera los hijos imperfectos. Y fuera también, claro, los padres imperfectos./ ¿Saben lo que pasa en el fondo? Que hemos licenciado al Dios barbado y amantísimo de que hablaban los curas, pero lo hemos readmitido a la callada bajo la figura de los derechos. El Estado benefactor y la democracia se han convertido en los vicarios de Dios en la Tierra, y cuando vienen mal dadas, nos entra la comezón de que el magistrado eche su cuarto a espadas y nos devuelva al Paraíso Terrenal. Esto es infantil, y sobre todo, es inútil.  Alvaro Delgado-Gal. ABC,25-8-1997.
  5. Aquella noche don Alonso y Marcial siguieron conferenciando.. Encerráronse en el despacho, sacaron unos mapas y estuvieron examinándolos con gran atención; luego leyeron ciertos papeles en que había apuntados los nombres de muchos barcos ingleses con la cifra de sus cañones y tripulantes, y durante su calurosa conferencia, en que alternaba la lectura con los más enérgicos comentarios, noté que ideaban el plan de un combate naval./ Marcial imitaba con los gestos de su brazo y medio la marcha de las escuadras..; con los porrazos de su pie de palo contra el suelo, el estruendo del cañón; con su lengua estropajosa, los juramentos y singulares voces del combate; y como mi amo le secundase en esta tarea con la mayor gravedad, quise yo también echar mi cuarto a espadas, alentado por el ejemplo y dando natural desahogo a esa necesidad devoradora de meter ruido que domina el temperamento de los chicos con absoluto imperio. Sin poderme contener, viendo el entusiasmo de los dos marinos, comencé a dar vueltas por la habitación,..remedé con la cabeza y los brazos la disposición de una nave que ciñe el viento, y al mismo tiempo profería, ahuecando la voz, los retumbantes monosílabos que más se parecen al ruido de un cañonazo, tales como ¡bum, bum!..¡La andanada de sotavento!… ¡Fuego!… ¡Bum, bum!  Benito Pérez Galdós. Trafalgar (libro de 1873).
  6. Durante un tiempo se pensó que los idóneos gobernantes de los pueblos deberían salir de las filas de los humanistas; en otras circunstancias echaron su histórico cuarto a espadas los militares,..para abocar, en nuestros días, a la que pudiéramos llamar la dictadura de los contables.  Camilo José Cela. Levante, 11-7-1992.
  7. Algunos grupos antidemocráticos han intentado la desestabilización [en Argentina] desde 1983. Lo intentaron contra Alfonsín y contra Menem. Ahora, con la pantalla siniestra del terrorismo «Hizbolá» podrían haber echado, también, su siniestro cuarto a espadas.  Ovidio. ABC,21-7-1994.
Dibuo del periodista español Eduardo García Serrano usdo para ilustrar la expresión echar alguien su cuarto a espadas.
¿Puede echar alguien su cuarto a espadas en una tertulia? ¿Que si puede? ¡No hay mejor ocasión para hacerlo!

EXPRESIÓN RELACIONADA:

METERSE EN CAMISA DE ONCE VARAS