ALEGRAR EL CORAZÓN

Significado de la frase ALEGRAR EL CORAZÓN:  Poner anímicamente bien o mejor de lo que [alguien] estaba; hacer que uno pase a sentirse más alegre y optimista, en especial cuando está triste y apesadumbrado, o anímicamente decaído. Es forma ligeramente enfática de la frase <<subir el ánimo>>.

Ejemplos de uso:

  1. En el canal de Youtube musicalia0130 hay una canción de Juan Bau titulada Hoy me llamará. Bajo el vídeo hay un comentario, de Ismael García, que dice así: <<Esta canción tiene un ritmo que alegra el corazón. Juan Bau: excelente>>.
  2. [Palabras, en programación televisiva, sobre la película <<Vuelve San Valentín>>,  rodada en 1962 por Fernando Palacios:]  Continuación de <<El día de los enamorados>> en el que San Valentín (bueno, Jorge Rigaud disfrazado como tal), en vista de que las parejas españolas siguen revueltas, vuelve de nuevo a la Tierra para poner paz en unas cuantas cruentas batallas de tortolitos y, de paso, alegrar el corazón de los comerciantes, enamorados o no.  Fernando Pérez Medina. ABC,22-6-2000.
  3. La misión de mi vida, o mejor dicho mi misión en la vida es alegrar el corazón de los hombres, forma de decir esta mía ya anticuada, porque ahora la corrección política manda decir de los hombres y de las mujeres, dando por sentado que al decir los hombres no se está incluyendo a todo el género humano, a toda la humanidad y se está excluyendo a las mujeres, lo cual no puede estar más lejos de mi ánimo, tan lejos de mi ánimo aproximadamente como decir mi ánimo y mi ánima o como decir, por el mismo rollo de no parecer discriminatorio con quien no se debe, la génera humana, o el género humano y la génera humana (la humanidad está bien, claro, porque no discrimina a las mujeres y por lo tanto bien, se puede dejar como está y no meterse a decir la humanidad y el humanidod, que molaría mogollón para echarse unas risas, pero no). Pero bueno, no me enrollaré con historias para no dormir porque precisamente lo que a mí me gusta es todo lo contrario: dar vida y dar felicidad. Por eso canto. Y por eso canto alegre. Como seguiré haciendo mientras pueda. Es una gran satisfacción para mí. No hay nada más bonito que alegrar el corazón de los hombres. Y de las mujeres, que conste, ¿eh?

Deja un comentario