UNOS TIENEN LA FAMA Y OTROS CARDAN LA LANA

Significado de la frase UNOS TIENEN LA FAMA Y OTROS CARDAN LA LANAEs frase usada para expresar la opinión de que con frecuencia quienes gozan de buena consideración por parte de los demás no son quienes tienen los méritos para ello, sino quienes no los tienen, porque la gente suele guiarse por las apariencias, que con frecuencia son engañosas, y así es fácil que se formen un buen o un mal concepto de alguien sin una base sólida, sin un conocimiento fidedigno, para no equivocarse. Este hecho se suele señalar con esta frase sobre todo en aquellos casos en que hay quien o quienes hacen un trabajo determinado o sufren determinadas fatigas o apechugan con determinados problemas de forma no visible públicamente o que es desconocida para otros y hay quien o quienes adjudican el mérito de todo ello (el mérito de cardar la lana) a la persona o personas equivocadas: aquella o aquellas que no lo tienen.

  • También se dice UNOS LLEVAN (o SE LLEVAN) LA FAMA Y OTROS CARDAN LA LANA.

  • La frase se aplica tanto a personas como a cosas, y la fama puede ser tanto de algo bueno como de algo malo (por ejemplo: tener fama de bondadoso (no siéndolo), tener fama de borde (no siéndolo); o tener algo buena fama (sin justificación para ello) o mala fama (injustificadamente)).

Ejemplos de uso:

UNOS TIENEN LA FAMA Y OTROS CARDAN LA LANA:

  1. A mí, que soy quien lo hago todo, como precisamente por eso soy poco sonriente, me tienen por antipático, mientras que este vago que no hace nada de lo que debiera, obligándome a mí a hacerlo yo por él, como siempre está tan descansado y feliz de no hacer nada, y tan sonriente, todo el mundo lo aprecia. Ya lo dice el refrán: unos tienen la fama (en este caso el impresentable vago referido) y otros cardan la lana (yo).
  2. Estoy lleno de un patriotismo crítico al que los verdaderos antipatriotas me imagino que no dudarán en tildar de antipatriotismo, la misma vieja historia de siempre: unos tienen la fama y otros cardan la lana; si bien he de matizar que patriota, sí, pero tomándome el patriotismo con filosofía, esto es, sin tomarse uno aquí a pecho lo del patriotismo, porque esta sociedad huele a mierda que apesta, en eso hay unanimidad, no es que lo diga yo, sino que menos los políticos lo dicen ya hasta los mudos, y en tales circunstancias lo único sensato que se puede hacer es tirar la toalla y bueno, sí, ser patriota, pero desde el pleno conocimiento de que es una tontería, porque da igual serlo o no ya que por muy patriota que seas, todo va a seguir igual: siendo la misma mierda cagada por los políticos y compañía. Por ejemplo, para ver si poniendo un ejemplo consigo explicar lo que quiero decir: morir por la patria. ¿Morir? ¿Para qué? ¿Para que quienes salven la vida sean ellos a costa de la mía? Primero que mueran ellos, como Alejandros Magnos al frente de su ejército y siendo el primero en arriesgar su vida por la patria, y después ya hablaremos. Así que lo dicho: mientras el presidente del gobierno no esté dispuesto a ser el primero en morir por la patria, a la guerra que vaya Rita, que yo me voy a mi casita.

UNOS LLEVAN LA FAMA Y OTROS CARDAN LA LANA:

  1. Si hay una figura histórica a la que le cuadre el viejo dicho de que <<unos llevan la fama y otros cardan la lana>> es la de mi tocayo el rey Pedro I de Castilla, que ha pasado a la posteridad con el apodo de El Cruel. Las guerras civiles del siglo XIV no eran desde luego el mejor escenario para ganar un concurso de modales, pero recientes estudios –el más destacado el de nuestra gran autoridad en la Alta Edad Media, Julio Valdeón– se hacen eco de quienes piensan que, aunque reprimió, es cierto, con especial severidad las conjuras y revueltas que se gestaron en su entorno, <<su conducta no fue un producto derivado de la maldad gratuita sino de la estricta aplicación de la justicia>> y, por lo tanto, muy bien podría haber sido recordado, alternativamente, como El Justiciero./ ¿Pedro I El Justiciero? Su problema es que ya entonces la Historia la escribían los vencedores y fue la dinastía de los Trastámara –cuando su hermanastro Enrique le derrocó..– la que pudo cincelar a su gusto la imagen póstuma de su antagonista y, a la postre, víctima. Pedro J. Ramírez. El Mundo,26-6-2005.
  2. UNOS LLEVAMOS LA FAMA Y OTROS CARDAN LA LANA:  En la [cadena de radio] Ser.. Unos [los de la COPE] llevamos la fama y otros cardan la lana.  Federico Jiménez Losantos. Radio COPE,16-6-2005.

UNOS SE LLEVAN LA FAMA Y OTROS CARDAN LA LANA:

  1. El reciente acuerdo de corregulación de los contenidos televisivos en horario infantil puede, en el hipotético caso de que funcione, dejar aún más en evidencia la mala tele que se hace en la franja de adultos. Ahora, unos programas cardan la lana y otros, los de siempre, se llevan la fama, la mala.  F. Álvarez. ABC,31-10-2004.

Deja un comentario