ABURRIR A LAS PIEDRAS

Significado de la frase ABURRIR A LAS PIEDRASResultar [alguien o algo] extraordinariamente aburrido y pesado.

Ejemplos de uso:

  1. [Fragmento de crónica del festival de música de Benicàssim publicada bajo el titular <<Lana Del Rey aburre a las piedras>>:]  el triunfo de [la cantante] Lana Del Rey es el triunfo del esteticismo huero en la era de Instagram.[..] Todo en su show..es pura pompa: desde las enormes palmeras que secundan el escenario transportándonos a esa California que en sus manos se debate entre el sueño y la pesadilla, hasta las tímidas coreografías, pasando por sus poses de mujer fatal. Su propuesta vintage..se antoja tan narcótica que acaba por invitar a echarse una buena cabezadita.  Carlos P. de Ziriza. El País,21-7-2019.
  2. [Resumen del texto precedente: En los últimos años se ha hecho en España mucho cine subvencionado y malo]. Y algo que no entiendo es la vulgaridad de reportaje populista que se ha tomado como norma para hacer una <<peli>> [= película] cualquiera. Se ha pedido una subvención y se ha hecho también <<lo previsto>>. Allí aparecen unos chicos con problemas de droga y de barrio..y diálogos onomatopéyicos o sobreabundantes en tacos comunes. Es muy sencillo escribir unos diálogos naturalistas, poniendo <<joder>> o <<coño>>, en lugar de comas y puntos. Y así se puede uno ganar la vida honradamente como dialoguista de cine.[..] El mal cine español de otras épocas, me divierte, porque es pintoresco.., pero el actual..me aburre.. El cine español actual..apunta siempre a los mismos temas, con las mínimas variaciones.[..] A los nuevos y jóvenes directores españoles no se les ocurre nada más.. Así se ha estado haciendo durante estos años y aburriendo a las piedrasFrancisco Nieva. La Razón,16-2-2003.
  3. Qué persona más aburrida. Es un auténtico plomo. Soporífero a más no poder. Es capaz de aburrir a las piedras. Aparece por los Pirineos y empiezan a bostezar las montañas nada más verle, eso seguro. Qué tío, cómo puede ser tan aburrido. Y lo mejor de todo es que su mujer es igual o peor. Tales para cuales, vamos; de eso no me cabe la menor duda. Se preguntarán el uno al otro: <<¿Y esta noche que vamos a hacer, amorcito mío>>. y Se contestarán: <<¡Aburrir a las piedras!>>. Y darán saltitos de alegría al oírlo, mientras dicen: <<¡sí!, ¡sí!>>.

Deja un comentario