RECALIFICAR TERRENOS

Significado de la frase RECALIFICAR TERRENOS (o TERRENO):  Recalificar significa declarar la autoridad competente edificable, y por lo tanto recalificar un terreno es hacerlo o convertirlo en legalmente válido para edificar en él.

  • El escritor Fernando Vizcaíno Casas usa la palabra <<recalificar>> en el periódico Las Provincias del 14 de noviembre de 1994, a propósito de la interminable sucesión de casos de corrupción política últimamente recogidos por <<ciertos medios informativos no contaminados>>: <<Cuando creíamos que el nivel de la basura política había alcanzado sus cotas máximas, resulta que estamos empezando, como aquél que dice, a clasificar las toneladas de mierda.. España está convertida, por obra y desgracia del gobierno González, en un gigantesco estercolero. Sabido es que con las basuras se hacen magníficos negocios; tal es el caso. Paco Palomino, el cuñadísimo ya le están llamando, por sus colaterales vínculos familiares con el señor [presidente del gobierno español] González (don Felipe), ha tomado el relevo en la periódica sucesión de escándalos que van saliendo a la luz pública, merced a los impagables esfuerzos clarificadores de medios informativos no contaminados. Parece que los primeros chalaneos del pariente presidencial descubiertos son tan sólo la punta del iceberg de otros más gordos, más sustanciosos, cocinados en la inmensa caldera de corrupciones que fue la Expo-92 [= Exposición Universal de Sevilla de 1992].[..] Las andanzas del cuñadísimo no son nuevas, ni muchísimo menos. Va para los cinco o seis años, ya se comentó..su intervención en cierto agio inmobiliario que tuvo como escenario la zona de [el parque nacional de] Doñana, donde ciertas hectáreas fueron recalificadas para que se pudiese construir en ellas un conjunto residencial de lujo>>.
  • José Luis Requero también usa la palabra <<recalificar>>, en el periódico La Razón del 2 de marzo de 2007: <<aquí se negocia políticamente con unos terroristas que tienen periódicos, partidos políticos, cobran subvenciones, pueden gobernar ayuntamientos –y me imagino que recalificar–; incluso hay partidos a los que les conviene el terrorismo porque recogen nueces. Un verdadero momio>>.
  • Miren Delgado, en el periódico ABC del 3 de noviembre de 1996, hace igualmente uso de la palabra que nos ocupa: <<El alcalde de Cuenca ha indicado que el Ayuntamiento ha recalificado las sesenta hectáreas, situadas en la finca La Mota, en terreno industrial gracias a que se ha hecho efectiva la revisión del Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) de Cuenca>>.
  • La forma más frecuente es la plural: recalificar TERRENOS (se dice menos recalificar TERRENO). También se dice RECALIFICAR SUELO, pero menos que ambas formas anteriores.

Ejemplos de uso de la frase:

  1. En el periódico El País del 19 de noviembre de 1994 se dice lo siguiente sobre un político que ya no tiene el cargo de consejero (el equivalente a ministro nacional en una región autónoma española): <<El ex consejero [= <<ministro>> de región autónoma] ha ido más lejos, sugiriendo la formación de una comisión de investigación que estudie la actuación de la Administración autonómica [catalana (de la región de Cataluña)] en el caso de los terrenos vendidos por su cuñado después de ser recalificados para construir viviendas sociales>>.
  2. Jaime Campmany escribe en el periódico ABC del 1 de mayo de 1998: <<No parece exagerado afirmar que nos encontramos en el país de la chapuza, por un lado, y de la irresponsabilidad, por otro. Son demasiadas las cosas importantes que aquí se hacen mal, y son demasiadas también las conductas dolosas o culposas, las negligencias y las fechorías que quedan sin el correspondiente castigo.[..] Aquí suceden mareas negras,..se queman los montes,..se agrietan las carreteras recién construidas,..se detienen durante meses y años los sumarios penales, el Fisco perdona caprichosamente cientos de miles de millones,..se desmoronan nuestras catedrales, se recalifican caprichosamente terrenos rústicos, etcétera, un largo etcétera. Y no pasa nada>>.
  3. En el periódico El País del 19 de noviembre de 1994 se lee lo siguiente: <<El ex consejero ha ido más lejos, sugiriendo la formación de una comisión de investigación que estudie la actuación de la Administración autonómica [catalana] en el caso de los terrenos vendidos por su cuñado después de ser recalificados para construir* viviendas sociales>>.     [* Esta palabra, <<construir>>, se asocia a la de <<recalificar>> (recalificar para construir), y lo mismo pasa con las palabras <<recalificación y construcción>> (se procede a la recalificación para acometer o para posibilitar la construcción), una asociación de ideas esta segunda que se da por supuesta en el siguiente texto de  Jaime Campmany en el periódico ABC del 28 de julio de 2003. Escribe ahí un artículo, titulado <<Letrilla satírica>>, sobre la corrupción política propiciada por el hecho de ser los ayuntamientos quienes deciden dónde se pueden construir viviendas. Dicho artículo satírico comienza así: “¿Contra quién va esta letrilla? Contra toda la pandilla. <<Jo, qué tropa>>, que diría el conde de Romanones, nata de las construcciones, flor de ladrillería. Toda la albañilería desde Parla hasta Alcalá sabe bien lo que se va en ese bandolerismo que convirtió el socialismo en cueva de Alí Babá”].
  4. Arturo Pérez-Reverte escribe en la revista El Semanal del 15 de diciembre de 2002 un artículo de página completa en el que dice que copiando de los nacionalistas de las separatistas regiones periféricas, el discurso localista fundamentado en la oposición <<nosotros (los de aquí)-ellos (los de fuera)>> ha sido ampliamente adoptado en la aldeana España actual, llegándose incluso a esgrimirlo a la menor escala posible: la propiamente localista: Farfullos de la Torda (nombre de pueblo inventado), lo mejor del mundo, y el habitante del lugar que no se sume a la exaltación de lo farfullo-de-la-tordense, es un traidor a las esencias locales. A lo que añade Pérez-Reverte: <<A partir de ahí viene..el enloquecimiento. Todo exquisitamente de manual: de una parte, la limpieza étnica de todos los farfullenses que no tragan; de la otra, la instauración de un régimen populista que recurre al clientelismo descarado para crear una trama de adhesiones inquebrantables. Eso incluye comprar el periódico local con publicidad institucional,..recalificarle terrenos a los constructores leales, etcétera>>.
  5. José María Carrascal escribe en el periódico La Razón del 15 de julio de 2003: “Los políticos son unos señores..capaces de hablar de todo menos de lo realmente importante, habilidad..imprescindible en su oficio. Fíjense en el follón armado en torno a la Asamblea madrileña [= el parlamento regional de Madrid]. Nos hablan de constructoras, de burbujas inmobiliarias, de corrupción, de cohechos, de chantajes.. Nos marean con recursos, querellas y autos ante las más variadas instancias. Pero nadie nos ha dicho hasta ahora exactamente dónde está el meollo del asunto.. Estando como está bien a la vista. Pero es que a nadie, me refiero a ninguno de los políticos, le interesa nombrarlo, ya que todos están sacando provecho de él./ Me refiero al suelo.[..] para aumentar la oferta de pisos lo primero era aumentar la superficie de suelo edificable, cosa que no se ha hecho. Y no se ha hecho porque no le conviene a los más directos interesados, los que controlan el suelo, los ayuntamientos.[..] Una firma suya puede convertir un terreno rústico en urbano, multiplicando por veinte su precio. Pero, naturalmente, no van a hacerlo gratis. Exigen participar en esa ganancia, en bien del propio pueblo. Estoy cansado de oír a alcaldes. <<Recalifiqué esos terrenos, pero a cambio de que el constructor me levantase un pabellón de deportes>>. O adecentara las aceras. O construyese un aparcamiento subterráneo. Para añadir: <<Era la única forma que podía hacerlo. Las arcas municipales estaban vacías>>”.
  6. Miguel Martín se refiere en el periódico La Razón del 2 de noviembre de 2003 a uno de los redactores de la Constitución española de 1978. Según él, uno de los participantes en la elaboración de dicho texto legal es ahora un colaborador del separatismo vasco. Tras decir su nombre (<<Se trata de..>>), añade que ha sido denunciado “por hacer <<gestiones políticas>> en la Comunidad de Madrid para recalificar unos terrenos adquiridos a precio de saldo a la familia Franco y llevarse más de tres millones de euros”.
  7. Tomás Cuesta, en el periódico La Razón del 23 de noviembre de 2001: “Probablemente por ser un <<self made man>>, el presidente [del Real Madrid] [Florentino] Pérez no ha caído en que un himno es algo que es de todos y de nadie en concreto; como un terreno sin recalificar, para entendernos”.
  8. Miguel Ángel Nieto habla de Jesús Gil en el periódico El Mundo del 17 de marzo de 1996 (en su suplemento Crónica). Parece ser que Jesús Gil, el alcalde de Marbella –población ubicada en la llamada “Costa del Sol”–, se ha enriquecido notablemente desde que en 1991 accediera a la alcaldía marbellí. Palabras de Miguel Ángel Nieto al respecto: “De la Costa del Sol ha hecho su particular industria y del suelo marbellí su principal banco de créditos. Gil dice haber inventado <<el círculo cuadrado que además canta>>. Su revolucionaria innovación consiste, y lo dice él, en <<construir pisos sin dinero>>. Como ejerce su mayoría absoluta con el mismo talante totalitario que lo haría Jean Marie Le Pen al frente del IV Reich, recalifica el suelo que se le antoja. Eso sí, antes les dice a los propietarios: <<Si me das la mitad de tu terreno, en la otra mitad te dejo construir>>. Su parte de tierra la suele hipotecar, y con eso consigue liquidez para construir sobre ella”.
  9. A recalificar terrenos es a lo que me voy a dedicar yo cuando sea mayor. O futbolista o recalificador de terrenos. Bueno, o concursante de Gran Hermano también. Pero lo de recalificar terrenos parece una apuesta más segura. Negocio seguro y fácil. Estoy deseando que me pregunten: ¿y tú, nene, qué vas a ser de mayor? Boquiabiertos se me van a quedar cuando les diga que mi prioridad la tengo puesta en la recalificación de terreno. Seguro que me dicen: <<tempranito empiezas a malearte, niño, que no levantas un palmo del suelo y ya estás pensando en llenarte los bolsillos robando. ¡Recalificar terrenos nada más y nada menos!>>. Pero da igual. Aquí, el que no corre, vuela. Total, si no los recalifico yo los va a recalificar otro… Pues puta la madre, puta la hija y puta la manta que las cobija, es lo que yo me digo. A recalificar y maricón el último.

FRASES RELACIONADAS:

RECALIFICACIÓN DE TERRENOS

ESPECULACIÓN URBANÍSTICA

SUELO URBANIZABLE

EL PRECIO DEL SUELO

Deja un comentario

Scroll Up