QUERER CON LOCURA

Significado de la frase QUERER CON LOCURA [A alguien]:  Querer torrencialmente (intensa y apasionadamente) [a]; estar locamente enamorado [de]; sentir [por alguien del otro sexo (o del propio sexo, obviamente, si se es homosexual)] un amor (de tipo sexual) extraordinariamente fuerte y muy difícil de controlar.

  • QUERERSE CON LOCURA = Quererse mutuamente de forma intensísima y apasionadísima; estar locamente enamorados uno del otro; sentir [dos personas] la una por la otra un amor (de tipo sexual) extraordinariamente fuerte y muy difícil de controlar.

Ejemplos de uso:

QUERER CON LOCURA:

  1. [Titular de prensa:]  <<Quise al príncipe con locura>>, dice a [la revista] Telva [Isabel Sartorius].  El Mundo,18-2-2012 [Crónica].

QUERERSE CON LOCURA:

  1. Ya se rumoreaba desde hacía tiempo que su relación era como una montaña rusa [por sus acentuadísimos altibajos]: pasaban de quererse con locuraa tirarse los trastos a la cabeza. Y al final, tal ajetreo sentimental no ha terminado bien. Después de siete años de matrimonio, [la actriz] Kim Basinger y [el actor] Alec Baldwin han puesto fin a su relación y ya han presentado la solicitud de divorcio ante el tribunal superior de Los Ángeles.  La Razón,14-1-2001.
  2. [Resumen del texto precedente: En el programa televisivo “Nunca es tarde” gente corriente cuenta sus miserias. En su primera emisión una mujer contó que su hermano no la hablaba desde que ella se lió con su tío]. Los hermanos, que se querían con locura hasta que se metió su tío por en medio, permitían todo tipo de conjeturas morbosas.  Ramón de España. El País,4-11-1995.
  3. [Dicho por colaboradora en la presentación del programa de cotilleo sobre famosos <<Por la mañana>>:]  Se querían con locura.  TVE-1,27-6-2003.

En la década de 1940, Antonio Quintero, Rafael de León y Manuel Quiroga (compositores que compartieron la autoría de muchas canciones del género de la copla y más conocidos como Quintero, León y Quiroga) compusieron para Gracia de Triana la copla <<No me quieras tanto>>, que la cantante grabó en 1944 y en la que se usa la frase que nos ocupa, como puede comprobarse en su letra, dada más abajo. Como es lo habitual en este género, la canción ha sido interpretada por muchas cantantes. Así, fue popularizada por Concha Piquer, en una versión, en opinión de quien esto escribe, superior a la original. Una versión a su vez mejorada, en la misma opinión y con todos los respetos a su señora madre, por la hija de Concha Piquer: Conchita Piquer. Esta última es la que se ofrece aquí a continuación. En el canal de Youtube de donde se toma, Juradistadecorazon, hay un comentario, el de Alonso González, que dice así: <<Buena versión la de la hija, mejor la de la madre. Y no hay que olvidar la de Gracia de Triana>>. Bueno, sobre gustos no hay nada escrito, y en cualquier caso todas ellas son grandes cantantes para una preciosa copla, de cuya letra se da la transcripción bajo el vídeo:

ESPAÑA.  Conchita Piquer:  «No me quieras tanto».

LETRA DE LA CANCIÓN

(sobre el vocabulario hay algunas notas abajo)

Yo tenía veinte años y él me doblaba la edá*. En mis sienes había noche y en las suyas madrugá*. Antes [de] que yo lo pensara, mi gusto estaba cumplío*: ná* me fartaba* con él. Me quería con locura, con tós* sus cinco sentíos*. Yo me dejaba querer. Amor me pedía como un pordiosero, y yo le clavaba, sin ver que sufría, cuchillos de acero.

Ay. No me quieras tanto ni sufras por mí. No vale la pena que por mi cariño te pongas así. Yo no sé quererte lo mismo que tú [me quieres a mí] ni pasar la vida pendiente y esclava de esa esclavitú*. No te pongas triste; sécate ese llanto; hay que estar alegre. Mírame y aprende. Ay. No me quieras tanto.

Con los años y la vía* ha cambiado mi queré* y ahora busco de sus labios lo que entonces desprecié. Cegaíta* de cariño, yo le ruego que me ampare, que me tenga cariá*. Se lo pido de rodillas, por la gloria de su mare*; y no me sirve de ná*. Como una mendiga estoy a su puerta. Y con mis palabras mi pena castiga dejándome muerta.

Ay. No me quieras tanto ni llores por mí. No vale la pena que por mi cariño te pongas así. Yo no sé quererte lo mismo que tú [me quieres a mí] ni pasar la vida pendiente y esclava de esta esclavitú*. No te pongas triste; sécate ese llanto; hay que estar alegre. Mírame y aprende. No me quieras tanto.

De tó* lo del mundo sería capaz con tal [de] que el cariño que tú me tuviste volviera a empezar. Por lo que más quieras: sécame este llanto. Maldigo la hora en que yo te dije: ¡no me quieras tanto!

[Notas (*): cariá = caridad; cegaíta = cegadita (diminutivo de cegada); cumplío = cumplido; edá = edad; esclavitú = esclavitud; fartaba = faltaba; madrugá = madrugada; mare = madre; = nada; queré = querer; sentíos = sentidos; tós = todos; vía = vida].

FRASES RELACIONADAS:

JURAR AMOR ETERNO

REQUERIR DE AMORES

PENAS DE AMORES

Deja un comentario

Scroll Up