EN BOCA CERRADA NO ENTRAN MOSCAS

Significado de la frase EN BOCA CERRADA NO ENTRAN MOSCAS:  Si uno se calla prudentemente o se mantiene callado en determinadas ocasiones que invitan a hablar y decir cosas que podrían resultar inconvenientes para uno, no correrá el peligro de decir inconveniencias y no tendrá que sufrir las consecuencias de ello. Este refrán expresa la idea de que lo mejor o más recomendable en determinadas ocasiones es guardar silencio, no decir nada, porque si uno no se arriesga a hablar sobre determinado asunto delicado y/o en determinada situación problemática, tendrá la completa seguridad, que no tendría de otra forma, de no decir nada inoportuno o inconveniente. Equivale aproximadamente a <<hay que ser astuto y callarse>>.

Ejemplos de uso:

  1. [Fragmento de artículo de prensa de 1972:]  Nuestra cultura subpirenaica [= española (del sur de los Pirineos)] no es propensa a la crítica. Criticar, señalar es falta de educación, según se enseña a los niños. La crítica se hace peligrosamente negativa y en boca cerrada no entran moscas o al buen callar llaman Sancho.  Amando de Miguel. Yo, crítico (libro de 1974).
  2. –Me gustaría hacerte una pregunta, si no te importa. –Mientras no me preguntes la edad…, no hay problema. Bueno, y cuánto gano tampoco. Top secret ambas cosas. Bueno, y a qué partido político voto, tampoco. Top secret eso también. Bueno, para decirlo todo, de política y de religión no me preguntes nada, ¿eh? Porque no te pienso decir nada. A lo mejor resulta que ni voto, fíjate, y cualquiera dice eso. No, gracias. No sé, no contesto, que se dice. –Tranquilo, que no tiene nada que ver con todo eso. –Entonces, adelante. Pregunta. Ya veremos si te puedo responder, que igual se me ha olvidado algo, alguna cosa tabú para mí se me ha podido quedar en el tintero, pero tú pregunta, que por probar no pierdes nada. –Antes que nada, ¿sabes lo que es un cool-hunter? –¡¿Un quéeee?! Ni puta idea. –Entonces no te puedo hacer la pregunta que verdaderamente quería hacerte, que era la de cuál te parece a ti el mejor cool-hunter del mundo, que es una cosa que me suscita mucha curiosidad. –¡Pero hombre! ¿Tú me ves a mí cara de saber una cosa así? ¡Y vaya curiosidades tienes tú, dicho sea de paso! A mí se me podría preguntar, si estuviera dispuesto a aceptar la pregunta, de qué equipo soy, si del Real Madrid o del Barcelona. Por poner un ejemplo. Pero a eso tampoco te pienso responder, ni se te ocurra preguntármelo porque te respondo menos aún que a esa cosa rara que me has preguntado antes. Es que sobre qué cosas me gustan tampoco digo yo nada, je, je, y en general, no sólo del fútbol. Que si dices por ejemplo <<me gusta Julio Iglesias>>, como el que te haya preguntado si te gusta lo odie, ya te has ganado tontamente una animadversión hacia ti. Mejor me quedo calladito, o emito opinión que no diga nada, un <<pues no sé, me gustan muchos, no sabría decirte ahora cuál de todos más>>. Algo que no me pueda meter en líos. –Claro, en boca cerrada no entran moscas. –Exactamente. Así es. De hecho, digo más, ahora que lo pienso: como alguien me pregunte si me gusta el Julio, le responderé con otra pregunta: <<¿y a ti?>>. Y si dice que sí, que le encanta, yo: <<¡Hombre, qué casualidad, lo mismo que a mí! ¡Es uno de mis cantantes favoritos!>>. Bueno, esto último lo quito no sea que me diga: <<¿Ah, sí? ¿Y cuáles son los otros?>>. Y si lo que me respondiera fuera que no, que no le gusta el Julio, yo: <<A mí tampoco me gusta. Es bastante aburrido, ¿no?>>. Entonces quien me lo haya preguntado me dirá, encantado de ver que coincides en el gusto musical con él: <<¡Es pesadísimo! ¡Me aburre un montón!>>. Con lo cual, en vez de tener delante alguien a quien le caes mal, pues tendrás a alguien que le caes bien. Gracias a haber seguido el consejo del refrán de marras, que aconseja llevar mucho cuidado con lo que se dice, por si acaso. –No sea que haya alguna mosca revoloteando por ahí a la espera de que abras la boca para colársete dentro. –Pues sí. Ni más ni menos.
  3. BOCA CERRADA – ENTRAR [ciertas] MOSCAS  (Combinación basada en la frase del título):  [El torero de principios de los años cuarenta] “Manolete” es el hombre austero que siendo millonario sabe pasarse con nada y pone en la vida nacional una impronta de silencio y sobriedad, de boca cerrada en la que no entrarán las moscas de la censura.  Francisco Umbral. La guapa gente de derechas (libro de 1975).

Al final del significado primero de la frase ÉRAMOS POCOS Y PARIÓ LA ABUELA hay un largo texto de ficción (de propia cosecha del autor de estas líneas e ilustrativo del uso de esa frase) en el que se trata el significado de la frase objeto de esta entrada.

FRASES RELACIONADAS:

AL BUEN CALLAR LLAMAN SANCHO

CERRAR LA BOCA

Deja un comentario

Scroll Up