LOS SUEÑOS SUEÑOS SON

<<Es verdad. Pues reprimamos esta fiera condición, / esta furia, esta ambición, / por si alguna vez soñamos. / Y sí haremos, pues estamos / en mundo tan singular / que el vivir sólo es soñar; / y la experiencia me enseña / que el hombre que vive, sueña / lo que es, hasta despertar. // Sueña el rey que es rey, y vive / con este engaño mandando, / disponiendo y gobernando; / y este aplauso, que recibe / prestado, en el viento escribe, / y en cenizas le convierte / la muerte, ¡desdicha fuerte! / ¿Que hay quien intente reinar, viendo que ha de despertar / en el sueño de la muerte? // Sueña el rico en su riqueza / que más cuidados le ofrece; / sueña el pobre que padece / su miseria y su pobreza; / sueña el que a medrar empieza; / sueña el que afana y pretende; / sueña el que agravia y ofende, / y en el mundo, en conclusión, todos sueñan lo que son, / aunque ninguno lo entiende. // Yo sueño que estoy aquí / destas prisiones cargado, / y soñé que en otro estado / más lisonjero me vi. / ¿Qué es la vida? Un frenesí. / ¿Qué es la vida? Una ilusión, / una sombra, una ficción, / y el mayor bien es pequeño, / que toda la vida es sueño, / y los sueños, sueños son>>.

El escritor español Pedro Calderón de la Barca (1600-1681) tiene en el drama filosófico en verso La vida es sueño, estrenada en 1635, su más extraordinaria obra maestra. Esta obra, en la que la vida está considerada como un mero sueño o ilusión como su nombre indica, está dividida en tres actos o jornadas, en el primero de los cuales el personaje principal, Segismundo, desarrolla un largo soliloquio en el que reflexiona sobre la existencia mundanal, y a él pertenecen los anteriores versos, en los que aparece la frase del título.

Ejemplos de uso de la frase:

  1. Una de las sevillanas (canciones flamencas allí llamadas) más conocidas es la titulada “La minifalda”, también conocida como “A mi novio no le gusta la minifalda”. Originariamente compuesta para la cantante Perlita de Huelva y publicada con su voz en 1969, fue versionada un par de años después por Manolo Escobar, quien, con una letra muy diferente, la hizo tremendamente popular en la España de los setenta. En la versión para la artista onubense (de Huelva), a diferencia de la de Manolo Escobar, ella habla de un sueño suyo: el de que el hombre que ella ama la quiere. Pero es un simple sueño, como la vida según el verso calderoniano. Lo que dice exactamente (en el minuto 1:20) es esto: <<Todos los sueños son sueños y los sueños sueños son. (x 2). Yo sueño que tú me quieres. Yo sueño que tú me quieres, pero estoy en un error. En mis sueños yo te beso y tú besándome estás. En mis sueños yo te beso. Y al ver que todo es mentira, no quisiera despertar>>.
  2. En el periódico Mundo Deportivo, y concretamente en su número de fecha 22 de noviembre de 2016, escribe el periodista Ángel López sobre cómo es posible soñar con que el equipo de fútbol de San Sebastián, La Real (o la Real Sociedad), le gane al Barcelona próximamente (el equipo se llama allí porque el club se llama Real Sociedad de Fútbol). En el Estadio Municipal de Anoeta, o simplemente en Anoeta (nombre que tuvo entre 1993 y 2019) se enfrentará el domingo siguiente el equipo local nada menos que al Barcelona, que tiene en sus filas al mejor jugador del mundo, el argentino Messi. Un coloso. Pero un coloso al que ya ha derrotado La Real, y al que podría volver a derrotar. Es un equipo que se torna especialmente vulnerable en Anoeta, en opinión del periodista, mientras que, por el contrario, la Real es un equipo muy fiable y en el que se pueden depositar sin gran temor las mejores esperanzas, máxime si los jugadores están, como actualmente lo están en opinión del comentarista deportivo, en estado de gracia. Así que, por todo esto, y en palabras de Ángel López (que había comenzado su artículo citando la parte final y principal de las palabras calderonianas reproducidas al principio (“¿Qué es la vida?” Etc.)), dice al respecto: <<Es imposible no poner alas a ese frenesí, a esa ilusión y a ese sueño que citaba Calderón>>.
Casa mansión blanca en una imagen usada para ilustrar la expresión los sueños sueños son.
Quiero comprarme esta casa. Es la casa de mis sueños. Pero nadie me presta el dinero. Y encima uno me dijo, al pedírselo, que “ya se sabe: los sueños, sueños son”. Encima pitorreo.

EXPRESIÓN RELACIONADA:

CASTILLOS EN EL AIRE

Scroll Up