SALIRLE DEL CORAZÓN

Significado de la frase SALIRLE DEL CORAZÓN [algo a alguien]:  Ser expresión sincera de genuino deseo [de (por parte de) la persona de que se trate].

  • Por ejemplo: Si a alguien le sale del corazón un elogio que hace, ese elogio es expresión sincera de genuino deseo de hacerlo de (por parte de) esa persona (esa persona es sincera al hacer ese elogio, el cual refleja con fidelidad cómo se siente y que hace porque le apetece verdaderamente hacerlo).

Ejemplos de uso:

  1. Mis palabras de consuelo al perdedor puedo asegurarte que me salieron del corazón. Para mí, los adversarios no son enemigos, son simplemente eso: adversarios, y me merecen el mismo respeto que, como adversario también que soy yo mismo, deseo para mí.
  2. [Resumen del texto precedente: Características destacadas de la reciente campaña electoral española para las elecciones europeas han sido la total falta de ese ingenio que el americano Stevenson desplegara en las suyas y la grosería de la que la mayoría de los candidatos han hecho gala. El ingenio es un don que no se puede adquirir, y por ello disculpable su inexistencia en los candidatos. Pero no lo es, en cambio, la ausencia de educación en los mismos, pues ésta es virtud que queda dentro del poder de la voluntad. Tres de los candidatos la han  tenido, y son precisamente ellos lo único digno de ser recordado en relación con la mencionada campaña]. Nos quedará, tan sólo, el recuerdo de los primeros candidatos de los tres grandes partidos: [Abel] Matutes, [Fernando] Morán, Puerta./ A falta de ingenio mordaz, estos hombres exhibieron seriedad y buenos modales.[..] Matutes y Puerta tuvieron la caballerosidad no sólo de felicitar públicamente al perdedor, Morán, sino de proclamar su valía y de ¡consolarle! “Nos hemos estrechado la mano y les aseguro que eso nos ha salido del corazón.[..]”.  Manuel Lloris. Las Provincias,17-7-1994.
  3. SALIRLE DE LO MÁS HONDO DEL CORAZÓN [algo a alguien]:  (forma intensiva):  El beso que le di al cadáver no fue en absoluto protocolario. Me salió de lo más hondo del corazón. Seguro que sus familiares no lo dudaron un segundo, conocedores como son de cuánto le apreciaba yo en vida.

Deja un comentario

Scroll Up