BAJAR AL MORO

La frase BAJAR AL MORO (o BAJARSE AL MORO) tiene tres significados:

  1. Viajar o ir a Marruecos desde España.
  2. Viajar o ir a Marruecos desde España para comprar hachís, especialmente para comerciar con él en España, por lo general de forma individual, modesta y a pequeña escala.
  3. Hacerse partidario de Marruecos o ponerse de su lado (alinearse con él y apoyarle frente a terceros países).

BAJAR (o BAJARSE) AL MORO   1

Viajar o ir a Marruecos desde España.

Ejemplos de uso:

BAJAR AL MORO:

  1. Nunca he bajado al moro.

BAJARSE AL MORO:

  1. [Argumento de película:]  Cuatro jóvenes se dirigen a Marruecos para sacar de la cárcel al marido de su amiga Teresa, para lo cual tendrán que sobornar al juez./ En definitiva, se <<bajan al moro>>   Federico Marín Bellón. ABC, 25-2-1999.
  2. todos contra [el alcalde de Marbella Jesús] Gil y Gil, que se ha bajado al moro y está a caballo sobre el Estrecho [de Gibraltar].  Jaime Campmany. ABC,23-6-1999.
  3. [El presidente del gobierno español] Don Felipe González se había bajado al moro, Hassan y él en el zoco,..  Jaime Campmany. ABC,6-11-1994.
  4. [Resumen del texto precedente: Nunca antes se ha hablado y escrito con tantos tacos como ahora]. Ah, pero en cambio existe una prohibición no codificada para llamar a algunos sujetos por su nombre genérico. Eso es ofensivo. Al negro no se le puede llamar negro [y se sustituye esta palabra por las expresiones <<persona de color>> o <<persona de raza negra>>],..ni al moro se le puede llamar moro [sino magrebí o procedente del Magreb].[..] Si lleváramos hasta sus últimas consecuencias la prohibición de llamar moro al moro, según lo políticamente correcto que circula ahora por estos páramos aproximadamente cristianos [o sea, muy descristianizados], nos veríamos en la necesidad de prescindir de muchas frases hechas, tan bellas como expresivas. No podríamos decir, por ejemplo, lo de bajarse al moro, que es algo que de vez en cuando hace [el ex presidente del gobierno español] Felipe González. Ni avisar de que hay moros en la costa, que los hay, y ahora sin Colin Powell [que en enero cesará como secretario de estado estadounidense] y con [su homónimo español el ministro de Asuntos Exteriores Miguel Ángel] Moratinos los habrá más todavía.  Jaime Campmany. ABC,15-11-2004.

BAJAR (o BAJARSE) AL MORO   2

Viajar o ir a Marruecos desde España para comprar hachís, especialmente para comerciar con él en España, por lo general de forma individual, modesta y a pequeña escala.

Ejemplos de uso:

BAJAR AL MORO:

  1. [Titular y comienzo de reportaje bajo el mismo:]  ‘Bajar al moro’ por cocaína [en vez de hachís] [Titular] / Marruecos es la nueva lanzadera hacia Europa para el narcotráfico colombiano. La presión policial que los narcos han sufrido en España ha convertido a nuestro vecino del sur en la base de operaciones de los traficantes colombianos y de sus socios españoles y franceses./ El pasado 3 de septiembre, la Brigada Central de Estupefacientes (BCE) de la Policía culminó la operación Ventur, que confirmó la presencia de Marruecos en el tráfico mundial de cocaína. Los geos [= policías del Grupo Especial de Operaciones] abordaron cerca de la isla de Cabo Verde el velero Tobago Clipper, una embarcación de 15 metros que transportaba 2.913 kilos de cocaína. La droga iba a llegar hasta el puerto de la localidad marroquí de Dajla..  Desde allí, la cocaína viajaría por carretera hasta la costa mediterránea de Marruecos, desde donde iba a partir, de nuevo por vía marítima, a las aguas francesas del golfo de León.  Juan Luis Álvarez / Manuel Marlasca.  Interviú.es,19-9-2005.
  2. La por algunos llamada <<la gitana mora>>, Amina, canta <<Ali Mustafá>> en el siguiente vídeo, uno de cuyos comentarios, firmado por Alan La Vina Brava, dice: <<Esto me recuerda bajar al moro>> (sobre lo de la gitana mora –cosa que ella misma dice en su canción Nanay: “Yo soy la gitana mora”–, cabe señalar que aunque nació en Cádiz, recorrió el norte de Marruecos con su padre cantando por los pueblos).

ESPAÑA.  Amina:  «Ali Mustafá».

LETRA DE LA CANCIÓN

Mustafá, Alí Mustafá. Ay qué pena de ti, ay qué pena me das. (x 2)

Por el desierto al morito se ve, que llora triste su suerte fatal. Por el engaño de un falso querer le pide ayuda a su Dios. A su Dios, que es Alá.

Mustafá, Alí Mustafá. Ay qué pena de ti, ay qué pena me das. (x 2) 

Va por la arena con ardiente sol, sin rumbo fijo en su caminar. Lleva una espina en su corazón, que se ha acabao [= acabado] de tanto querer, tanto amar.

Mustafá, Alí Mustafá. Ay qué pena de ti, ay qué pena me das. (x 2)

Hoy el morito no quiere volver, para olvidarse de aquella presión. Quiere morir de cansancio y de sed con el desierto, con arena y sol. Con el sol.

Mustafá, Alí Mustafá. Ay qué pena de ti, ay qué pena me das. (x 3)

Mustafá, Alí Mustafá. Ay qué pena de ti, ay qué pena me das. (x 3)

BAJARSE AL MORO:

  1. [El escritor español José Luis Alonso de Santos escribió en 1985 una obra de teatro titulada así, <<Bajarse al moro>>, y que en 1988 adaptó al cine el director Fernando Colomo. Sobre esta película, protagonizada por Verónica Forqué, Antonio Banderas y Juan Echanove, es el siguiente texto:]  El título alude al pequeño negocio que tienen montado Verónica Forqué y Juan Echanove de bajarse hasta Marruecos y traer <<chocolate>> [= hachís], que luego venden en Madrid.  Federico Marín Bellón. ABC,3-10-1999.

BAJAR (o BAJARSE) AL MORO   3

Hacerse partidario de Marruecos o ponerse de su lado (alinearse con él y apoyarle frente a terceros países).

Ejemplos de uso:

BAJAR AL MORO:

  1. No sé, quizá en este asunto deberíamos bajar al moro.

BAJARSE AL MORO:

  1. Francia se ha bajado al moro [apoya a Marruecos (en perjuicio de España)] y está tratando a nuestro país como a un pardillo, cuando España necesita imperiosamente la tranquilidad en el sur y la buena relación con el vecino Marruecos. [El presidente francés Jacques] Chirac, a cambio de apoyar al reino alauí [Marruecos] en el contencioso sahariano [entre España y Marruecos], está ya jugando el gran órdago: negocios [en su beneficio] a granel [con el país norteafricano] y presencia militar en el Estrecho.  Al presidente francés le divierte ver cómo Anita Palacio [la ministra española de Asuntos Exteriores] balbucea incoherencias sobre un problema que está claro como el agua de manantial.  Luis María Anson. La Razón,13-10-2003.

Deja un comentario

Scroll Up