LLAMAR POR SU NOMBRE

Significado de la frase LLAMAR POR SU NOMBRE (LLAMAR [algo] POR SU NOMBRE):  Llamar de forma no eufemística, sino con el nombre que verdaderamente corresponde [a la cosa de que se trate].

Ejemplos de uso:

  1. Carmen Aniorte escribe en el periódico ABC del 17 de enero de 2000, con referencia a una teleserie: <<Es una serie marcada por su apertura mental, muy moderna, que trata las cosas como son y las llama por su nombre, sin miedo.[..]>>, señalaba [la actriz] Cayetana Guillén a ABC el primer día de rodaje de <<Raquel>>.
  2. Julián Marías escribe en el periódico ABC del 17 de julio de 1997 sobre un asesinato. En 1997 la separatista organización terrorista vasca (de la región autónoma española de Vasconia) tuvo secuestrado a un joven llamado Miguel Ángel Blanco para coaccionar con él al gobierno central. Realiza a éste la demanda de trasladar a prisiones vascas a los presos etarras (de ETA). Si no lo hace, matarán a M. A. Blanco. El 12 de julio se da la noticia de que han encontrado su cuerpo maniatado y con un tiro en la cabeza. Escribe sobre esto don Julián Marías: <<Es menester entender las cosas y llamarlas por su nombre. Cuando se produjeron las primeras matanzas de Ruanda..escribí un artículo titulado “La maldad existe”; me parecía inaceptable hablar de ellas como de una catástrofe, como si fuesen un terremoto o una inundación, y no el asesinato voluntario y deliberado de cientos de miles de personas.[..] Acabamos de asistir a uno de los actos de maldad más repugnantes que puedo recordar: el secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco>>.
  3. Edurne Uriarte escribe en el periódico ABC del 22 de junio de 2016 un artículo sobre el peligro que tiene España con un partido, llamado Podemos, considerable como comunista y al que no se suele llamar así, con la palabra <<comunista>> (que puede recordar a Cuba), sino todo lo más <<de ultraizquierda>>. Ese partido podría llegar a gobernar España. El riesgo de que eso suceda es real, según cierta opinión compartida por la señora Uriarte. Y en opinión de la articulista si existe esa posibilidad es, en gran medida, por culpa de quienes no se atreven a identificar con precisión, para no molestar a los amantes del comunismo (a los que tampoco se suele llamar así, sino… ¡progresistas!), la ideología de los integrantes de Podemos. Éstas son sus palabras sobre <<el miedo a identificarlos ideológicamente>>: <<si hay un peligro inminente y real de que España tenga un presidente de extrema izquierda, se debe, entre otras cosas, a que la mayoría o no quiere o no se atreve a llamar a Izquierda Unida y a Podemos por su nombre>> (una <<extrema izquierda>> a la que se vuelve a referir al final de su artículo: <<Esa a la que ni siquiera se atreven a llamar por su nombre>>).

Deja un comentario

Scroll Up