PONER LOS PELOS DE PUNTA

A continuación se dan los significados de las dos siguientes expresiones y variantes: PONER LOS PELOS DE PUNTA y PONER LA PIEL DE GALLINA. (PONER LOS PELOS DE PUNTA 2 = PONER LA PIEL DE GALLINA 2).

PONER LOS PELOS DE PUNTA (o PONER LOS PELOS COMO ESCARPIAS) [A alguien]:

  1. Causar[le] un horror tremendo; horrorizar[le] sobremanera [a esa persona].
  2. Causar[le] una impresión fortísima; impresionar[le] muchísimo (en un sentido positivo o negativo) [a esa persona].

PONÉRSELE LOS PELOS DE PUNTA (o PONÉRSELE LOS PELOS COMO ESCARPIAS) [A alguien]:

  1. Sentir un horror tremendo; horrorizarse sobremanera [esa persona].
  2. Recibir una impresión fortísima; impresionarse muchísimo (en un sentido positivo o negativo) [esa persona].

PONERSE LOS PELOS DE PUNTA (o PONERSE LOS PELOS COMO ESCARPIAS):

  1. Ser algo verdaderamente horroroso; ser cosa extraordinariamente horrorosa.
  2. Ser algo verdaderamente impresionante; ser cosa extraordinariamente impresionante.

PONER LA PIEL DE GALLINA [A alguien]:

  1. Hacer que la piel del cuerpo [de una persona] adquiera aspecto de piel de gallina.
  2. Impactar mucho emocionalmente o impresionar sobremanera.

PONERSE LA PIEL DE GALLINA:

  1. Adquirir la piel del cuerpo [de una persona] el aspecto de piel de gallina; volverse la piel de uno <<piel de gallina>>.
  2. Resultar uno muy impactado emocionalmente o sobremanera emocionado.

PONER LOS PELOS DE PUNTA 2 = PONER LA PIEL DE GALLINA 2

Ejemplos de uso de ambas frases y sus variantes:

PONER LOS PELOS DE PUNTA (o COMO ESCARPIAS) [A alguien]   1

Causar[le] un horror tremendo; horrorizar[le] sobremanera [a esa persona].

PONER LOS PELOS DE PUNTA [A alguien]

  1. Poner los pelos como escarpias significa lo mismo que poner los pelos de punta, pero quizá a algunos les pueda parecer que poner los pelos como escarpias tiene un matiz ligeramente más tremendista que poner los pelos de punta, o que suena un poquito más enfático. Pero básicamente, ambas expresiones, poner los pelos de punta y poner los pelos como escarpias, son intercambiables. Una cosa sí que parece clara, sin embargo: ponerse los pelos de punta es lo que dice uno con mayor naturalidad para expresar su significado, y no ponerse los pelos como escarpias.
  2. Leo aquí en [el periódico] Las Provincias que “hay pueblos que pierden más del 80 por ciento del agua que introducen en sus redes de abastecimiento” y que de subsanarse este desafuero “se podría ahorrar el equivalente al pantano de Guadalest lleno”.[..] El consejero Cartagena [el responsable político local de Obras Públicas, Fernando Cartagena] ha repetido su amenaza, consistente en cortar en todo o en gran parte la ayuda a los municipios que no se ayuden a sí mismos [subsanando esa deficiencia]. Y es que las cifras..son para poner los pelos de punta. “El rendimiento medio de las redes en pueblos de tamaño medio es del 35 por ciento”.  Manuel Lloris. Las Provincias,11-1-1996.
  3. Muchos buscan paraísos.[..] Otros buscan infiernos. Dante, sin ir más lejos.[..] Yo he encontrado muchos: Bombay, Delhi, Madrás, Hongkong, Kuala Lumpur, Yakarta, Milán, Casablanca, Pequín, Shanghai, Ciudad de México, Caracas, Bogotá, Bucarest, Los Ángeles… Y Madrid.[..] He terminado de leer en estos días El último tren a la zona verde, de Paul Theroux (Alfaguara). En él describe el autor un épico viaje por Sudáfrica, Namibia y Angola. La parte del libro dedicada a ese último país es apocalíptica, pone los pelos de punta, espanta al más pintado (yo, por ejemplo)… Si Theroux dice verdad, y no hay motivo alguno para dudar de lo que describe, todos los infiernos mencionados más arriba resultan, en comparación, casi paradisíacos.  Fernando Sánchez Dragó. El Mundo.es,11-9-2015 [blog Dragolandia].
  4. El repaso diario a la actualidad del país, o sea, España, pone los pelos de punta; la vieja sección de sucesos que antaño ocupaba unas pocas columnas de las últimas páginas de la prensa, se ha colocado en los titulares de la primera y con sobrada razón.[..] Ahora produce escalofríos no sólo la cantidad, sino el refinamiento de tantos delitos con víctimas mortales como se cometen. Y la perversión de esas otras salvajadas, violaciones de niñas, acuchillamiento sádico de prostitutas callejeras, palizas bestiales a mendigos y gentes de otras razas, incestos reiterados dentro del propio hogar familiar.  Fernando Vizcaíno Casas. Las Provincias,17-2-1997.
  5. Su testimonio [el del citado revolucionario] pone los pelos de punta. Justifica con estremecedora frialdad las mutilaciones a las que sometió la guerrilla que dirigía a miles de habitantes de Sierra Leona y los asesinatos en masa.  El Mundo,18-5-2000.
  6. [Crítica a filme, calificado como <<regular>>, protagonizado por R. Arquette y C. Fischer:]  Ver a Rosanna Arquette..junto a la petarda de Carrie Fischer pone los pelos de punta. No obstante, se trata de un telefilme de intriga con alguna sorpresa agradable y una trama aceptable.  Federico Marín Bellón. ABC,22-1-2000.
  7. El Tribunal de Cuentas [de España] ha destapado sólo la punta del iceberg al denunciar las anomalías en los ingresos de las formaciones políticas, cuya voracidad resulta cada vez más alarmante, cuyas deudas, que pagaremos entre todos, ponen los pelos de puntaLuis María Anson. La Razón,8-10-2003.
  8. Pero no puede..dejar de sorprenderme..la megalomanía de la Ciudad de la Cultura de Santiago [de Compostela].[..] Los números, de superficie y de costos, ponen los pelos de punta. Cualquier faraón habría perdido el nemes y hasta el ibis ante ellos. Por supuesto ni está concluido ni se concluirá..de momento: demasiados cientos de miles de millones de todo.[..] Deseo de veras que..Galicia consiga darle un contenido suficiente que justifique semejante disparate.  Antonio Gala. El Mundo,14-1-2011.
  9. Una nueva ola de machismo amenaza con invadirnos.[..] Sorprende que una encuesta sea tan discriminatoria, que un porcentaje elevado de muchachos entre 14 y 18 años afirme que una mujer debe ganar, en el mismo oficio, menos que el hombre y pone los pelos de punta que digan que cuando una esposa es maltratada ella sabrá el porqué.  Julián García Candau. La Razón,1-8-2001.
  10. PONER LOS PELOS DE PUNTA A [alguien]:  El programa económico de [el partido comunista español] IU [= Izquierda Unida] parece muy de izquierdas, pero pone los pelos de punta a conservadores y a liberales. Un país que lo pusiera en práctica podría dar gracias al cielo si rectificara antes de hundirse irremisiblemente en el tercer mundo.  Manuel Lloris. Las Provincias,11-5-1995.
  11. La perspectiva de una nueva crisis como la de Mariel, en 1980, pone los pelos de punta no sólo a las autoridades de Florida, sino al presidente [Bill] Clinton   El País,20-8-1994.
  12. lanzó un aullido que puso los pelos de punta al vecindario   Javier Tomeo. ABC, 25-2-1999.
  13. En Barcelona, hay un barrio entero salpicado de esta prostitución infantil, inimaginables pecados de lujuria y perversión que ponen los pelos de punta al menos gazmoño de los observadores.  Jaime Campmany. ABC, 31-7-1997.
  14. Un suceso terrible, el asesinato a puñadas, seguido de degollación, de una muchacha, presuntamente perpetrado por dos aparentes amigas suyas, se ha llevado muchos minutos de radio y de televisión, y ayer aparecía en los periódicos más importantes del país.. Los sumarios ponen los pelos de punta a cualquiera: <<En España, un millón de personas presentan esta patología [responden al perfil del psicópata]: 990.000 son jefes, padres, hijos, empresarios…>> [según informa el diario El Mundo].  Ramón Pi. ABC,31-5-2000.
  15. [Con referencia a una película:]  El argumento pondría los pelos de punta al mismísimo [actor de cráneo afeitado] Yul Brynner. El hijo de un magnate árabe sale del manicomio y se alía con un gato (sic) para vengarse de su malvada madrastra. Como sugiere el título, huele   Federico Marín Bellón. ABC,17-11-1999.
  16. La imaginación puede bastar para poner los pelos de punta. De hecho, puede ser lo mejor para poner los pelos de punta: lo que uno imagina.
  17. PONERLE LOS PELOS DE PUNTA [A alguien]:  No hay un sólo libro en el mundo que, a mi juicio, merezca la pena de muerte o destierro./ El <<donoso y grande escrutinio que [en la novela de Cervantes] el cura y el barbero hicieron en la librería>> de don Quijote me pone los pelos de puntaJaime Campmany. ABC,14-1-1997.
  18. Hace un par de semanas leí*..algo que me pareció inconcebible, me puso los pelos de punta.. Contabas [amigo] Ignacio en él que pocos días atrás, encontrándote en Ámsterdam, quisiste pagar el gintonic que acababas de tomar con un billete de curso legal y el camarero te dijo que allí no se aceptaban pagos en metálico, sino, sólo, con tarjeta. Y no fue eso, siendo malo, lo peor.[..] Lo peor venía unas cuantas líneas más abajo al añadir tú que dentro de un año dejará de existir el dinero en Dinamarca y todos los pagos, así sean para sufragar una bolsa de pipas o una piruleta para el nene, tendrán que abonarse recurriendo al plástico. Estremecido por tan negro augurio me puse yo a buscar información privilegiada y vine a saber que en España (ese país estalinista), y no sé si también en el resto de la Unión Europea (ese engendro leninista), tomarán la misma medida en 2017.[..] Van a ponernos un código de barras en la muñeca. Será, por fin, la marca de la Bestia descrita por [el supuesto evangelista y autor del libro bíblico El Apocalipsis] Juan en [la isla griega de] Patmos. El ministro de Interior, el de Hacienda y la cajera de mi banco sabrán lo que como, lo que bebo y lo que leo.  Fernando Sánchez Dragó. El Mundo,18-10-2015.     [* Seguramente no es el artículo al que hace referencia el señor Dragó, pero Ignacio Vidal-Folch publicó un artículo en El País del 16-6-2015 en el que se refiere a preocupantes <<medidas de sometimiento del ciudadano>> y en el que hace alusión al caso danés comentado por Dragó (el artículo se titula <<¡Oye, joven!>>)].
  19. Lo que a [el escritor estadounidense] Truman [Capote] le gustaba hacer de verdad era asistir a una fiesta realmente elegante de la alta sociedad o a una cena de muchísimo lujo, llamarme y decirme: “¿Puedes quedar conmigo alrededor de medianoche en Cowboys?”, que era un bar de jovencitos, o en el Haymarket, donde estaban los chaperos más brutotes, o el Mineshaft, una cueva sadomaso [= sadomasoquista] en la que [te] quitabas la ropa nada más entrar. A mí el Mineshaft me asustaba hasta ponerme los pelos de punta. A Truman no le impresionaba lo más mínimo. Andaba por allí como si fuera el dueño del establecimiento. Había veces en que algunos empezaban a exhibirse porque sabían que él estaba allí, observándolos. Capote era como un estimulante.  Dotson Rader. Magazine,5-2-2006.
  20. [Descripción de filme en programación televisiva:]  Película de terror gore.. Una turista nos pone los pelos de punta..en una mansión de Toledo en la que pasa una noche   Federico Marín Bellón. ABC,23-5-1999.
  21. [En pleno goteo de ataques de terrorismo bacteriológico contra EE.UU.,] Washington nos vuelve a poner los pelos de punta [con el anuncio hecho por el fiscal general de que los servicios de inteligencia han descubierto que, tras los apocalípticos atentados terroristas llevados a cabo contra EE.UU. el pasado 11 de septiembre, se preparan nuevos atentados].  Hilario Pino. Telecinco,30-10-2001 [Informativos 14:30]. 
  22. [Palabras dichas, en película estadounidense, por un doctor a dos supuestos periodistas:]  Aquí dentro [en el laboratorio (donde se experimenta con reptiles)] van a ver algunas cosas que van a ponerles los pelos de punta.  TVE-1,17-10-2004 [16:00].
  23. PONERLE LOS PELOS DE PUNTA A [alguien]:  Continúa la polvareda en torno a la austriaca Elfriede Jelinek, a la que le dieron el premio Nobel de literatura. Hay que reconocer que este año la Academia de Suecia ha estado que, vamos, parece digna de la ministra de Cultura de este país [objeto de frecuente sátira por parte de los periodistas] o de la ministra [española] de Educación [no menos apetitosa para la crítica más ferozmente burlona]. Le han dado el premio Nobel de la paz a una keniata que insiste en que el sida es una invención de los blancos para acabar con la raza negra (y lo dice continuamente); y el premio Nobel de literatura, pues se lo han dado a una autora absolutamente escalofriante como Elfriede Jenilek, que describe en alguna de sus novelas cómo cortarse la vagina con una cuchilla de afeitar, acto que sólo mencionarlo le pone a uno los pelos de puntaCésar Vidal. Radio COPE,11-10-2004.
  24. [El comandante] se había hecho una reputación de asesino terriblemente cruel e implacable. Nadie sabía concretamente qué era lo que hacía ni dónde ni cuándo ni cómo, pero su presencia les ponía a algunos los pelos de punta.. A mí no, porque habiéndolo tratado antes de la guerra conocía sus buenas cualidades.  Ramón J. Sender. El superviviente (novela de 1978).
  25. En el libro titulado Víctimas de la guerra civil hay guarismos que le ponen los pelos de punta a cualquiera.
  26. [Crítica al filme <<Las tres caras del miedo>>:]  Mario Bava..dirige tres episodios independientes: una mujer recibe amenazadoras llamadas de teléfono, un hombre se convierte en vampiro y, por último, un grifo gotea (como lo oyen, para ponerle a cualquiera los pelos de puntaMarino Moreno. ABC,3-1-2000.
  27. El problema [de qué se debe hacer con los locos] no está resuelto. Con los socialistas, los pacientes sueltos en virtud de la genialidad de una escuela psiquiátrica. Algunos viven en sus casas y conozco alguna que otra historia que ame pone los pelos de puntaManuel Lloris. Las Provincias 31-7-1998.

PONER LOS PELOS COMO ESCARPIAS [A alguien]

  1. [Con referencia al noruego autor el 22-7-2011 de un doble atentado, en Oslo y la cercana isla de Utoya, con la finalidad de alertar de la necesidad de defender a Europa de la invasión musulmana que padece por culpa del imperante afán multiculturalista en general y de islamización de Europa en particular:]  Se ha repetido hasta la náusea..que..Anders Behring Breivik, es <<ultraderechista>> y <<fundamentalista cristiano>>..; pero se nos ha de conceder que la pertenencia a la masonería no es muy propia de ‘ultraderechistas’ y ‘fundamentalistas cristianos’. Tampoco lo es, por cierto, citar al pensador liberal John Stuart Mill como autor de cabecera, que es lo que Breivik hacía en su cuenta de [la red social] Twitter; licencia que a cualquier ‘ultraderechista’ y ‘fundamentalista cristiano’..pondría los pelos como escarpias.  Juan Manuel de Prada. XL Semanal,7-8-2011.
  2. [Gustavo de Arístegui (portavoz del Partido Popular para Asuntos Exteriores), en entrevista de César Vidal: [A demasiados ciudadanos la forma en que está gobernando el Partido Socialista] les está poniendo los pelos como escarpias.  Radio COPE,1-12-2004.

PONER LOS PELOS DE PUNTA (o COMO ESCARPIAS) [A alguien]   2

Causar[le] una impresión fortísima; impresionar[le] muchísimo (en un sentido positivo o negativo) [a esa persona].

PONER LOS PELOS DE PUNTA [A alguien]

  1. [Palabras dichas por un viandante calvo en Nueva York con motivo del aniversario de los atentados terroristas contra el World Trade Center:]  [El silencio hoy en Nueva York] realmente pone los pelos de punta.  Telecinco,11-9-2002 [Informativos 20:30].
  2. Nuestro juego, su última novela, es una obra maestra y, además, tan clarificadora respecto al desordenado tablero de ajedrez en que vivimos..como el más sesudo de los ensayos: y tan lúcida que pone los pelos de punta.  Maruja Torres. El País,22-3-1995.
  3. La contemplación de la belleza paisajística no suele poner los pelos de punta. Lo normal es que no ponga la piel de gallina, entre otras razones porque es una cosa demasiado amplia, difuminada y serena, no concentra un intenso poder de impacto en un corto espacio de tiempo. Para ponerle a uno la piel de gallina es mejor el impacto sonoro, y en particular el de la música.
  4. [Arsenio Iglesias (entrenador del Deportivo de La Coruña, club de fútbol gallego (de la región española de Galicia)), en entrevista de Manuel Rivas:]  Yo sé lo que es un emigrante. Y eso sí que es duro. Es así que lo que realmente te emociona..es cuando ves a los paisanos en Inglaterra o en Alemania. Y cuando te escriben sus hijos diciendo lo que para ellos significa que se hable de un club gallego en toda Europa. Cuando fuimos a Birmingham entrenamos por la noche. El estadio estaba vacío.[..] reuní a los jugadores en un círculo y les dije: “Mañana esto estará lleno, habrá..paisanos nuestros emocionados, y vamos a hacer lo que sea por ellos”. Esas cosas sí que te ponen los pelos de punta.  El País Semanal,27-3-1994.
  5. Cada lunes, el flamenco toma el escenario de la sala Revólver, donde antes sólo campaban decibelios rockeros. Un cantaor decía que allí no hace falta que la música le ponga al público los pelos de punta porque ya los tiene [porque son punkies, etc.].  Blanco y Negro,10-4-1994.
  6. La música tradicional o popular gallega tiene en la pieza titulada <<Alborada gallega>> (también conocida como <<Alborada de Veiga>>) un tema emblemático. El autor de la composición es Pascual Vega Iglesias, nacido en 1842 en la hermosa localidad de Mondoñedo (provincia de Lugo) y fallecido en 1906. El grupo madrileño de música pop Los Relámpagos hizo en los años sesenta una versión de esta composición que está puesta en Youtube y lleva bajo el vídeo, entre otros comentarios elogiosos, este de Luis Lario Morales alusivo a la emoción que le produce la escucha de música tan exquisita: <<No soy gallego, pero me pone los pelos de punta escucharlos>>.

PONER LOS PELOS COMO ESCARPIAS [A alguien]

  1. El flamenco me pone los pelos como escarpias.
  2. Hay gente a la que le pone los pelos como escarpias escuchar esta clase de música. A mí, en cambio, me deja indiferente. La encuentro insulsa; no me dice nada.

PONÉRSELE LOS PELOS DE PUNTA (o COMO ESCARPIAS) [A alguien]   1

Sentir un horror tremendo; horrorizarse sobremanera [esa persona].

PONÉRSELE LOS PELOS DE PUNTA [A alguien]

  1. La vieja Física nos explicaba que el átomo, como había intuido Demócrito, era indivisible. Luego, se nos pusieron los pelos de punta al saber[= nos horrorizó sobremanera saber; fue cosa extraordinariamente horrorosa para nosotros saber (fue cosa que nosotros encontramos extraordinariamente horrorosa saber, que a nosotros nos causó grandísimo horror saber)] que la división engendraba una energía devastadora.  Luis Ignacio Parada. ABC,6-6-1998.
  2. –[..] Porque Dios sabe lo que va a venir aquí. Tú, figúrate. Se van a desbordar las masas.[..] A ti, vamos a ver; ¿no se te ponen los pelos de punta al pensar…? –Sí, señor; sí, señor, que se me ponen.  Benito Pérez GaldósEl doctor Centeno (novela de 1883).
  3. [En el periódico La Razón del 29-8-2005 Luis María Anson escribe lo siguiente sobre la supuesta maniobra electoralista del partido gobernante en España (PSOE (Partido Socialista)) para hacerse con los jugosos votos de los inmigrantes, principalmente africanos: “Según he denunciado reiteradamente.., la <<disparatada>> política de legalizar inmigrantes..no era tan disparatada: primero, se les legaliza; después, que voten”. Palabras de Cristina López Schlichting sobre esta cuestión, en programa radiofónico de análisis político:Vámonos un poquito a la publicidad, que yo me calme [tras comentar un hecho (político) tan indignante] y después les voy a poner..un corte que les va a poner a ustedes muy nerviosos./ [Reproducción del citado corte:] <<Nosotros, los policías, como están las cosas, no nos hacemos responsables de lo que pueda ocurrir a medio plazo en materia de inmigración, porque si se realiza un proceso de regularización extraordinario y si se llevan a cabo todas estas reformas que tienen pensado llevar a cabo, nosotros no podemos garantizar la seguridad pública, porque se pueden producir reacciones sociales de resultados imprevisibles>>./ [Cristina López Schlichting:] Pues era* el portavoz de la Confederación Española de Policía, de uno de los principales sindicatos policiales nacionales, don Rodrigo Gavilán. Y, claro, se le ponen a una los pelos de punta, porque se ha anunciado, el señor [socialista Jesús] Caldera ha sacado del magín, los nuevos cambios de la Ley de Inmigración, que por supuesto incluyen la regularización de un millón de inmigrantes ilegales y ninguna solución para el futuro, porque claro, serán un millón ahora, un millón dentro de un año, un millón al otro…, porque, como lo que no se propone es un mecanismo racional por el cual un trabajador solicita un puesto de trabajo desde su lugar de origen (como se hacía en España cuando emigrábamos a Alemania) y no se establece un mecanismo de devolución eficaz de aquellos que son ilegales, pues claro, así hasta el infinito.  Cristina López Schlichting. Radio COPE,14-9-2004 [<<La tarde con Cristina>>].     [* Estas palabras las había dicho por la mañana, en entrevista de Federico Jiménez Losantos].

PONÉRSELE LOS PELOS COMO ESCARPIAS [A alguien]

  1. Se le ponen a uno los pelos como escarpias ante noticias así.

PONÉRSELE LOS PELOS DE PUNTA (o COMO ESCARPIAS) [A alguien]   2

Recibir una impresión fortísima; impresionarse muchísimo (en un sentido positivo o negativo) [esa persona].

PONÉRSELE LOS PELOS DE PUNTA [A alguien]

  1. [La cantante Paloma San Basilio, en entrevista de Sebastián Moreno:]  Antes sólo una minoría iba a la ópera, pero ¿por qué no se le pueden poner los pelos de punta a cualquiera [= por qué no puede cualquiera quedarse extraordinariamente impresionado (en un sentido positivo)] oyendo Tosca en el teatro [romano] de Mérida o en el estadio donde Plácido cantó conmigo?  Tiempo,13-7-1992.
  2. El peculiar sistema <<educativo>> de los tres centros de menores clausurados el pasado viernes por la Comunidad [la región autónoma de Madrid], gestionados  por la asociación Diagrama, parece sacado del manual de una cárcel turca. [..] El testimonio de uno de los chavales internados en Guadarrama fue corroborado por el fiscal de Menores, que tras una visita por sorpresa al centro comprobó que el joven se había quedado corto en su relato./ <<Era un campo de concentración intolerable>>. Sentado en una de las salas de la parroquia de San Juan Borromeo, en [el madrileño barrio de] Entrevías, al sacerdote Enrique Castro todavía se le ponen los pelos de punta [= el sacerdote Enrique Castro todavía se queda extraordinariamente impresionado (en un sentido negativo)] al relatar las vejaciones sufridas por los 36 menores que vivían en los tres centros de acogida gestionados por la asociación Diagrama, clausurados ayer por la Consejería de Servicios Sociales del Gobierno regional. Un infierno destapado gracias al testimonio de Juan María, un chaval de 14 años internado en el centro de Guadarrama que fue acogido por Castro.  E. Fuentes. La Razón,4-3-2001.
  3. Medio país parece partidario de que el Príncipe se case por amor y sólo por amor, es decir que renuncie a la boda con eso que se ha dado en llamar, con fórmula horrenda, una <<profesional>> del oficio de Reina. A mí se me ponen los pelos de punta [= yo me quedo extraordinariamente impresionado (en un sentido negativo)] cada vez que oigo decir que nuestra Reina Sofía es una magnífica <<profesional>> del oficio de Reina. La verdad es que podrían haber elegido otra palabra para afirmar que Sofía es una Reina impecable.., aunque lo que quieren decir, se entiende.  Jaime Campmany. ABC,13-2-1997.
  4. El Luis (cantante gitano de La Coruña) interpreta su canción <<Solo>> en un vídeo puesto en Youtube en el que Enmanuel Donascimento comenta con admiración <<¡Cómo canta el tío!>>, y que también lleva este otro comentario, firmado por Pedro Cortés, de fervoroso elogio al artista: <<Qué buenos recuerdos de mi infancia. Se me han puesto los pelos de punta [= me he quedado extraordinariamente impresionado (en un sentido positivo)]. Eras único en tu estilo, fiera>> (el vídeo está en el canal «El Luis – Tema»).

PONÉRSELE LOS PELOS COMO ESCARPIAS [A alguien]

  1. [Carta:]  El domingo leí, como tantos otros, la sección de cartas. Me gusta mucho y muchas veces reflejan el sentimiento de muchos lectores. Estoy segura. Pero lo de <<El AVE de la vida>> fue muy fuerte. Reflejaba exactamente lo que yo pensaba y conforme lo iba leyendo se me iban poniendo, como dicen mis hijas, <<los pelos como escarpias>>. Gracias, Rosa María [la remitente de la carta titulada “El AVE..”], por saber reflejar con palabras lo que sentimos muchas mujeres.  Pilar Campayo Peña. XL Semanal,29-6-2008.
  2. En transmisión de partido de fútbol mundialista Túnez-España, la selección española logra finalmente, muy avanzada la segunda mitad, empatar 1-1, gol que troca el anterior pesimismo de los comentaristas (<<danos ánimos, tú también>> –decía uno de ellos) en triunfalismo: <<¡Y tiene que llegar, por inercia, el segundo gol! ¡Estoy convencido de ello!>>. Aquí empiezan a cantar a coro: <<¡A por ellos, oé!; ¡a por ellos, oé!; ¡a por ellos, oé!; ¡a por ellos, oé, oé, oé!>>. Entonces ponen una grabación musical en la que se repite el mismo chusco grito de guerra. Y, efectivamente, en medio de esa algarabía llega el gol que decían que tenía que llegar por inercia (2-1 a favor de España), momento en que este optimismo previo a octavos de final desata ya la lengua de forma tan incontenible como temeraria: <<¡Cómo me gusta España!.. ¡Vamos a ganar el Mundial!>> –exclama uno, mientras otro, ni corto ni perezoso, añade: <<¡No me quiero imaginar lo que pueden ser los cuartos!>>, a lo que, cabe suponer que por inercia, añade un tercero: <<¡La piel de gallina [se me pone]! ¡Los pelos como escarpias [se me ponen]! ¡Esto es tremendo! ¡Qué pasada!>>.  Radio COPE,19-6-2006.
  3. La Banda de Cornetas y Tambores Nuestra Señora del Rosario de Cádiz tiene puesto en Youtube un vídeo con el tema titulado <<El milagro>> que lleva un comentario, el de Pedro Antonio Misis Llorente, en el que se dice lo siguiente: <<Pureza. Los pelos como escarpias [se me han puesto].[..] Espectacular. Un fortísimo abrazo desde mi devoción a mi Santísimo Cristo del Mercado (Segovia). Se os quiere y admira mucho desde Segovia>>.
  4. QUEDARSE LOS PELOS COMO ESCARPIAS:  Los pelos como escarpias se nos han quedado [= se nos han puesto] después de ver a [la estrella del baloncesto (de la NBA)] Tony Parker en acción.  Eurosport [TV],11-3-2007 [Buzz].

PONERSE LOS PELOS DE PUNTA (o COMO ESCARPIAS 1

Ser algo verdaderamente horroroso; ser cosa extraordinariamente horrorosa.

PONERSE LOS PELOS DE PUNTA

  1. Se ponen los pelos de punta de ver lo que está pasando en la política. En la de los demás países, quiero decir, claro; no en la nuestra, evidentemente. Je, je.

PONERSE LOS PELOS COMO ESCARPIAS

  1. Qué espectáculo más bochornoso el de la política de los demás países. ¡Se ponen los pelos como escarpias!>>.

PONERSE LOS PELOS DE PUNTA (o COMO ESCARPIAS 2

Ser algo verdaderamente impresionante; ser cosa extraordinariamente impresionante.

PONERSE LOS PELOS DE PUNTA

  1. El músico de salsa Ángel [Luis] Canales, portorriqueño establecido en Nueva York, publica en 1976 un álbum titulado <<En San Juan [de Puerto Rico, evidentemente]>>. Su música puede ser difícil para quienes no gustan de la salsa clásica, o no si ésta está escorada hacia el jazz latino, como sucede en el caso de este cantante apodado, por su peculiar estilo de cantar (también poco complaciente con la comercialidad), <<el diferente>>. Al disco mencionado pertenece la canción titulada <<La Realidad>>, que en el vídeo con ella subido a Youtube por Alexander Urrutia la presenta éste así: <<Se ponen los pelos de punta con este tema [= se queda uno extraordinariamente impresionado con este tema]>> (bajo el vídeo hay un comentario que dice que esto es <<sólo para oídos educados>>, en alusión a los amantes de la salsa dura ya muy curtidos y predispuestos a la degustación de nuevos sabores salseros).
  2. Mondoñedo es un municipio de una de las cuatro provincias de Galicia (la de Lugo) que, aunque tiene sólo (en el 2017) 3.800 habitantes, puede presumir de una hermosa catedral. Pero no sólo de eso. También, por ejemplo, de haber visto nacer, en 1842, al compositor Pascual Vega Iglesias, autor de la emblemática pieza musical (emblemática especialmente para los gallegos pero también para todos los españoles) titulada <<Alborada gallega>> (también conocida como <<Alborada de Veiga>>). La música, en la que predomina el sonido de las gaitas, es sublime. Esta majestuosidad celestial es la que impulsa a Juan Ignacio Abril a dejar el breve comentario de <<¡Los pelos de punta [se ponen]!>> bajo un vídeo de Youtube acertadamente ilustrado con una imagen campesina, típicamente gallega, de bueyes.

PONERSE LOS PELOS COMO ESCARPIAS

  1. Se ponen los pelos como escarpias al escuchar música tan sublime.
Cardos y flores en el campo de La Mancha en imagen usada para ilustrar la expresión ponerse los pelos de punta.
Se ponen los pelos de punta de ver estos cardos. En ambos significados de la frase ponerse los pelos de punta: porque impresionan y porque horrorizan. Imagínate que se te mete uno en un ojo, qué horror. Se ponen los pelos de punta con sólo pensarlo. Y cómo se habrán podido hacer tan altos. Impresiona ver cómo se estiran hacia el cielo. Le vienen como anillo al dedo la expresión poner los pelos de punta.

PONER LA PIEL DE GALLINA   1

Hacer [algo] que la piel del cuerpo [de una persona] adquiera aspecto de piel de gallina (piel en un humano con pequeñas protuberancias como puntos, como las de la piel de las gallinas y los pollos, o que se parece a ella o puede recordársela a uno, y que se pone así por efecto del frío).

  • He aquí un ejemplo de uso de PIEL DE GALLINA: De noche crece..un relente [en la Feria de abril sevillana] que obliga a sacar los mantoncitos de lana para taparse la piel de gallina (Carmen Rigalt. El Mundo,14-4-1996 [La Revista]).
  • PONERLE LA PIEL DE GALLINA [algo A alguien] = Volver la piel de [la persona mencionada] piel de gallina.
  1. Un aire lo bastante fresco para poner la piel de gallina.
  2. Este vientecillo me está poniendo la piel de gallina.
  3. Un aire lo bastante fresco para ponerle a uno la piel de gallina.

PONER LA PIEL DE GALLINA   2

Impactar mucho emocionalmente o impresionar sobremanera [alguien o algo], en sentido positivo o negativo (se entiende una cosa u otra dependiendo del contexto) y quizá provocando una ligera sensación de escalofrío.

  • PONERLE LA PIEL DE GALLINA [alguien o algo A alguien] = Impactar mucho emocionalmente o impresionar sobremanera a [la persona mencionada].
  1. [En transmisión de Juegos Olímpicos, comentario sobre la gimnasta rítmica ucraniana Anna Bessonova: ¡Pone la piel de gallina! ¡Qué giro ha hecho [sobre la punta de un pie mientras mantiene la otra pierna elevada hasta la vertical]!.. ¡Impresionante, impresionante!  TVE-2,23-8-2008.
  2. [En transmisión de Mundial de atletismo, comentario hecho al acabar los participantes en el decatlón todas sus pruebas y dar juntos una vuelta a la pista del estadio: Y la vuelta de honor –que, como siempre, pone la piel de gallina– de los decatletas.  Antonio Alix. Eurosport [TV],10-8-2005.
  3. [En crítica a filme de terror:]  El director mantiene con sabiduría el suspense privilegiando el terror psicológico a las escenas truculentas. Algunos momentos ponen la piel de gallina, sobre todo a los espectadores más impresionables.  Cecilia García. La Razón,19-2-2003.
  4. [Con referencia al abandono de una niña de tres años por su padre en una estación de ferrocarriles:]  A mí, este asunto me pone la piel de gallina.  Ángel Expósito. Telemadrid,19-9-2007.
  5. Hace unos días el primer ministro británico les puso la piel de gallina a los Comunes cuando, al contestar a sus preguntas sobre el caso Harrods, afirmó que “alguien” había hecho llegar a Dorwing Street las acusaciones contra dos ministros “juniors”   ABC,28-10-1994.

PONERSE LA PIEL DE GALLINA   1

Adquirir la piel del cuerpo [de una persona] el aspecto de piel de gallina; volverse la piel de uno <<piel de gallina>> (piel en un humano con pequeñas protuberancias como puntos, como las de la piel de las gallinas y los pollos, o que se parece a ella o puede recordársela a uno, y que se pone así por efecto del frío).

  • PONÉRSELE LA PIEL DE GALLINA [A alguien] = Adquirir la piel del cuerpo de [la persona mencionada] el aspecto de piel de gallina.
  1. No sólo el frío pone la piel de gallina: una repentina bajada de temperatura basta para que se ponga la piel de gallina.
  2. Con este frío se le pone a uno la piel de gallina.

PONERSE LA PIEL DE GALLINA   2

Resultar uno muy impactado emocionalmente o sobremanera emocionado.

  • PONÉRSELE LA PIEL DE GALLINA [A alguien] = Quedarse [la persona mencionada] muy impactada emocionalmente o sobremanera emocionada.
  1. –A ver si me sabes explicar la diferencia entre <<sólo dan noticias con las que se pone la piel de gallina>> y <<sólo dan las noticias con las que se pone la piel de gallina>>, que me lo he intentado explicar a mí mismo y no lo he conseguido. <<Sólo dan noticias>> y <<sólo dan las noticias>>. –Mmmm. Dan noticias y dan las noticias. Mmmm. Joder, está jodido esto. Hombre, yo creo que dan noticias podría significar que no hay otras, que sólo hay noticias malas y que le ponen a uno la piel de gallina, mientras que dan las noticias claramente significa que hay otras que no ponen la piel de gallina, pero no las dan, supongo que porque pensarán eso de que las buenas noticias, ésas con las que no se pone la piel de gallina, no son noticia. –No he acabado de cogerlo pero no te lo haré repetir, que sería abusivo. Con lo que me has dicho y concentrándome supongo que me aclararé. La puta gramática esta… Gracias. –No hay de qué. A mandar.
  2. [Con referencia al futbolista argentino Javier Saviola, comprado por el Barcelona (el Barça) en el 2001:]  el <<Conejo>> ha empezado a amortizar con su juego los 26 millones de euros que el Barça pagó al River Plate. <<Cada vez que lo veo se me pone la piel de gallina>>, dijo [Diego Armando] Maradona de él.  José Carlos Carabias. ABC,21-11-2002.
  3. [En entrevista de M. Bonilla a la actriz Esther Arroyo: -[M.Bonilla] Estás leyendo Geisha, el best-seller de Arthur Golden. ¿Te gusta? -[Esther Arroyo] Es una historia preciosa, muy triste. Describe muy bien las costumbres y la civilización orientales y a mí, por momentos, se me pone la piel de gallina.  MAN, noviembre 2000.
  4. [En transmisión de final del torneo de tenis Roland Garros ganado por Rafael Nadal, comentario hecho, por la ex tenista española y comentarista del partido junto a Manuel Poyán, mientras suena el himno nacional español en su honor y a propósito de su semblante emocionado:]  Es muy emocionante escuchar el himno de tu país. Es normal que se te ponga la piel de gallina.  Conchita Martínez. Eurosport [TV],11-6-2006.
  5. [En la celebración de supuesto arte conocida como la Bienal de Venecia, un muro de bloques de cemento impide el acceso al pabellón oficial español, donde está tapada la palabra <<España>> (igual es que taparla resulta que es arte conceptual o algo así). El muro que obstruye la entrada tiene, eso sí, una puerta por la que es posible el acceso al interior, o sea, que accederse a ver y admirar el arte que hay dentro sí que se puede acceder. Dentro sólo hay escombros como toda obra artística de un tal Santiago Sierra. Esos escombros, pueden ser contemplados por los aficionados al arte siempre y cuando demuestren ser de nacionalidad española en la puerta de acceso, vigilada por guardias jurados no sea que se cuele algún listo. En la crónica de esta cosa artística hecha en La Razón del 4-6-2003 por Manuel Calderón, destaca un titular que dice: <<España se queda sin premio en Venecia porque el jurado no puede entrar al pabellón>>, una incongruencia que ya no parece tanto serlo si se tiene en cuenta que el autor de la obra dice que no le interesan los premios, de lo que se deduce que lo que a él le interesa es la mera consecución de una pureza artística no contaminada por las pompas y vanidades mundanales, y menos por el vil metal. Y bien que hace, de no dejar intervenir en su universo creativo a mediocres metomentodo que ni entenderán de arte ni ná, a juzgar por este fragmento, emocionado resumen ajeno del inmejorable impacto intelectual recibido, de la citada crónica de Manuel Calderón: Unas españolas muestran su DNI [= Documento Nacional de Identidad] y poco tiempo después salen diciendo: <<Es fortísimo, esto es libertad de expresión, no decir nada. Se me ha puesto la piel de gallina*>>.     [* La piel de gallina al ver el grupo escultórico formado por el muro sin enyesar ni pintar y los escombros sin ordenar, sino esparcidos por allí de cualquier manera y ya está, combinación tan muda como sin duda pletórica de resonancias poéticas y subliminales mensajes destinados a gentes con la debida preparación decodificadora de libertades de expresiones calladas y que todo lo que tienen de calladas y aparentemente simples lo tienen de artísticas].
  6. Diez años han transcurrido desde la trágica muerte del diestro Francisco Rivera “Paquirri” en la plaza de Pozoblanco (Córdoba), y aún se le pone a una la piel de gallina cada vez que insisten en recordarnos la cornada que le asestó el toro “Avispado”.  Blanco y Negro,9-10-1994.
  7. En Youtube hay una actuación del grupo folk vasco Gaiteros de Estella, del municipio, en la provincia de San Sebastián de Oyarzun (Oiartzun en vascuence) en el que los instrumentos que se tocan son tambor y gaita de Estella-Lizarra, que es parecida a la gaita navarra pero con peculiaridades propias de la población de Estella. Si bien las dos gaitas suenan magníficas, el tambor es lo que más destaca. Qué redoble tremendo de tambor hay en los minutos 5 y 6, al comienzo, respectivamente, del fandango “Gorka” (de Juan Carlos Doñabeitia) y de la porrusalda “Edurne” (de Salvador Martínez). Se le pone uno la piel de gallina.

EXPRESIÓN RELACIONADA:

QUIÉN DIJO MIEDO