BUSCAR TRES PIES AL GATO

La expresión BUSCAR TRES PIES AL GATO (o BUSCAR CINCO PIES AL GATO) tiene dos significados:

  1. Liarse absurdamente con complicaciones ociosas o innecesarias.
  2. Buscar excusas (las cuales son imposibles de creer o difícilmente creíbles [para la cosa sobreentendida de que se trate]).
  • Esta frase puede decirse de varias formas: BUSCAR (o BUSCARLE) TRES (o CINCO) PIES AL GATO. En las cuatro formas anteriores puede ir intercalado el artículo LOS, colocado delante de <<tres>> o <<cinco>>. Así, las ocho formas en que se puede decir (resaltadas en letra negrita las más usadas de todas ellas) son:

BUSCAR TRES PIES AL GATO

BUSCARLE TRES PIES AL GATO  (4 citas)

BUSCAR LOS TRES PIES AL GATO

BUSCARLE LOS TRES PIES AL GATO

 

BUSCAR CINCO PIES AL GATO

BUSCARLE CINCO PIES AL GATO  (3 citas)

BUSCAR LOS CINCO PIES AL GATO

BUSCARLE LOS CINCO PIES AL GATO

Expresión semejante es  ENCONTRARLE TRES PIES AL GATO (o ENCONTRARLE CINCO PIES AL GATO), cuyo significado es:  Aprovecharse de una situación que facilita la obtención de un provecho criticable.

  • Tanto <<tres>> como <<cinco>> pueden ir precedidos de <<los>>, como en los ejemplos de uso que hay al final.

Ejemplos de uso de ambas frases:

BUSCAR (o BUSCARLE) [LOS] TRES (o CINCO) PIES AL GATO   1

Liarse absurdamente con complicaciones ociosas o innecesarias.

  • BUSCAR (o BUSCARLE) [LOS] TRES (o CINCO) PIES A [cierto] GATO: Liarse absurdamente con complicaciones ociosas o innecesarias [en relación con lo explícitamente mencionado (por ejemplo, a continuación y precedido de <<de>>)].

BUSCAR TRES PIES AL GATO

  1. Un lapsus en las fechas lo puede tener cualquiera.[..] [El presidente del gobierno español José María] Aznar adelantó en un siglo la datación de unos hechos históricos y en ABC apareció la fecha correcta. En esta fortuita mezcla de lapsus y erratas no tiene sentido buscar tres pies al gato.  Ovidio. ABC,26-2-1998.

BUSCARLE TRES PIES AL GATO

  1. No conozco a nadie que a los 18 años tenga el Estado en la cabeza. Menos una joven que centra todos sus sueños en casarse y tener niños. No hay que buscarle tres pies al gato; el culpable –si es que hay un culpable en esta triste historia– es Carlos de Inglaterra. Él estaba destinado a reinar en su país, y debía haber predicado con el ejemplo. Toda esta maraña de intrigas, amores, amores y desamores se podrían haber evitado si el heredero de Inglaterra se hubiera casado con la mujer que amaba.  Rosa Villacastín. El Semanal,13-11-1994.
  2. [Palabras en un horóscopo:]  En el trabajo tienes tendencia a buscarle tres pies al gato. Cambia de actitud, porque si sigues señalando los fallos que cometen los demás, tus compañeros actuarán de la misma forma contigo.  ¡Qué me dices!,30-9-2000.
  3. Ante el inicio de las hostilidades políticas entre la oposición y el Gobierno por la muerte en el atentado de Bagdad del capitán de navío Manuel Martín Oar, su familia ha insistido en que su muerte se debió a un atentado terrorista.. El hermano del militar declaró ayer que su familia no tiene nada que objetar porque su comportamiento ha sido adecuado y <<es la muerte de una persona como consecuencia de un acto terrorista y, claramente, no hay que buscarle tres pies al gato>>.  L. R. N. La Razón,22-8-2003.
  4. [Comentario sobre cierta cuestión* de la actualidad política española, que sigue suscitando controversia, cuando en   opinión de la hablante ya no hay motivo para ello:]  Yo creo que no hay que darle más vueltas ni buscarle tres pies al gato.  Isabel Durán. Telemadrid,11-3-2008 [tertulia de análisis político <<Madrid opina>>].     [* La cuestión es si Mariano Rajoy debe seguir al frente de su partido o no tras su derrota en las urnas el anterior día 9].

BUSCAR LOS TRES PIES AL GATO

  1. [Resumen del texto precedente: Al vagón del Metro de Nueva York en que yo viajaba subió un hombre harapiento y hediondo]. De pronto entraron en el vagón dos enormes policías irlandeses-americanos. En Nueva York la fuerza pública atrae a un gran número de irlandeses y tómense mis palabras como meramente informativas, que siempre le andamos buscando los tres pies al gato. El tren corría bajo el río, procedente de [el distrito de] Queens y en busca de [el de] Manhattan.[..]. Llegados a la primera estación de la isla de los sueños, los policías arrojaron rudamente al “homeless”, que quedó tendido en el andén.  Manuel Lloris. Las Provincias,23-12-1993.

BUSCARLE LOS TRES PIES AL GATO

  1. siempre negativo,..buscándole los tres pies al gato.[..] Nunca entendí ese refrán   Tácido. La Razón,2-2-2006.

BUSCARLE CINCO PIES AL GATO

  1. [Resumen del texto precedente: Alfonso Ussía ha publicado un libro titulado <<Coñón de Coñones>>]. Dice Ussía que en este siglo, los coñones mayores somos cinco gatos, Manolito el Pollero, Juan Pérez Creus, Antonio Burgos, él y yo. También se podría decir que la sátira del XX es un gato con cinco patas. Aviso para navegantes desavisados: es peligroso buscarle cinco pies al gato. A todos los gatos, pero a ese, más.  Jaime Campmany. ABC,5-6-1997.
  2. Con su fulminante y extraña manera de dimitir [ha dimitido porque ha querido, no obligado por las circunstancias], el ministro Manuel Pimentel ha convertido un desacostumbrado ejemplo de honestidad política en un hecho desconcertante y en una fuente de interpretaciones aventuradas con varios chorros. Será inevitable que políticos y comentaristas se pongan ahora a buscarle cinco pies al gatoJaime Campmany. ABC,21-2-2000.
  3. Algunos dicen si eso [la pregunta que da título al disco que comento] será una pregunta que [sus autores] le hacen a [el cantante] Joaquín Sabina, pero a mí me parece que eso es buscarle cinco pies al gato.  Rafael Escalada. Radio COPE,23-1-2004.

BUSCAR LOS CINCO PIES AL GATO

  1. No acierto a adivinar las razones o los motivos inexplicados para que el Partido Popular haya planteado tan erróneamente las elecciones autonómicas y municipales de la llamada <<batalla de Madrid>>.[..] ¿Qué consideración o qué circunstancia aconsejó a [el presidente nacional (del PP) José Mª] Aznar el traslado de [Alberto] Ruiz-Gallardón desde la [presidencia de] la Comunidad al Ayuntamiento, ese equivocado paso de rigodón político?.. Para responder a la primera pregunta, podemos contemplar dos hipótesis. Primera,.. Segunda hipótesis. Aznar es quien obliga al traslado. En este caso, y sin que yo quiera buscar los cinco pies al gato, hay que tener presente el deseo de [su esposa] Ana Botella de entrar en política por la puerta del Ayuntamiento, al tiempo que la necesidad de Ruiz-Gallardón de <<hacer las paces>> con Aznar y con el partido y comenzar una etapa de luna de miel.[..] El tiempo, que todo lo cuenta, nos lo dirá.  Jaime Campmany. ABC,28-5-2003.
  2. ..las dos primas son muy parecidas, en sus desplantes.., en su fealdad y en su hediondo olor. –¿Quiere usted decir que son semejantes? –No, ni tampoco análogas; lo que son es muy parecidas, sin más, en estos supuestos no se deben buscar nunca los cinco pies al gato porque jamás aparecen.  Camilo José Cela. ABC,28-6-1998.

BUSCARLE LOS CINCO PIES AL GATO

  1. Hoy se nos casa Doña Cristina, la Infanta soltera; se nos casa..en Barcelona,..y con un español, el guipuzcoano Iñaki Urdangarín.. Para mí tengo que a este casamiento de hoy se le debe mirar sin mayores alarmas ni prejuicios, ya que tampoco es más que la boda de dos jóvenes que se aman y que aspiran a vivir su amor en compañía.. La gente es aficionada a buscarle los cinco pies al gato y a lucubrar fantasmagorías para uso de desocupados; lo digo, curándome en salud, porque esta boda de hoy ni precisa ni tampoco admite suerte alguna de abstracciones. Supongo que no faltará quien quiera ver en mis palabras lo que mis palabras no dicen.  Camilo José Cela. ABC,4-10-1997.

BUSCAR (o BUSCARLE) [LOS] TRES (o CINCO) PIES A [cierto] GATO

(Liarse absurdamente con complicaciones ociosas o innecesarias [en relación con lo explícitamente mencionado (por ejemplo, a continuación y precedido de <<de>>)]):

  1. [Comienzo de artículo titulado <<Algo más sobre lo cursi>>:]  Don José Antonio Albendea Escribano acude   amablemente en mi ayuda en una <<Carta al Director [del periódico]>> publicada ayer. Había yo confesado mi ignorancia acerca del origen etimológico de la palabra <<cursi>>. El señor Albendea defiende que <<cursi>> es una mala traducción del participio pasivo del inglés <<to curse>>, y que por tanto significa <<maldito>>. Ojalá tuviese razón nuestro comunicante porque habría dado fin a un largo y erudito debate de los etimologistas y de los aficionados a buscarle los tres pies al gato de la palabra, y también porque..sin querer, habría yo llamado <<malditos>> a algunos nacionalistas vascos [al –cabe suponer– haberlos llamado cursis], que es lo que se merecen./ Pero no. La hipótesis de Albendea no parece aceptable.  Jaime Campmany. ABC,23-11-2003.

BUSCAR (o BUSCARLE) [LOS] TRES (o CINCO) PIES AL GATO   2

Buscar excusas (las cuales son imposibles de creer o difícilmente creíbles [para la cosa sobreentendida de que se trate]).

  • BUSCAR (o BUSCARLE) [LOS] TRES (o CINCO) PIES A [cierto] GATO: Buscar excusas (las cuales son imposibles de creer o difícilmente creíbles [en relación con lo explícitamente mencionado (por ejemplo, a continuación y precedido de <<de>>)]).

BUSCAR LOS TRES PIES AL GATO

  1. Todo español tiene una celda que le espera..porque buscando los tres pies al gato, no hay quien se salve de ser alguna vez un fuera de la ley.  Jorge Berlanga. ABC,24-2-1995.

BUSCARLE LOS TRES PIES AL GATO

  1. [Resumen del texto precedente: El férreo proteccionismo japonés impide que los países productores de arroz –entre los que se cuenta España– puedan vender este producto al Japón]. Nosotros, por nuestros propios medios, no podemos siquiera soñar con que el gobierno japonés se enfrente al lobby [de los arroceros japoneses], que al parecer representa a una especie de facción aristocrática en aquel país, y establezca el libre cambio. ¿Lo conseguirá el GATT?..Me permito dudarlo. El arroz puede muy bien ser esgrimido como la “excepción cultural” japonesa. Si [nuestra ministra de Cultura] doña Carmen Alborch se opone a la invasión de la cultura americana –mejor sería decir la cultura audiovisual americana, que no es exactamente lo mismo–, tan distinta a la europea.., los japoneses se descolgarán con que su arroz es parte indisoluble de su cultura y que el arroz de Sueca* los desnaturalizaría culturalmente con el paso del tiempo. Usted búsquele los tres pies al gato y con toda seguridad se los encuentra. Como que tiene cuatro y aún le sobrará uno, no te… [= no te jode].  Manuel Lloris. Las Provincias,26-12-1993.     [* Este texto está publicado en la ciudad de Valencia, en cuya provincia se halla Sueca, un pueblo con importante producción de arroz].

BUSCAR (o BUSCARLE) [LOS] TRES (o CINCO) PIES A [cierto] GATO

(Buscar excusas (las cuales son imposibles de creer o difícilmente creíbles [en relación con lo explícitamente mencionado (por ejemplo, a continuación y precedido de <<de>>)])).

  1. Dicen que pertenece a las costumbres norteamericanas la norma de no mentir. Y mentir bajo juramento es un delito grave que a un presidente puede costarle la Presidencia. Clinton está negando la evidencia, y ahora sus enemigos, un grupo judío, la extrema-derecha o los aguafiestas de turno, que siempre los hay, están buscándole tres pies al gato del perjurio.  Jaime Campmany. ABC, 30-1-1998.
  2. BUSCARLE [ciertos] TRES PIES AL GATO [= BUSCARLE TRES PIES A [cierto] GATO]  (Raro):  [En sección de periódico titulada <<La frase>>, palabras (las entrecomilladas) supuestamente pronunciadas por Asís Martín-Oar y comentario sobre las mismas:]  Asís Martín-Oar / <<Mi hermano ha muerto como consecuencia de un atentado terrorista y no hay que buscarle tres pies al gato>> / En medio de las voces desafinadas y altisonantes que han aprovechado la muerte del capitán de navío Manuel Martín-Oar para tratar de lograr réditos políticos de la desgracia, la familia del marino ha puesto la nota de sensatez y ha brindado una auténtica lección de serenidad. <<Para un militar, el riesgo es de algún modo lo natural>>, dijo ayer su hermano [Asís].. Quienes se han apresurado a buscarle esos tres pies al gato [= quienes se han apresurado a buscarle tres pies a ese gato] se han encontrado de repente sin salvoconducto.  Cándido. ABC,22-8-2003.

Ejemplo suplementario de uso:

Buscar tres pies al gato significa, en su uso menos frecuente, que es con el significado segundo, “buscar excusas (las cuales son imposibles de creer o difícilmente creíbles [para la cosa sobreentendida de que se trate]). Es por tanto una expresión muy útil. Su utilidad es muy fácil de demostrar. Tomemos para ello esta foto mismo, la que hay bajo estas líneas. A falta de la de un gato buscándose los cinco pies sin conseguirlo (ya que no se le ocurre considerar el rabo como un pie más), como sería lo suyo, puede ponerse aquí, como imagen ilustrativa, nada menos que lo de arriba. ¿Cómo? Buscándole tres pies al gato, o cinco si se prefiere. Para decir, por ejemplo, que el gato para tal foto (la fetén) estaba por allí cerca, que se lo había dicho a uno, al de la cámara en ristre, un pajarito sabelotodo, pero que no se le pudo acercar uno lo suficiente para fotografiarlo debido a que se interponía en su camino, impidiéndole el paso, esta inoportuna malla metálica con la que se dio de pronto de bruces mientras decía “¡minino, minino!” al tiempo que giraba la cabeza a todas partes, buscando su paradero, como si fuera un periscopio. Por culpa de la cerca no se pudo fotografiar en esta ocasión al gato buscándose los cinco pies, pero se hizo lo que se pudo y a falta de pan buenas son tortas. A ver si la próxima vez hay más suerte y puede ser, porque es una vergüenza colar, con todo el morro, estas fotos así, que no tienen nada que ver con el tema tratado. ¡Arbustos y bloques de piedra para esculpir!

Valla metálica cercando una zona de escombros e imagen usada para ilustrar la expresión buscarle los tres pies al gato.
Cuando el gato no está los ratones bailan, pero aquí el gato sí que está, para buscarlo a él, primero, y buscar tres pies al gato, después. O algo así. O igual no.

ENCONTRARLE TRES PIES AL GATO

Aprovecharse de una situación que facilita la obtención de un provecho criticable.

  1. [Con referencia a la alcaldesa de Gandía (Josefa Grau):]  doña Josefa también se ve en apuros para pagar la nómina de los funcionarios del Ayuntamiento, pero ¿para qué están las fuentes del crédito si no para eso? Si es lo que dice uno, si es que nada más fácil y cómodo que encontrarle los tres pies al gato, puesto que tiene cuatro.[..] Doña Josefa acumula más de cuatrocientos millones de deuda en cinco meses. ¿Y qué? ¿Acaso no arrastra su Ayuntamiento una deuda de cuatro mil? Pues muertos por cuatro mil, muertos por cuatro mil cuatrocientos.[..] Avanti.., gran Josefina. Que se quejen los partidos [de la oposición], que se queje el comercio y quien se tercie. Usted siga endeudándose y siga mandando como un señor feudal.  Manuel Lloris. Las Provincias,9-12-1995.
  2. Pero, ¿y si [contra la que es mi opinión] la fórmula federal funcionara [en España]? Pues tampoco esto conviene a los intereses de [el presidente nacionalista de [la región autónoma de Cataluña Jordi] Pujol. Cataluña es ya casi federal –y en ciertos aspectos más que eso– y aún no han terminado los traspasos [de competencias legislativas del gobierno central hacia el gobierno autónomo catalán]. Suponiendo sin embargo que el federalismo otorgue más soberanía que la autonomía, tiene el grave inconveniente de ser una fórmula fija en sus principios básicos. Habría que reformar la Constitución y hacerlo de modo que las prerrogativas del Estado, aunque más bien escasas, no dejarían resquicio al independentismo. Eso le daría carpetazo al sueño de Pujol. Cataluña nunca tendría embajadores ni embajadas./ Pujol prefiere encontrarle los tres pies al gato a la Constitución y a la autonomía tal como están, pues tienen los tres pies. La administración periférica (Fraga [el presidente de Galicia]) y “en Cataluña el Estado somos nosotros” (Pujol, otras palabras para lo mismo), ofrecen un juego interminable. Pujol ya “gestiona” hasta ciertos tramos de las autopistas estatales a su paso por su feudo. Hoy arranco esta concesión, mañana la otra, hasta que todo sea virtualmente mío. De lo virtual, de la posesión de hecho a la posesión de derecho, no hay más que un paso que probablemente ni siquiera habrá que dar, pues el tinglado caerá como fruta madura. Con un mínimo riesgo de conmoción fuera de Cataluña, un riesgo asumible   Manuel Lloris. Las Provincias,15-5-1995.

EXPRESIÓN RELACIONADA:

SALIR POR PETENERAS

Scroll Up