ALLÁ VAN LEYES DO QUIEREN REYES

La frase ALLÁ VAN LEYES, DO (o DONDE) QUIEREN REYES (o LOS REYES) tiene dos significados:

  1. Las leyes son como quiere el poder.
  2. Las cosas son como quieren los suficientemente poderosos para decidir cómo han de ser.

ALLÁ VAN LEYES, DO (o DONDE) QUIEREN REYES (o LOS REYES)   1

Este refrán expresa la opinión de que las leyes, al estar hechas por quienes detentan el poder, dispondrán en general lo que ellos quieran, quienes, tras hacerlas a su conveniencia, también las manejarán, previo establecimiento de los resortes necesarios para ello, a su antojo en los casos en que así les convenga.

  • También se dice, aunque raramente, DO QUIEREN REYES, ALLÁ VAN LEYES.
  • A veces se deja sobreentendida la segunda parte: ALLÁ VAN LEYES…

Ejemplos de uso:

ALLÁ VAN LEYES DO QUIEREN REYES:

  1. Seguramente la Junta de Fiscales y los Jueces del Supremo y los del Tribunal Constitucional saben muchísimo de leyes y hacen lo que consideran mejor para la legalidad vigente. Pero una de dos: o deja de estar vigente esta legalidad de guiñol a que nos quieren acostumbrar o aquí ya no van a creer en la Justicia más que los jueces. Eso, en el mejor de los casos. En el peor, solamente los aforados, que son los que tienen bula en el trato con la Ley [ya que por ser políticos son juzgados de forma diferente a los demás (que es lo que significa aforado)]. <<Allá van leyes do quieren reyes>>, decían los castellanos viejos: <<allá van leyes do quieren jueces>>, diremos los que todavía queremos entendernos en español.  Federico Jiménez Losantos. ABC,1-11-1996.
  2. [En entrevista al diputado navarro Jaime Ignacio del Burgo:] A cierta distancia [del asunto de la anexión de la región de Navarra a la separatista de Vasconia para formar ambas una nación independiente], lo que vemos es que allá van leyes do quieren reyes*Federico Jiménez Losantos. Radio COPE,24-4-2006.     [* Por ejemplo el anterior día 30 de marzo se aprobó en el Congreso español un nuevo estatuto de autonomía para Cataluña en cuyo preámbulo se hablaba de dicha región como nación].
  3. [En programa de crítica política, comentario a propósito de un caso recién referido que ilustra la posibilidad en España de una aplicación <<demasiado subjetiva>> (influenciada por factores políticos) de la ley:]  En España es donde se inventó eso de allá van leyes do quieren reyes.  Federico Jiménez Losantos. Radio COPE,25-5-2009.
  4. Usada por Federico Jiménez Losantos en Radio COPE el 14-4-2004, con referencia al asunto del presunto incumplimiento de la ley por parte del PSOE (Partido Socialista), para que puedan formarse grupos parlamentarios sin los suficientes votos para ello (el asunto de la interpretación flexible de la ley es tratado en radio COPE tanto en esa fecha como en el día anterior (el 13)).

ALLÁ VAN LEYES, DO QUIEREN LOS REYES:

  1. ¡Jo tío, qué fuerte, me acaban de llamar burro por no saberme el refrán que dice no sé qué de allá van leyes, do quieren los reyes! ¡Fíjate, un puto refrán! ¡Para qué querré saberme yo un puto refrán! ¡Es que en este país no cabe un tonto más, ¿eh?! Pues nada: el que me llama burro es él a mí, hala, chúpate esa. ¡El mundo al revés!

ALLÁ VAN LEYES, DONDE QUIEREN REYES:

  1. ¿Las leyes lo que buscan principalmente es satisfacer los intereses de los poderosos? No necesariamente. No obstante lo cual, lo que sí hacen es no olvidarse de los intereses de los más poderosos de todos: los que ostentan el poder político. Y uno de esos intereses no puede dejar de ser estar a salvo de las leyes. Que es por lo que se dice que allá van leyes, donde quieren reyes.

ALLÁ VAN LEYES, DONDE QUIEREN LOS REYES:

  1. Ya saben ustedes, y si no lo saben –¡pero ya lo creo que lo saben!– se lo cuento, que en la denostada Edad Media, esa época tan oscura como es clásico decir, las leyes iban donde querían los reyes, que para eso eran quienes más se jugaban la vida en el campo de batalla, para que luego no viniera cualquier chisgarabís a pretenderle mandar más. Y aquí y ahora, donde los demócratas de toda la vida, resulta que los del gobierno no son reyes, pero se creen no ya reyes, que eso les parece poco, sino emperadores. ¡Joder qué ínfulas! Ni que tuvieran hambre atrasada de mandar cuando no hacen otra cosa que ordenar y mandar, además de cobrar por ello se sobreentiende, claro. Deberían estar extenuados de tanto mandar, o andar vomitando mando. Pero, lejos de vomitarlo, todavía quieren más. A lo emperador. O más: a lo faraón. Y como los faraones que son, ¿cómo no van a mandar en esos mindundis de los jueces? Por supuesto que aquí los jueces hacen lo que mandan los que mandan, faltaría más. Así que, lo que a estos últimos les parece bien, bien; y lo que no les parece bien, pues jueces a callar que donde hay patrón no manda marinero. ¿No te jiba? ¡A ver qué se han creído estos panolis de la Justicia! Así que hala, que se joroben los jueces disconformes, si es que hay alguno. A cobrar y a callar. No vaya a ser que por no hacer lo segundo acaben en la puta calle y dejen también de hacer lo primero. ¡Pero por favor!: ¿tan difícil es comprender de una puta vez que allá van leyes, donde quieren los reyes?

ALLÁ VAN LEYES… :

  1. [Resumen del texto precedente: El presidente de la CEOE (Confederación Española de Organizaciones Empresariales) dijo hace poco que los gobiernos autónomos (los de las regiones autónomas españolas) están fracturando el mercado español. A las consecuencias económicas de tal fractura se añadirán las sociales]. Es de una irresponsabilidad realmente espectacular.[..] El mercado español se fractura en gran parte –que no del todo– debido a la acción nefasta de las autonomías [o regiones autónomas], dice el patrón de patronos./ Tiene razón. Cada vez más, las autonomías actúan independientemente del conjunto y encima alardean de ello. Cuestiones laborales y, sobre todo, fiscales. Prestaciones sociales distintas, distinto impuesto de sociedades [los que pagan las empresas], actuaciones externas que se interfieren con las relaciones comerciales del Gobierno con otros países, incentivos, subvenciones, etc./ Así no hay unidad de mercado que valga. La queremos en la UE [= Unión Europea] y la rompemos en España, donde ni siquiera pagamos impuestos homogéneos. Digo yo que nos estamos haciendo la competencia a nosotros mismos y que esto es un absurdo cuyas consecuencias se dejarán sentir pesadamente. Pero allá van leyes…  Manuel Lloris. Las Provincias,11-4-1999.

ALLÁ VAN LEYES, DO (o DONDE) QUIEREN REYES (o LOS REYES  2

Las cosas son como quieren los suficientemente poderosos para decidir cómo han de ser.

Ejemplo de uso:

  1. [Con referencia a la famosa frase de Shakespeare <<Ser o no ser, ésa es la cuestión>> (de su obra Hamlet):]  Examinemos sucintamente la celebradísima frase del dramaturgo británico.[..] Escarbemos un poco en los posibles significados del “ser o no ser, ésa es la cuestión”./ A. [..] / B. [..] / C. [..] / D. Ser en el sentido de poseer una entidad de la que no [se] está consciente. He aquí una idea relacionada con el “conócete a ti mismo” de Sócrates. (Para autoconocerse hay que explorarse interiormente como quien dice a tiempo completo, hecho que de por sí ya implica la existencia de una entidad). La idea está bien. Ser equivaldría a reconocernos, por lo tanto, a colocarnos el dilema de obrar en consecuencia./ Pero en tiempos de Shakespeare esta última interpretación era más vieja que el andar a pie. El “yo sé quién soy” de Don Quijote la sintetiza con mayor vigor./ Pero allá van leyes do quieren reyes./ Shakespeare no es más responsable de haber puesto en circulación la frase insignia del kitsch, que Liverpool de ser la cuna de esa maldición bíblica llamada los Beatles.[..] Por mi parte he de decir que he escogido la banalidad de Shakespeare como un pretexto tan bueno como otro para apuntar a un hecho conocido, pero que se suele olvidar: la propaganda..está en manos de los que mandan.. En Europa hay docenas de dramaturgos tan buenos o mejores que Shakespeare, pero que cometieron el imperdonable error de no ser anglosajones.[..] Yo, [cuando residía] en Nueva York, consumía aceite de oliva español bajo denominación italiana*. Pues eso.  Manuel Lloris. Las Provincias,15-11-1992.     [* Dice lo siguiente Manuel Lloris en artículo en este periódico de fecha 10-12-1994: <<[Los italianos] son dueños de una buena tajada de nuestra producción de aceite, que luego exportan como de cosecha propia>>].

Deja un comentario

Scroll Up