NO SER NADA SIN alguien o algo

La frase NO SER NADA SIN alguien o algo tiene dos significados:

  1. No tener ninguna importancia ni relevancia sin [la persona o cosa de que se trate].
  2. Sentirse desvalido y sin ánimo y/o fuerzas, o sin operatividad o funcionalidad, sin [la persona o cosa mencionada].
  • Se dice por lo general en el orden inverso: SIN [tal persona o cosa] NO SER NADA.

NO SER NADA SIN [alguien o algo]   1

No tener ninguna importancia ni relevancia sin [la persona o cosa de que se trate]. 

Ejemplos de uso:

  1. [Palabras de una ex vedette:]  Sin ellos [sin los periodistas], un artista no es nada, por mucho que valga.  B. B. Palmer. Canal 9 [TV],21-11-2003 [programa de Manuela Ríos].
  2. [En entrevista de Diego A. Manrique a Carlos Santana (músico estadounidense de origen mejicano):]  -[Diego A.] Santana nace como un grupo democrático, pero se convierte en el proyecto de Carlos Santana más músicos contratados. ¿Fue traumático? -[Carlos Santana] Fue natural. Los primeros años de éxito..resultaron muy malos para nosotros. Es como cuando se bebe en una fiesta: unas personas se ponen divertidas mientras otras sacan su soberbia. Con Santana hubo más de lo segundo. Se perdió el respeto por la música,..por el público. Todavía recuerdo cuando un compañero mandó al carajo a una chica que le pidió un autógrafo. Para un momento, le dije, sin el público no somos nada. Yo era muy infeliz, tuve que cambiar la banda y tomar el poder.  El País Semanal,3-11-2002.
  3. El magnífico presentador [recién mencionado (Jesús Vázquez)] (sin los Vázquez* las [televisiones] privadas no son nada) se permitió alguna frivolidad de paso por [la gala de] Miss España   Federico Marín Bellón. ABC,25-3-2003.     [* Sin los presentadores como Jesús Vázquez].

NO SER NADA SIN [alguien o algo]   2

Sentirse desvalido y sin ánimo y/o fuerzas, o sin operatividad o funcionalidad, sin [la persona o cosa mencionada].

Ejemplos de uso:

  1. Sin tu amor no soy nada. Por favor te lo pido: no me dejes. No soy nada sin tu amor.
  2. –Yo sin mi puro habano al día es que no soy nada, oye. Es lo único que me endulza la vida. –La podrías endulzar con un merengue mejor, ¿no? Más sano. -¡No me jodas! ¿Me imaginas fumándome un merengue? –No; pero comiéndotelo, sí. –¡Comiéndomelo, menos todavía! ¡Joder qué tío!

Deja un comentario

Scroll Up