ARMAR LA DE SAN QUINTÍN

Significado de la frase ARMAR LA DE SAN QUINTÍN (o MONTAR, o LIAR LA DE SAN QUINTÍN):  Alterar de forma muy aparatosa y ruidosa la quietud o el nivel de tranquilidad habitual de un lugar en un momento determinado, como por ejemplo provocando algarabía, estrépito o alboroto en general, y en particular con un enfrentamiento violento entre personas, como sería el caso de una contienda o una discusión.

  • La frase tiene su origen en la cruenta batalla de San Quintín (en la localidad francesa de Saint-Quentin) entre tropas francesas y españolas en 1557. He aquí una cita a dicha batalla que tuvo lugar en la francesa región norteña de Bretaña: <<Julián Romero..participó en las grandes victorias como San Quintín>> (Raúl del Pozo. El Mundo,3-2-2010).

Ejemplos de uso:

ARMAR LA DE SAN QUINTÍN:

  1. A mediados de semana, militantes de [el partido separatista catalán] ERC, pastoreados por dos diputados del mismo partido, se encadenaron frente a la sede de la [emisora de radio (defensora de la unidad de España)] COPE y armaron la de San QuintínÁlvaro Delgado-Gal. ABC,4-12-2005.
  2. No te preocupes. No es mi intención en absoluto armar la de San Quintín.
  3. En el canal de Youtube titulado Kasoplon Iglesi hay publicado, con fecha 6 de julio de 2018, un vídeo sobre la alcaldesa de Barcelona titulado <<César Vidal sobre Ada Colau: “Buena para nada y paradigma de la perversión política”>>. En ese vídeo, al que se da enlace bajo estas líneas, el escritor y periodista César Vidal usa la frase armar la de San Quintín en el minuto 1:50, como puede comprobarse haciendo clic sobre la imagen de la tal Ada Colau:

Transcripción de las palabras de César Vidal (quien al final del primer párrafo cita al sociólogo estadounidense James Petras, autor del libro publicado en 1999 <<El informe Petras>>, en el que informa sobre el panorama del empleo juvenil en España, que encuentra desolador, sobre todo por su precarización como consecuencia de las destructivas políticas laborales puestas en marcha por el a la sazón gobernante Partido Socialista (PSOE)): 

Ada Colau..es un personaje que va diciendo que no la toleran porque es bisexual y mujer y pobre. No. A la gente le importa tres pimientos con quién se acueste Ada Colau, le trae sin cuidao [= cuidado] si es mujer o no es mujer y le trae sin cuidao su árbol genealógico en términos generales. Ada Colau el problema es que es una persona buena para nada que sin la política no hubiera llegado nunca a cobrar el dinero que cobra de manera inmerecida y a colocar a su tronco [= su marido], además, en aquello mismo de lo que ella es la baranda. Ese, ese es el problema con Ada Colau. A Ada Colau le importan los trabajadores de Barcelona, la gente que saca adelante la ciudad… No le importa [esa gente] un pimiento, pero ni un pimiento. Ella está en ese 2 por ciento del que hablaba Petras, que es el 2 por ciento que te permite hacerte con dinero público, vivir como un príncipe y a ser posible no dar ni chapa, por lo menos no trabajar en nada que sea medianamente útil. Lo que decía Petras. Es terrible. El informe Petras hay que leerlo porque con los matices que se quieran hacer es una descripción de la España de inicios de los 90 que lamentablemente a estas alturas, en el 2018, no ha mejorado ni de lejos, ni de lejos. A casi treinta años de distancia, la situación en todo caso ha empeorado.

¿Y qué es lo último que ha decidido Ada Colau, que lo mismo decide que no deja ver los partidos de la selección española que se mete con los militares que aparecen en alguna de las exposiciones que puedan haber en Barcelona… En fin, que se dedica a dar esa imagen de progre por eso de que es bisexual y al parecer ser bisexual…, bueno, ya es el colmo de la progresía, ya no se puede ser más progre en ese sentido. Bueno, pues ha decidido armar la de San Quintín* en un acto de propaganda de la supuesta solidaridad recibiendo a sesenta inmigrantes ilegales a bordo del [barco] Open Arms. Como además se da la circunstancia de que Ada Colau ya ha anunciado –y esto lo han repetido en distintas páginas web de organizaciones islámicas– que va a dar viviendas gratis a los ilegales y esto implica sobre todo a los musulmanes, pues, evidentemente, bueno, está encantada de la vida, de haberse conocido a sí misma, de ser alcaldesa y de haber colocado a su tronco, además, a costa del contribuyente.     [* Organizó un recibimiento al barco por todo lo alto y para el que hasta se programó una actuación musical. La llegada del barco, el día 4, fue un espectáculo mediático de propaganda, para que dijeran sus simpatizantes reales o potenciales: <<mira que solidaria y qué guay es la Ada Colau, no puede estar más claro que a esta tía hay que votarla>>. Un espectáculo para la televisión en el que no pudieron faltar estas acogedoras palabras tan despreciativas del masculino genérico como impensables si en vez de ser sus destinatarios africanos hubieran sido españoles : <<es muy emocionante poder decir finalmente bienvenidos y bienvenidas a casa>>].

Ada Colau en buena medida es una especie de icono, de paradigma de la absoluta perversión en que ha caído la política española. Inútiles que no tendrían ni un trabajo de auxiliar administrativo en una empresa de medio pelo acaban teniendo un enorme poder económico y político simplemente amparándose en las causas del 2 por ciento: la inmigración ilegal, la homosexualidad, las minorías étnicas…, en fin, historias de este tipo. Y por supuesto lo hacen gastando el dinero del otro 98 por ciento, que les trae absolutamente sin cuidado. La idea es continuamente trabajar en esa supuesta superioridad moral que tienen y por supuesto recibir unas remuneraciones por esa supuesta superioridad moral que tiembla el misterio. Esa es la tristísima realidad. No hay más y no esperen ustedes más, porque es que, de verdad, sinceramente, que no lo hay. Eso es Ada Colau. Y como ella, otros.

La cosa no tendría mayor problema –seguramente Maupassant, o Zola o Balzac hubieran escrito maravillosas novelas con estos biotipos como base–, pero el gran problema no es ese, el gran problema es que eso cuesta mucho dinero, implica el abandono de millones de ciudadanos, de súbditos contribuyentes españoles. Y, por supuesto, ¿quién lo paga? Pues vosotros, queridos niños*; quién lo va a pagar.     [* Con niños se refiere, como huelga aclarar, no a ningún grupo de niños que puedan estar escuchándole, claro es, sino a los españoles que han de padecerla en general (los coloquialmente conocidos como <<paganos>>), incluidos, naturalmente, aquellos a los que alude Agustín Lerto en su comentario hecho al vídeo: <<Pero el problema no es..esta hija de Satanás, sino..los memos cretinos integrales que han votado este aborto>>]. 

MONTAR LA DE SAN QUINTÍN:

  1. la bella y liante robot de [la película] Metrópolis..monta la de San Quintín en la pesadillesca ciudad del título   Antonio Trashorras. El País,10-2-1995 [Tentaciones].

FRASE RELACIONADA:

ARMARSE LA DE SAN QUINTÍN

Deja un comentario

Scroll Up