SALVA SEA LA PARTE

La expresión SALVA SEA LA PARTE tiene tres significados:

  1. [Eufemísticamente] La zona genital humana, tanto la masculina como la femenina.
  2. [Eufemísticamente] Partes pudendas (órganos sexuales) del hombre en su conjunto o, si del contexto así se desprende, bien los testículos o bien el pene.
  3. [Eufemísticamente] El culo (las nalgas).

Ejemplos de uso:

SALVA SEA LA PARTE   1

[Eufemísticamente] La zona genital humana, tanto la masculina como la femenina.

  1. En [el concurso televisivo] <<La isla de los famosos>>, María Pineda se las tuvo que ver con más de doscientas cucarachas (y algún cangrejo) recorriendo su cuerpo moreno. Si un momento antes, para comer gusanos, se tapó la nariz, con los otros bichos optó por apretar las piernas. Una cosa es tener cucarachas en el pelo..y otra que se te metan por salva sea la parte.  Rosa Belmonte. ABC,27-6-2003.
  2. Tengo la certeza de que muchos de esos corresponsales..son magníficos periodistas, incluso escritores con algo que decir primorosamente [si pudieran enviar las noticias por escrito], pero como les han puesto un petardo en salva sea la parte y les han arrancado su herramienta*, con perdón, se quedan perdidos en la niebla.. Qué suerte tuvieron los corresponsales en el extranjero nacidos antes del terrible invento de la tele   Jaime de Armiñán. ABC,2-1-1995.     [* Su herramienta es el bolígrafo, cabe entender, actualmente sustituida por un micrófono (el aparente símil hecho se basa en que también se llama así, herramienta, a lo que más se parece a un bolígrafo en la parte del cuerpo denominada entrepierna, la zona que hay entre los muslos)].

SALVA SEA LA PARTE   2

[Eufemísticamente] Partes pudendas (órganos sexuales) del hombre en su conjunto o, si del contexto así se desprende, bien los testículos o bien el pene.

  • Así, si por ejemplo si en el contexto se habla de patada o de arrancar o de rascarse, hay que entender que la parte pudenda de la que se habla es los testículos, mientras que si por ejemplo se habla de longitud está claro que se habla del pene, y si se habla de tamaño lo normal es también entender que la parte pudenda de la que se habla es el pene (por ejemplo: los hombres suelen estar preocupados por el tamaño de salva sea la parte, y si por muchos de ellos fuera, sin duda gente sin miedo a pisar mangueras, a saber lo que elegirían tener entre las piernas)).
  1. El casi único personaje masculino de [la película] Brujas..sale especialmente mal parado, y recibe una patada de Ana Álvarez..en salva sea la parte [= en los testículos].  Borja Hermoso. El Mundo,20-4-1996.
  2. Se dirigieron ambos las manos a salva sea la parte [= al pene] y se pusieron a competir en fuerza de meada: a ver quién meaba más lejos. La clásica escena de chavales en torno a los diez años, o no necesariamente tan jóvenes. 

SALVA SEA LA PARTE   3

[Eufemísticamente] El culo (las nalgas).

  1. [Con este acuerdo económico (de recorte de ayudas a España) tomado por los quince países que integran la Unión Europea] Nos han dado una patada en salva sea la parte*.  Federico Jiménez Losantos. Radio COPE,23-4-2004.     [* Aquí no está claro a qué se refiere, si al culo o a los testículos. Podría ser a cualquiera de las dos cosas. Si la idea del hablante es de desprecio hecho o de humillación infligida, como quizá sea lo más probable, entonces se trata de patada en el culo, mientras que si lo que tiene en mente el hablante es daño hecho, parece más razonable pensar que a lo que se refiere es a los testículos, al ser ahí bastante más dolorosa la patada que en el otro sitio]. 
  2. [Resumen del texto precedente: El presidente del gobierno español parece acabado y sus correligionarios con aspiraciones de sucesión preparan sus dentelladas]. Con..José Blanco, dispuesto a hacer cualquier cosa..para estar bien situado cuando a su señorito [el señor presidente] le den una patada en salva sea la parte.  Tomás Cuesta. ABC,22-5-2010.
  3. Y eso crea costumbres y casi callos en salva sea la parte, de tanto andar sentados en las poltronas.  Víctor Márquez Reviriego. ABC,25-1-1998.
  4. ..una operación [de cirugía estética] que suele costar entre 40.000 y 150.000 dólares, en función de los arreglos en labios, pómulos, orejas, nariz, pechos, caderas y salva sea la parte   Alfonso Armada. ABC,13-7-2003.
  5. La dinámica de la basurización integral es así como funciona, según los cálculos trigonométricos más recientes: con fuerza gravitatoria hacia el centro no de la Tierra, qué va, je, je, qué más quisieran algunos. No es hacia ahí, ni mucho menos, hacia donde atrae la gravitación de la ley de la basurización integral universal, sino hacia el centro pero de una pletórica y apabullante bola de nieve que uno la mira y, si estaba en la higuera, pues a lo mejor en vez de decir: <<¡joder, cómo se nota por dónde ha salido! ¡Claro, por dónde va a salir, por el sitio de moda!>>, pues a lo mejor en vez de decir esto, al ver la bola de nieve hacia cuyo centro atrae la citada ley va y, como estaba en la higuera y encima no estudia trigonometría, dice: <<¡andá, pero si es de lo que sale por salva sea la parte!”.

Ejemplos suplementarios de uso:

Al jugar al ratón y al gato hay que llevar cuidado de no acabar escondiéndose en lo alto de una torre como esta de la foto de abajo, porque pinchan mucho y aunque se extreme el cuidado a lo peor acaba uno pinchándose, lo más fácil en salva sea la parte, ya que tras el esfuerzo de trepar a la cima, y con tanto andar distraído y haciendo simultáneamente, sin darse uno cuenta, el chorra, pues igual va uno y comete la imprudencia de sentarse, y aunque la chorra le salga sana y salva, o igual no, también tiene su importancia el pompis, no en vano por algunos considerado, junto a la cama y a la rueda, lo mejor que ha salido de la creación.

Dicho de otra forma:

Si uno quiere trepar aquí, a la torre de la foto que hay bajo estas líneas, ha de llevar muchísimo cuidado, además evidentemente de no caerse, con la aguja del extremo superior, a la que le podría dar por intentar trepar también ya puestos a incurrir en imprudencias temerarias, bien por ser un descerebrado o bien por tener la mente distraída con algo como, por ejemplo, jugar al ratón y al gato, que ya hay que tener cuadrada salva sea la parte, lo que vulgarmente se llama los cojones, para acabar ahí en tal juego. Hay que dejarse de juegos y estar muy centrado al subir a estos sitios tan peligrosos y en los que es tan fácil partirse la crisma o pincharse en salva sea la parte, o sea, lo que cuando uno está en confianza llama sencillamente culo.

Torre metálica de comunicaciones con un pararrayos en su extremo superior, en una imagen usada para ilustrar la expresión salva sea la parte.
Torre comprensiblemente muy tentadora para quienes disfruten con la emoción de trepar a sitios corriendo al hacerlo grave riesgo para su integridad física, y también sin duda elegible como destino final de algún que otro juego más o menos inconsciente. Pero conviene no olvidar, tanto en un caso como en el otro, que lo que más les gusta a las agujas es pinchar, y sobre todo en salva sea la parte.
Scroll Up