VENDER LA MOTO

Significado de la frase VENDER LA MOTOColar una falsedad; persuadir con camelancia o engaño.

Ejemplo de uso[Debido al] absurdo éxito de Bridget Jones, ahora desempolvan la primera novela de Helen Fielding, de la que nadie había oído hablar. Así que en mayo veremos copadas las mesas de novedades [de las librerías] por Ricos y famosos en Nambula, que publica [la editorial] Lumen.[..] Eso es lo que mi sobrino y sus amigos, perfectos analfabetos, llaman vender la motoMaría Sarmiento. El Mundo,10-4-1999 [La Esfera].

Otros ejemplos de uso real de la frase:

  1. Vender la moto es una cosa que está muy fea. Muy fea. No hay que vender la moto. Si a uno le apetece, pues se aguanta; pero vender la moto, no. Que está muy feo.
  2. [El piloto] Fernando Alonso parte hoy desde la cuarta posición de la parrilla de salida en el Gran Premio de Bélgica. Si consigue cuatro puntos más que Kimi Raikkonen se convertirá, con 24 años, en el piloto más joven de la historia en lograr el título de campeón del mundo de Fórmula 1. De momento, el finlandés sale en segunda posición tras [el colombiano] Juan Pablo Montoya, su compañero en McLaren-Mercedes. La superioridad del coche de ambos sobre el Renault de Alonso se podría alterar si llueve.[..] Por ello es optimista, pero ve demasiada euforia a su alrededor: <<Sólo pido que no vendáis la moto antes de tiempo>>.  La Razón,11-9-2005.
  3. [Sexóloga hablando de que al hombre por lo general le basta el roce en el pene para lograr satisfacción sexual:]  [A las mujeres] Nos han vendido la moto fatal. ¡Vagina, vagina, vagina! ¡Meterla, meterla, meterla! [risitas escandalizadillas entre el público, mientras uno de los hombres de un grupo de música que ameniza el programa niega moviendo a los lados el dedo índice].  Antena 3 [TV],12-1-2000 [Sabor a ti].
  4. [El sevillano] Guillermo Summers..vive en El Escorial y votará el próximo día 14 de marzo en un colegio electoral de la capital. Una cilatada carrera como actor por los escenarios andaluces y su amor por su tierra natal le convierten en un perfecto conocedor de las virtudes y problemas de la Comunidad [= de la región autónoma (de Andalucía)]. Este polifacético profesional de la televisión..nos invita cada cierto tiempo a comprarnos un coche aunque él pide a los políticos andaluces que no le vendan la motoR. Vega. La Razón,6-3-2004.
  5. Se atribuye a la condición de los grandes políticos dotes de actos, capacidad de convencimiento y de seducción, cierto magnetismo, fascinar adecuadamente al personal para venderles la moto, envolver sus propuestas con una brillante puesta en escena.  Carlos Boyero. El Mundo,12-3-2003.
  6. <<Claudio es un ligón.. Les vende la moto a todas las mujeres>>, admite un familiar de la nueva pareja de [la escritora Ángeles González] Sinde, quien subraya que el [adinerado] editor [Claudio López de Lamadrid] es un <<rompecorazones nato>>.  Martín Bianchi. ABC,9-11-2013.
  7. También celebro que haya acabado la muy fraternal y fatigosa Navidad porque ya no voy a tener que sufrir en la tele los anuncios de colonias y perfumes que garantizan a sus usuarios que no van a parar de follar con todas las huríes y los efebos que les olfateen. Además, son tan sofisticados los publicistas de las fragancias, que plantean sus irresistibles ofertas a los compradores españoles en inglés y en francés, dando por supuesto que el personal al que se dirigen es trilingüe, tiene don de lenguas, encuentra muy sensual y afrodisiaco que les cuenten las maravillas de esas fragancias en idiomas ajenos. Mantengo fidelidad desde hace media vida a la misma colonia, además de gustarme mucho su olor, por una razón tan poderosa como que jamás la promocionan en la tele, porque nunca me vende la moto de que gracias a ella mi existencia lúdica va a cambiar, que las mujeres que me gustan van a encontrarme aún más seductor que al magnético [Marlon] Brando.  Carlos Boyero. El Mundo,9-1-2006.
  8. Las comunicaciones internas en Kabul son desastrosas o, simplemente, no son. Aquí, un extranjero ha de venir equipado con un teléfono satélite si quiere tener alguna oportunidad. Si alguien intenta venderle la moto de que sí que se puede con un móvil dual o tribanda, despréciele. No hay Internet, no hay red de telefonía móvil, no hay nada, ni siquiera un servicio mínimo de correos o telégrafos.  José Antonio Fuster. La Razón,24-2-2002.
  9. [Resumen del texto precedente: Una fábrica de condones nos ha publicado una estadística en la que se dice la cantidad de veces que los españoles copulan según regiones, así como la cantidad de tiempo medio empleado en el acto del fornicio]. Sorprende que..aún se estimen como válidos unos datos tan indemostrables. Sorprende más aún que las conclusiones de una fábrica de condones..sirvan para enjuiciar nuestra conducta sexual. Pero sobre todo sorprende, y causa cierto pavor, el sometimiento de la sexualidad a la aritmética.. Tradicionalmente, nos habían vendido la moto de que las instancias políticas y religiosas, en su represión sistemática del placer, habían inventado instituciones carcelarias (el matrimonio, la familia, etcétera) que enjaulasen ese placer y lo convirtiesen en rutina y obligación. Gracias a estas instituciones –se nos decía–, el placer, que nace del instinto y la impremeditación, quedaba sometido a vínculos de compromiso que reducían el imprevisible juego amoroso, que es aventura y azar, a un ejercicio fiscalizado que aseguraba la procreación, y, por tanto, la pervivencia de un orden que garantizaba la hegemonía de esas instancias políticas y religiosas.  Juan Manuel de Prada. ABC,17-3-2001.
  10. Durante mucho tiempo, los meapilas de alma cándida nos han estado vendiendo la moto de que el hombre es bueno y después llega la sociedad y lo estropicia. Y nada más lejos de la verdad, pues esa imagen del niño pequeño bondadoso y tierno, que llora cuando el pajarito se rompe una pata y le lleva sopita a los gatitos recién nacidos, es, si no enteramente falsa, al menos incompleta. Porque no hay nada más ajeno a la noción de bien y de mal, nada más despiadado ni cruel, que un pequeño hijo de puta.  Arturo Pérez-Reverte. El Semanal,18-9-1994.

Deja un comentario

Scroll Up