EL HOMBRE Y EL OSO CUANTO MÁS FEO MAS HERMOSO

Significado de la frase EL HOMBRE Y EL OSO CUANTO MÁS FEO MAS HERMOSO[Con matiz jocoso] Los hombres no necesitan ser guapos ni cuidar su aspecto físico para resultar sexualmente atractivos o apetecibles, les basta con ser viriles o varoniles.

  • Se trata de la idea comentada en este texto: <<La pregunté a un autor de teatro famoso qué colonia usaba él, un día en que el ilustre me olía especialmente bien. Se puso muy violento y me dijo que se había echado..alguna de las cosas que tenía por casa su mujer, y que no sabía lo que era. Es decir, que el famoso se avergonzaba de oler bien, de ponerse colonia, y esto, en un intelectual, nos descubre hasta qué punto vivimos arraigados todavía, subconscientemente, en el celtiberismo de lo natural, del cuanto más feo más hermoso>> (Francisco Umbral. Amar en Madrid (libro de 1972)). En el mismo libro hace Umbral esta otra alusión al tema: <<La profesión de maniquí masculino es una profesión tan digna como otra cualquiera, apta para chicos altos sin ganas de estudiar. Se dice que los manitas de plata se hacen la ropa unos a otros y que son unos costureros ideales. Se les ha criticado, en esto de la ropa, durante muchos años, pero ahora resulta que llevaban razón, y que lo del hombre y el oso no era más que una ordinariez celtibera sin ningún fundamento empírico. Las señoras los prefieren limpios>> (Francisco Umbral. Amar en Madrid (libro de 1972)).
  • Y una opinión expresada de forma que se puede considerar una variante de la frase: <<El hombre ya no es como el oso, cuanto más feo más hermoso. El hombre se está afeminando, en el mejor sentido de la expresión, sin equívoco posible>> (Francisco Umbral. La guapa gente de derechas (libro de 1975)).
  • He aquí una mención despectiva a este refrán: <<[Resumen del texto precedente: Unos científicos descubrieron recientemente que las mujeres se sienten más atraídas por los hombres de rostros con rasgos femeninos]. A las mujeres, según ellos, les gustan los hombres con rostros suaves sólo durante determinados días de su ciclo. Mientras dura su ovulación, por ejemplo, preferirían los más masculinos. La llamada ancestral del instinto podría conducirlas a elegir los presuntamente más varoniles en los días fértiles: los caprichos los reservarían, quizá, para los días de menor riesgo.[..] Habrá que investigar más sobre este asunto. De momento, hay que revisar el refranero a ver si se hunde, como el Titanic, esa comparación masculina sobre la hermosura del hombre y el oso>> (Luis Ignacio Parada. ABC,24-6-1999).

  • Se puede escribir con y sin coma intermedia, pero la coma figura en la mayoría de los textos ejemplificadores siguientes.

Ejemplos de uso de la frase:

  1. Si el hombre se queda en calzoncillos anticuados y con los calcetines puestos y con aspecto ridículo y antierótico antes de acostarse con una mujer, ¿puedes esgrimir en su defensa que el hombre y el oso cuanto más feo más hermoso, o eso no vale y se tiene que quitar los calcetines y ponerse unos calzoncillos que no causen espanto verlos?
  2. Llevo mucho tiempo..viviendo de lleno en un ambiente de opinión, donde cualquier cosa que digamos nos puede acarrear un disgusto.. Lo único seguro y por lo que no pueden procesarte, es llamarle feo a una persona, a un político, eso no es motivo de querella alguna, porque en España, <<el hombre y el oso, cuanto más feo más hermoso>>.  Francisco Nieva. La Razón,22-9-2006.
  3. [En entrevista de Jesús Amilibia a Fernando Morán (ex ministro español entre cuyas aficiones hay motivos para pensar que no figura la de compararse estéticamente con Paul Newman):]  -[Jesús Amilibia] Le siento animado. Sí, parece que escribir [libro de memorias] le sienta bien. -[Fernando Morán] Me hace más joven, más que un <<lifting>>, y eso que los hombres necesitamos operarnos más que las mujeres, porque somos más feos. -[Jesús Amilibia] Ya conoce el dicho: el hombre y el oso, cuanto más feo más hermoso. -[Fernando Morán] Eso nunca fue verdad.  La Razón,30-12-2002.
  4. El macho ibérico lleno de pelos y que tacha de “maricón” a todo el que no es como él está en plena decadencia. Aquello de que “el hombre y el oso, cuanto más feo, más hermoso”, es un mito. Pero lo sorprendente es que las mujeres sigan comprando ese discurso en el que salen perdiendo: si un hombre se cuida, es metrosexual y si no se cuida, es normal; pero si una mujer se cuida, es normal y si no, es una dejada.  Carlos Salas. Mujer Hoy,23-10-2004.
  5. No hace mucho, aún el refrán, bastante tosco diría yo, marcaba con su sabor antañón lo que las mujeres debían sentir (o preferir) en el varón: El hombre y el oso, cuanto más feo más hermoso. ¿Vigente todavía? No lo creo.  Luis Antonio de Villena. Yo Dona,13-1-2007.
  6. Un reciente estudio sobre la belleza humana arroja que los rasgos suaves delicados, y <<femeninos>> son preferidos no sólo para las mujeres, sino también para los hombres. Algo que contradice todos los supuestos hasta la fecha sobre el tema, empezando por aquello de <<el hombre y el oso, cuanto más feo más hermoso>>. Lo que el estudio arroja es justo lo contrario: el hombre atractivo de nuestro tiempo no tiene mandíbula cuadrada, nariz prominente y cejas pobladas, sino nariz fina, ojos grandes y apenas barba. Leonardo di Caprio ha desplazado a Sylvester Stallone.  José María Carrascal. ABC,5-9-1998.
  7. [En entrevista de Laura Tenorio a Victorino Martín (ganadero de toros bravos en cuyo historial no se sabe que figure haber ganado concurso de belleza alguno, si bien lo podría incluir como broma):]      -[Laura Tenorio] ¿Se  considera atractivo, guapete? -[Victorino Martín] No, pero ya sabe, en mi tierra se suele decir eso de que el hombre y el oso, mientras más feos más hermosos*. La verdad es que nunca me han echado un piropo.  La Razón,8-6-2002.     [* Forma considerable incorrecta].
  8. EL HOMBRE Y EL OSO, CUANTO MAS PELUDO, MAS HERMOSO  (Infrecuente):  [Opinión expresada en tertulia de mujeres dirigida por Teresa González Manso:]  Las mujeres somos, en el terreno físico y sentimental, muchísimo más vulnerables y dependientes de la mirada del otro que ellos. Y de ahí refranes como el hombre y el oso, cuanto más peludo, más hermoso. Si tu pareja te mira y no le gusta lo que ve, a ti tampoco te gusta lo que ves; en cambio, si tu hombre te observa y le encanta lo que ve, tú te sientes segura. Y esto es algo que se acentúa enormemente a partir de los 40.  Isabel San Sebastián. Yo Dona,29-7-2006.

FRASE RELACIONADA:

ESTAR BUENA una mujer

Deja un comentario

Scroll Up