MIENTRAS DURA, VIDA Y DULZURA

MIENTRAS DURA, VIDA Y DULZURA es comentario usado para expresar la idea de que la persona o personas de que se trate optan por aprovechar la posibilidad de disfrute de la buena situación o el buen momento presente, sin permitir que lo impidan el desasosiego por los problemas que se tienen o preocupantes incertidumbres.

Ejemplo de uso:  [A la hora de dormir, me olvido del torrente de noticias políticas preocupantes que siempre hay*]. Y mientras dura, vida y dulzura.  Federico Jiménez Losantos. Radio COPE,13-9-2007.     [* Las palabras entre corchetes sustituyen a las que con el mismo sentido dijo Jiménez Losantos inmediatamente antes de decir lo que va fuera de los corchetes].

Otros ejemplos:

  1. [España lleva el camino de desaparecer y, como le pasó a Yugoslavia cuando desapareció como nación, perder su importancia en el terreno deportivo. Eso es algo que deberían recordar quien celebran que anoche ganara la Eurocopa la selección española de fútbol y sacan banderas españolas que sin embargo para la defensa de la nación española frente a los separatistas no sacan. Pero como todavía no hemos llegado al fondo del abismo*] pues mientras dura, vida y dulzura.  Federico Jiménez Losantos. Radio COPE,30-6-2008.     [* Las palabras entre corchetes sustituyen a las que con el mismo sentido dijo Jiménez Losantos inmediatamente antes de decir lo que va fuera de los corchetes].
  2. Eternamente, le contesta el poderosísimo clan [socialista] valenciano, puede que no dure, pero mientras dura, vida y dulzuraFederico Jiménez Losantos. ABC,22-3-1994.

Ahí están, en la foto que hay bajo estas líneas, en condiciones muy adversas y como poniendo a mal tiempo buena cara que podríamos decir: unas pequeñas flores silvestres blancas y amarillas entre tallos y hojas bien frondosas y verdes. El sol que cae sobre ellas es inclemente, pero ni caso: ni se ponen mustias ni nada; ya harán mutis por el foro cuando tengan que hacerlo y mientras dura, vida y dulzura. Tiene especial mérito porque están en unas fechas en las que es rarísimo ya ver flores silvestres, que han ido diciendo hasta la próxima conforme avanzaba el verano. Pero ahí están ellas, impertérritas y esplendorosas a pesar de su pequeñez. El paisaje floral, efectivamente, ha ido desapareciendo conforme ha ido quedando atrás la primavera; pero algunas florecicas han ido tomando modestamente el relevo por aquí y por allá, por puntos diversos al azar. Éstas están –si es que siguen vivas tras las varias horas que han pasado desde la instantánea hasta la escritura de estas líneas*– junto a la tapia frontal del cementerio de La Roda de Albacete. Las blancas son siempre una rareza, dificilísimo encontrarlas por los alrededores incluso en pleno apogeo primaveral, en el que la exclusiva del color predominante la tienen las flores amarillas. “¡Un fogonazo de efímera belleza en la inconcebible e inimaginable inmensidad de la eternidad!”, podría decir el poeta al verlas, sin necesidad de pensar en su negro futuro (en el de las florecicas). [* La planta seguía ahí el 8 de agosto].

Abajo, una foto de flores más. Y es que doce minutos antes había presenciado la misma cámara, que estaba en racha, otro. ¿Otro qué? Otro fogonazo de belleza. Puede sonar un poco cursi, pero es así, porque es belleza y porque es fogonazo. El de unas flores amarillas en un sitio sequísimo y tirando a feo, y en el que lo último que te esperas es que, a estas alturas del verano, pueda crecer algo, y mucho menos algo digno de ser mirado. Pues ahí estaban, como soles en miniatura; lozanísimas, y quién sabe si esperando a que llegara algún fotógrafo, alguien con cámara en ristre, para sacarlas bien guapas. Unas flores amarillas de mayor tamaño que las anteriores pero aún así modestísimas, si bien no por modestas menos agradables a la vista, que mira que conviene conservarla sana y salva porque si no mira lo que pasa: que tienes que mirar a ver cómo te consuelas de no poder mirar nada de lo que existe, quizá añadido a algo más, para ser mirado. Pues nada, habrá que echarles una miradita antes de seguir el camino, a poder ser recordando, o si no recordando sí aplicándose uno a sí mismo la idea expresada por esa frase: que mientras dura, vida y dulzura, de tal suerte que le sea puesta más difícil la cosa a la ley de la gravitación universal hacia el colapso físico y mental!

FRASE RELACIONADA:

TRANQUILIDAD Y BUENOS ALIMENTOS

PAZ INTERIOR

Deja un comentario

Scroll Up