SALIDA DEL ARMARIO

La frase SALIDA DEL ARMARIO tiene dos significados:

  1. Acto de dejar de ocultar, y de dar a conocer, la propia condición homosexual; hecho de hacer pública la propia homosexualidad; reconocimiento público de que uno es homosexual.
  2. Acto de mostrarse a sí mismo, y en particular de desvelar los propios gustos [fuera del terreno sexual], sin temores ni tapujos.

SALIDA DEL ARMARIO   1

Acto de dejar de ocultar, y de dar a conocer, la propia condición homosexual; hecho de hacer pública la propia homosexualidad; reconocimiento público de que uno es homosexual.

Ejemplo de uso:

  1. Como las emisoras musicales, el poder tiene la costumbre de publicar cada año la lista de sus principales,.. Hay algo de complejo fálico en esa manía de andar midiéndose el tamaño del poder [como se podría uno medir el del pene por si es mentira lo que dicen las mujeres de que el tamaño no importa], sobre todo teniendo en cuenta que, en los primeros veinte puestos de la más reciente relación, y salvo salidas del armario de última hora, lo más parecido a una mujer es [el cineasta] Pedro Almodóvar.  David Gistau. La Razón,10-1-2001.
  2. La salida del armario no es transgresión, sino exhibicionismo de primera vedette que luce lentejuelas en Pasapoga. En la actualidad, con <<lo gay>> aceptado como tópico de lo políticamente correcto, institucionalizado incluso como bufonismo catódico [= como posibilidad de aparición en programa televisivo en el papel de bufoncete], salir del armario es menos transgresor que, por ejemplo, alistarse en la Legión [fuerza especial de infantería con fama de aguerrida]: <<Pero hijo, ¿cómo te has hecho militar [en nuestra pacifista a ultranza España actual, atravesada además por las dagas del antipatriotismo promovido por las visceralidades nacionalistas regionales]? ¿Qué van a pensar los vecinos cuando te vean besando la bandera española [en esta nueva España de las divisiones regionales nacionalistas en la que todas las banderas de las regiones autónomas son políticamente correctas pero la española en cambio, y precisamente por ello, no]? Si no te van a dejar ni desfilar como a los del Orgullo Gay.  David Gistau. La Razón,2-2-2002.
  3. Un guardia civil homosexual ha reclamado un derecho: el de tener un hogar en la Casa Cuartel que albergue su propia estabilidad familiar. Lo ha hecho por el conducto reglamentario, sin afán de un protagonismo de rareza, sin pretenderse bandera o mártir de causa alguna, evitando, al menos de momento, las portadas y los artificios mediáticos que convierten cada salida del armario ocurrida en un ambiente de virilidad arquetípica en un espectáculo de revista musical con primera <<vedette>> fugaz, en otro morbo exprimido por la tele, que siempre olvida al protagonista en cuanto aburre a la audiencia.  David Gistau. La Razón,3-11-2002.
  4. [Con referencia al político español José María Mendiluce, que se ha declarado homosexual:]  La de Mendiluce se nos antoja una salida del armario electoralista, pues lleva el hombre un tiempo que no sabe cómo llamar la atención.. Ya se paseó por Madrid convertido en hombre-sándwich y retando a un duelo a la estatua de [el fallecido dictador Francisco] Franco, que menuda risa si llega a bajarse del caballo. Ahora, agotada la repercusión de tan memorable hazaña, el hombre sale del armario con zapatos de plataforma sólo para volver a existir durante un par de meses e ir ubicándose al frente de la muchedumbre gay.  David Gistau. La Razón,3-1-2003.
  5. [Fragmento de artículo, titulado <<Sarna social>>, sobre la inmensidad de la basura producida por las cadenas de televisión españolas:]  Lo que fue una enfermedad, es ahora un cáncer que ha hecho metástasis en la sociedad. La televisión es información, entretenimiento, cine, divulgación y cultura. No corrupción. Y en la televisión se corrompe a una sociedad que ha admitido que un polvo bien narrado [por ejemplo en un programa de cotilleo sobre los famosos del corazón y tales entretenimientos], aunque no se haya producido, valga más que un año de trabajo en un hospital, que un tocamiento paternal de tetas se cotice más que la sabiduría de un biólogo, y que una salida del armario se convierta en una solemne ceremonia de papanatismo moderno.  Alfonso Ussía. ABC,9-11-2003.
  6. [En entrevista de Jesús Amilibia a Terelu Campos (presentadora de magazine en Telemadrid):]  -[Jesús Amilibia] ¿Por qué hay tanto mariquita en [labores de presentación de] las revistas del corazón de TV? -[Terelu Campos] Ja, ja, ja. Debe de ser porque se han producido dos salidas a la vez: la de muchos programas del corazón y la del armario.  La Razón,23-11-2001.

SALIDA DEL ARMARIO   2

Acto de mostrarse a sí mismo, y en particular de desvelar los propios gustos [fuera del terreno sexual], sin temores ni tapujos.

Ejemplo de uso:

  1. [Hay atracado en la colonia británica en España de Gibraltar un submarino nuclear británico, el <<Tireless>>, con daños que, según se dice, pueden ocasionar un escape radiactivo. Las autoridades británicas se niegan a llevárselo para su reparación en muelle de la costa británica. Con esa actitud, evidentemente, el gobierno británico pisotea la dignidad de España. Palabras al respecto (de una ironía que, salvo error u omisión, deja convertido en un pelele al señor ministro, como si el autor de ella quisiera decir que desde luego otra cosa no tendrá, pero contundencia en la flojedad defensiva, incluso en la verbal, vaya si tiene el señor ministro español para las relaciones internacionales):]  <<Lo más conveniente sería que el submarino fuese trasladado a Gran Bretaña>>, o algo semejante ha dicho [el ministro español de Asuntos Exteriores a Inglaterra]. ¡Toma ya!.. Esa frase es la salida del armario de un paladín de la hispanidad, de [el actor (prototipo de macho)] Alfredo Landa cabreado,..de un espadachín que nos tenía engañados fingiéndose bobo, como Hamlet.  David Gistau. La Razón,10-12-2000.

FRASE RELACIONADA:

SALIR DEL ARMARIO

Deja un comentario

Scroll Up