LO DIJO BLAS PUNTO REDONDO

Significado de la frase LO DIJO BLAS PUNTO REDONDOEsto que acaba de ser dicho [por uno mismo o por otro] es total y absolutamente inobjetable, y si acaso cupiera alguna objeción y fuere hecha, no sería aceptada.

  • La frase puede ser dicha irónicamente, como es el caso en los dos primeros ejemplos que siguen.
  • Se escribe con un punto intermedio: LO DIJO BLAS. PUNTO REDONDO.
  • También se dice LO DIJO BLAS Y PUNTO REDONDO.
  • A veces se sustituye el nombre de Blas por otro cualquiera de la persona concreta de que se trate: LO DIJO [nombre de persona], PUNTO REDONDO.

Ejemplos de uso:

  1. [A un español de buena raza ibérica, apodado cariñosamente por sus colegas <<el Timocracia>> por su gusto en repetir, a quien quiera escucharle, que la mierdocracia es un timo, le pide un admirador, en un selecto club de antimierdócratas muy secreto (por miedo a que lo ilegalicen) y en el que es muy difícil ser admitido (por miedo a que se les cuelen ahí impostores que den el chivatazo), que le endilgue a una culpable víctima cualquiera de los engañabobos de la política y diligente votador de su líder mierdocrático preferido, ese discurso tan bueno que él tiene sobre la tontería del timo de la estampita mierdocrática. Estas son las palabras con las que diligentemente atiende la petición:]  En mi opinión, y mutatis mutandis (no hablo por ejemplo de Juan Ramón Jiménez), son los músicos quienes deberían tener la aureola de prestigio social que tradicionalmente ha rodeado a los poetas, quienes por lo que yo llevo visto de ellos, no contentos con soler ser bastante tontos e insufriblemente aburridos, suelen ser por añadidura unos cobardes y unos vendidos sin amor propio ni vergüenza torera al poder político de turno, o sea, villanos de medio pelo que están dispuestos a venderse y lamer indiscriminadamente culos por un plato de lentejas; mala y/o despreciable gente en definitiva, o trigo no demasiado limpio en cualquier caso. Esa es mi opinión, que en mierdocracia quedará mal que la exprese, claro, y quien se pica, ajos come. Por el contrario, la de la música es, sin discusión posible, una de las más encomiables dedicaciones posibles del hombre, con independencia de las pequeñas miserias personales que puedan lastrar a quienes la abracen para gozo espiritual de la humanidad, miserias como por ejemplo las famosas y quién sabe si saludables envidias y malquerencias entre artistas del mismo campo y género, que son peccata minuta y también cosa natural, ya que la falta de discrepancia en cuestiones de sensibilidad artística, y las diferentes derivaciones a que ello da lugar, son imposibles. Así que, desde mi punto de vista, no se puede sino estar agradecidísimo hacia quienes eligen transitar por el camino del arte para mí más sublime. Pues, ciertamente, si la totalitaria inundación mierdocrática es a mi juicio la gran maldición del mundo y aquello que lo tiene casi por completo convertido en una siniestra cochinera, la música es sin duda alguna, por su efecto balsámico y junto a los remedios para los males del cuerpo, su gran bendición, ya que al menos ella nos da el instante de felicidad que la monstruosidad imperante nos niega y persigue. Fuera los idiotas, los embaucadores y los confusionistas colocados en falsos altares filosóficos y Dios bendiga a los músicos, incluso a los malos –pues la cantidad favorece a la calidad–, por esa orientación personal suya hacia uno de los caminos más nobles y loables que les es dado elegir al hombre. Lo dijo Blas. Punto redondo.
  2. DÍJOLO BLAS, PUNTO REDONDO:  (Infrecuente):  El poder nunca es sectario, el poder es la secta, y así el buen Federico Trillo, empujado desde lejos por el principio <<díjolo Blas, punto redondo>>, que identifica poder y objetividad, habló de las <<esplendorosas>> playas de Galicia [ ¡en estos momentos golpeadas por una terrible marea negra!], mientras los gallegos temen una tercera o cuarta marea de esplendor.  Cándido. ABC,27-12-2002.

LO DIJO [nombre de persona], PUNTO REDONDO:

  1.  <<No es casual que los ingleses, hace muchos años, quemasen los campos de opio en China,.. Se trata de impedir que los hombres recuperen un antiguo saber prenatal de los seres humanos que todas las sectas y religiones han intentado enterrar>> (op. cit., pag. 187)./ Lo dijo Antonin Artaud. ¿Punto RedondoFernando Sánchez Dragó. El Mundo, 28-6-1997 [La Esfera].
  2. “Si tuviera que encontrar la felicidad en alguna parte, la buscaría en la costumbre”. Lo dijo Blas Pascal y punto redondoManuel Alcántara. Las Provincias,2-12-1998.

Deja un comentario