AHORRAR PALABRAS

Significado de la frase AHORRAR PALABRAS (o AHORRARSE PALABRAS):  Prescindir en la medida de lo posible de la lengua hablada, por comodidad, por aburrimiento en el hecho del habla prescindible o por la razón que fuere.

Ejemplos de uso:

AHORRAR PALABRAS:

  1. Esta (con <<ahorrar>>, no con <<ahorrarse>>) fue una de las frases por cuyo significado se preguntó a los participantes en el concurso <<Adivina, adivinanza>> de Telemadrid en su emisión del 17 de diciembre de 1999. No se puede decir aquí cuál fue el significado correcto que se dio para la misma, pero sí dejar constancia de que el hecho de que fuera planteada esa pregunta a los concursantes da fe de la existencia de la frase.
  2. ¿Qué es un hombre de pocas palabras? Pues una persona que habla poco de forma habitual, evidentemente. Pero que habla poco ¿por qué? Que habla poco porque no le gusta hablar mucho, y que por ello tiende a, siempre que puede permitírselo, ahorrar palabras: le basta con decir lo justo y punto.

AHORRARSE PALABRAS:

  1. Pero actualmente se insiste sobre la posible influencia de la televisión en la violencia juvenil.[..] Esto me trae a la memoria que, según nos cuentan los especialistas, y ha sido utilizado por narradores y dramaturgos, la violencia callejera en Madrid durante el dorado siglo XVII, fue algo que afortunadamente no ha vuelto a repetirse. La novela picaresca y el teatro de capa y espada son tibio reflejo de lo que debió de ser aquella situación. El telón de fondo de la vida cotidiana lo componían siempre unos hombres peleando a cuchilladas; o bien dos que discutían de ese modo, con los aceros, sobre cualquier tema, para ahorrarse palabras, que siempre pueden resultar equívocas, o bien un grupo que, a precio módico, se disponía a adelantar la muerte a un transeúnte excesivamente arriesgado y desprevenido.  Fernando Fernán-Gómez. ABC,29-3-1998.
  2. En el minuto 1:25 del siguiente vídeo (del portorriqueño Mario Ortiz & his All Star Band) se puede leer lo siguiente: <<Hombre que huela rico y baile salsa se ahorra muchas palabras>>. Es decir, que si quieres conquistar a una mujer, siendo rico o adinerado y sabiendo bailar salsa ya no es tan importante la labia que se tenga o se deje de tener (lo mucho y bien que seas capaz de hablar, o no, ante la mujer a conquistar, según la extendida opinión de que a las damas, y al contrario de lo que sucede con los caballeros, se las conquista más por el oído que por la vista).

PUERTO RICO.  Mario Ortiz and his All Star Band:  «Se acabó el bembé».

Deja un comentario

Scroll Up