AMANECERÁ DIOS Y MEDRAREMOS

Significado de la frase AMANECERÁ DIOS Y MEDRAREMOS:  No nos preocupemos de ello ahora. Vamos a esperar a mañana y mañana se resolverá o resolveremos el asunto. Se emplea para, siendo ya de noche, aplazar hasta el día siguiente la resolución de un asunto que no apetece, no procede o no se puede atender en esos momentos.

Ejemplos de uso:

  1. [Situación: Siglo XVI. Dos jóvenes se encuentran en su habitación en una posada. Es noche entrada. Dos empleadas de la posada, que les desean, se llegan hasta la habitación de los jóvenes y llaman a la puerta. Uno de ellos, Lope, encuentra repulsiva a la mujer que le desea a él: la Argüello. Por ello, tras rechazarlas, dice a su compañero:]  Mirad, Tomás, ponedme vos a pelear con dos gigantes y en ocasión que me sea forzoso desquijar..media docena o una de leones..; pero no me pongáis en necesidad que me tome a brazo partido con la Argüello, no lo consentiré si me asaetean. ¡Mirad qué doncellas..nos había ofrecido la suerte esta noche! Ahora bien, amanecerá Dios y medraremosMiguel de Cervantes Saavedra. La ilustre fregona (novela de 1613).
  2. [Resumen del texto precedente: El nuevo tren de alta velocidad pasará tan rápidamente por los andenes que no se verá al pasar]. No servirá para, al oir su silbato, saber la hora en la madrugada, desde la cama, mientras la costra de la helada se va endureciendo y ya empezamos a ordenar el día que pronto dará con los nudillos en la ventana, amanecerá Dios y medraremosAlonso Zamora Vicente. ABC,11-1-1998.

Deja un comentario

Scroll Up