QUEMAR EN LA PLAZA PÚBLICA

La expresión QUEMAR EN LA PLAZA PÚBLICA (o AJUSTICIAR, etc. EN LA PLAZA PÚBLICA) tiene tres significados:

  1. Ajusticiar públicamente (particularmente quemando al reo en una hoguera), como forma de escarmiento ejemplarizante o por cualquier otro motivo.
  2. Hacer desaparecer con saña de la circulación para dejar [a la persona o cosa de que se trate] fuera del alcance del público.
  3. [Ponderativamente] Someter a vilipendio público.

QUEMAR EN LA PLAZA PÚBLICA   1

Ajusticiar públicamente (particularmente quemando al reo en una hoguera), como forma de escarmiento ejemplarizante o por cualquier otro motivo.

Ejemplos de uso:

  1. [Comienzo de artículo de dura crítica política titulado <<Los señoritos eurodiputados>>:]  Si nadie sabe para qué sirve un diputado, no digamos ya un senador. En cambio, con los eurodiputados no cabe duda: sirven para inflar la cuenta de gastos. Son imprescindibles. Sin ellos no podríamos despilfarrar todo el dinero que nos sobra, esas carretadas de millones que tiramos en impuestos y que, de no ser por el sacrificio de estos heroicos cantamañanas, tendríamos que quemar inútilmente en la plaza pública.  David Torres. El Mundo,8-4-2011.
  2. –..¡Ay, Dios, Dios, a dónde iremos a parar! Los hospitales están llenos de rubias teñidas, que son unas indecentes a las que habría que quemar en la plaza pública. Una lata de petróleo, un mixto y, ¡hala!, a arder y a expiar las lujurias, por guarras.  Camilo José Cela. Nuevas escenas matritenses (libro de 1965).
  3. [El famoso juez Baltasar] Garzón es más que un juez: con él no caben equidistancias ni tonterías ni medias tintas. O lo amas o lo odias. O lo quemas en la plaza pública o lo llevas al hombro, como los costaleros a la Virgen del Rocío. En esto Garzón saca el lado más hispánico de la tribu, ese <<español de puro bestia>>, que decía Vallejo, cuando no se cuestiona a alguien por motivos ni conductas sino por la camiseta [del club de fútbol del que es seguidor], ese y tú de quién eres que uno escucha recién desembarca al pueblo.  David Torres. El Mundo,1-2-2012.
  4. Frente a la idea de la homosexualidad como vicio antisocial o como crimen, que tiene raíces religiosas en la condena paulina del pecado nefando, la concepción de aquélla como enfermedad representó, sin duda, un avance. Los sodomitas quemados en las plazas públicas habrían preferido la alternativa del hospital, los electrochoques y los baños de agua helada.  Jon Juaristi. ABC,26-6-2005.
  5. AJUSTICIAR EN LA PLAZA PUBLICA:  Más de una vez me he declarado harto de toda crítica en términos absolutos a nuestro tiempo histórico.[..] Lean La Celestina, lean el Diálogo de los perros (de Cervantes..) y lean a Mateo Alemán. Entre otros, por supuesto.[..] Le propongo, lector, un juego. Dele un repaso a todos los horrores que se cometen o se pueden cometer en nuestro país. Cuando lo haya hecho, repase los que no se pueden cometer. (¿Permitimos que un niño de ocho años se deje la vida trabajando en la mina? ¿Ajusticiamos a los reos en la plaza pública?) Los abuelos de nuestros más provectos ancianos aún vivieron los coletazos de tales barbaries.  Manuel Lloris. Las Provincias,14-9-1995.
  6. MATAR EN LA PLAZA PUBLICA:  [Con referencia a la tragedia de Shakespeare <<Coriolano>>, perteneciente al ciclo romano del bardo inglés al que pertenecen <<Tito Andrónico>> y <<Julio César>>:]  Coriolano es un personaje complejo, un militar con un comportamiento difícil de entender y admirar en estos tiempos de proclamas pacifistas: él es un general que regresa victorioso a Roma, un héroe que busca la gloria en sus acciones y es incapaz de esconder sus intenciones con palabrería. Su actitud altiva hacia la plebe le hace impopular y los tribunos consiguen desterrarle. Cuando vuelve a las murallas de la ciudad junto con los enemigos de Roma con el propósito de destruirla, sólo la súplica de su madre consigue detener su acción. Entonces sus aliados le acusan de traición y le matan en la plaza pública.  Maria José Ragué-Arias. El Mundo,2-3-2012 [El Cultural].

QUEMAR EN LA PLAZA PÚBLICA   2

Hacer desaparecer con saña de la circulación para dejar [a la persona o cosa de que se trate] fuera del alcance del público.

Ejemplos de uso:

  1. Tras la derrota del Tercer Reich, los libros de [el noruego] Knut Hamsun fueron quemados en la plaza pública y su nombre borrado durante años del paisaje de su país. El escritor había apoyado la invasión de Noruega por el ejército alemán, había elogiado al gobierno títere nazi, había regalado a [el ministro de propaganda nacional-socialista] Joseph Goebbels la medalla acreditativa de su Premio Nobel y había publicado una laudatoria necrológica de Adolf Hitler, a quien había visitado personalmente.  Manuel Hidalgo. El Mundo,8-1-2010.
  2. [La novela publicada en 1960 por la irlandesa Edna O’Brien] Las chicas de campo reveló al mundo una escritora joven y atrevida, que tenía algo que contar, y lo hacía con naturalidad y una refrescante desenvoltura. “Es la historia de dos chicas, pero en realidad, narra la historia de la Irlanda de esa época”, dice O’Brien. Un país atrasado y represivo.. El libro fue un escándalo en su país, y el párroco de su aldea [Tuamgraney, County Clare] quemó tres ejemplares en la plaza pública. O’Brien se enfrentó a una persecución en toda regla, señalada por todos sus paisanos como enemiga de Irlanda y una escritora escandalosa. “..Los católicos irlandeses han sido tremendos. Peores que los italianos, españoles o portugueses.[..] En la Irlanda de entonces, todo era pecado. Había una vigilancia constante. El cuerpo era para ellos..una ocasión de pecado”.  Lola Galán. El País,16-11-2013 [Babelia].
  3. AJUSTICIAR EN PLAZA PUBLICA:  La ideología por encima de la voz y la militancia en el retroprogresismo sobrevolando el arte [es lo que predomina entre los cantautores españoles].[..] Pero..son los segundones que se creen propietarios..del arte y de la inteligencia.[..] Odian a [el famosísimo cantante] Julio Iglesias, desprecian a [la gran cantante] María Dolores Pradera, no soportan que [el cantante] Bertín Osborne venda más discos que ellos, perdonan altivamente a [el cuasi mito viviente] Raphael y sueñan con ajusticiar en plaza pública, después de haber sido juzgado por un <<tribunal Intelectual del Pueblo>>, a [el mundialmente exitoso] Alejandro Sanz [quien no sólo se atreve a no elogiar, sino que encima critica, a Fidel Castro]. El éxito ajeno hace estragos entre los mediocres.  Alfonso Ussía. La Razón,11-12-2007.

QUEMAR EN LA PLAZA PÚBLICA   3

[Ponderativamente] Someter a vilipendio público.

Ejemplos de uso:

  1. [Comentario a propósito de la selección española de fútbol, que la noche anterior ganó la Copa del Mundo gracias a un gol de Andrés Iniesta:]  Al comienzo del Mundial hubo un momento delicado en el que se vislumbró la probabilidad de malograr esa comunión de almas y de cuerpos que ahora, al calor de la victoria –que tanto une–, mucho nos complace como metáfora de otras anheladas piñas nacionales [por ejemplo, piñas políticas]. El mal arranque [España perdió su primer partido] estuvo a punto..de iniciar el acarreo de leña para quemar a [el entrenador Vicente] Del Bosque en la plaza pública por no tener un plan B y mantener su supersticiosa confianza en [el jugador Fernando] Torres e incluso Iniesta, de orientar a [el gran portero Iker] Casillas –so pretexto de la cercana belleza de su novia [que ha sido reportera de Telecinco en sus transmisiones del campeonato]– hacia el muro de las lapidaciones o de recolectar reproches de eficacia ya probada hacia esos jugadores millonarios   Manuel Hidalgo. El Mundo,12-7-2010 [DXT].
  2. [Por reivindicar la maestra Cristina Lechosa, en la española región de Cataluña (gobernada por nacionalistas antiespañoles), su derecho al uso del español en sus clases,] Su casa se llenó de pintadas insultantes, los periódicos catalanes respondieron airados, sus compañeros le dieron de lado, algunos padres se pusieron a recoger firmas para que su colegio..la despidiera.. <<Yo no odio ni a los catalanes ni al catalán –explica–, pero me fastidia que me sea impuesto. Cuando vi los efectos de mi artículo sentí miedo. No físico, sino a la marginación social. De repente, mis veinticinco años de profesión [en la localidad catalana de Hospitalet de l’Infant] no habían servido para nada, estaban borrados. ¿Posibilidades de redimirme? Quemarme en la plaza pública, o mandar otro artículo al mismo periódico retractándome de todo lo que escribí en el primero.[..]>>.  ABC,19-2-1995.
  3. LAPIDAR EN LA PLAZA PÚBLICA:  Parece un contrasentido que cuanto más laicos nos hemos vuelto, más se haya desarrollado en nosotros, como sociedad y en todas sus manifestaciones (política, cultural y mediática), una vena moralista. Y..cada vez nos sentimos con más derecho a lapidar en la plaza pública a quien no ha dicho lo conveniente o a quien se ha reído de lo que no debía.  Andrés Barba. El País,13-11-2010 [Babelia].
  4. HACER UNA HOGUERA EN LA PLAZA PÚBLICA CON:  [Resumen del texto precedente: Al joven diputado Nacho Uriarte lo han pillado conduciendo con un exceso de alcohol en el cuerpo y han pedido por ello que deje su cargo, lo cual me parece sospechosamente excesivo]. Me parece excesivo el griterío que, en casos similares, clama ejemplaridad. Y la calificación de ebrio o borracho.. Las normas prohibitivas de la DGS [= Dirección General de Tráfico] se han demostrado dignas de ser seguidas, pero no hagamos una hoguera en la plaza pública con quien cede a la tentación de la segunda copa, porque vamos listos.  Manuel Hidalgo. El Mundo,27-2-2010.
  5. DESPELLEJAR EN LA PLAZA PÚBLICA:  Es verdad, hemos alcanzado por fin la profetizada aldea global del comunicólogo MacLuhan, pero más por lo aldeano de los contenidos mediáticos que por la visión globalizada de los problemas. En efecto, contemplar la televisión española viene a ser algo así como escudriñar por la rendija de la puerta y acercar el oído a las peleas vecinales de las que todo el pueblo, criticonamente, habla sin freno ni moderación: hay que despellejar al prójimo y desnudarlo en la plaza pública, para que todos se rían y se burlen. ¡Qué televisión más divertida tenemos! ¡Nos enteramos de todo, incluso de lo que quieren ocultarnos esos famosos! He aquí el entretenimiento principal de la aldea española.  Enrique Bonete Perales. ABC,24-7-2003 [Alfa y Omega].

EXPRESIÓN RELACIONADA:

PLAZA PÚBLICA

Deja un comentario

Scroll Up