ABOGADO DE SECANO

Significado de la expresión ABOGADO DE SECANO:  Persona que sea las da de saber mucho de leyes sin tener formación suficiente, o sin poseer los conocimientos necesarios, para hacer alarde de sabiduría legal.

Ejemplos de uso:

  1. Dejándome resbalar por el tobogán de los versos, voy a parafrasear unos versos que mi admirado Maese Pérez, ese casi Quevedo del siglo XX, dedicó en cierta ocasión a un gobernador civil de Salamanca que se llamaba con el comprometido nombre de Ulpiano. “Es sociata [= socialista] y valenciano,/ abogado de secano/ a quien Felipe ha hecho hombre./ Pues que le den a Cipriano/ por donde acaba su nombre [= que le den por el ano (es decir, por el culo)]”.  Jaime Campmany,ABC,22-3-1994.
  2. El artículo que Javier Pradera dedica [en el diario El País] al acuerdo del Consejo General del Poder Judicial [CGPJ] que reintegra al juez Gómez de Liaño al escalafón de la carrera judicial [del que fue apartado ¿con todos los visos de venganza política por indocilidad ante el poder ejecutivo?] sería una canallada olímpica si antes que eso no fuera una jocosa y sandunguera rabieta de impotencia. Al Huerfanito le ha dado una pataleta porque no entiende cómo el CGPJ ha tomado ese acuerdo sin su permiso y sin la autorización de su periódico.. Lo más chocante es que el Huerfanito se pone a dar lecciones de derecho a los miembros del CGPJ. Ese jurisperito de aguachirle, abogado de secano, magistrado de pitiminí y pomponio en capullo organiza un mejunje de opiniones jurídicas mezcladas con batallitas políticas y venganzas personales que no hay quien las entienda ni dejan sitio por donde meterles el diente.  Jaime Campmany. ABC,16-5-2002.
  3. El otro día vi a un hombre muy trajeado y con un maletín sin duda lleno de Boletines Oficiales del Estado y otros importantes documentos legales y de interés para abogados y jurisconsultos que iba repitiéndole a otro con la misma pinta que andaba junto a él que estaba harto de tanto abogado de secano: “estoy harto de los abogados de secano; pero hasta los mismísimos, ¿eh? Me las veo y me las deseo yo para aclararme en muchas cuestiones y van los listos estos y quieren saber más que uno. El otro día me discutía uno, que no sabía que yo soy abogado, una cosa que se aprende en primero de carrera. No hay nada más atrevido que la ignorancia. Abogados de secano de los huevos”. Así más o menos largaba. Me dieron ganas de sentarme junto a ellos en la cafetería en la que finalmente se detuvieron, a ver cómo se desarrollaba la interesante conversación.

Deja un comentario

Scroll Up