ERASE UN HOMBRE A UNA NARIZ PEGADO

ÉRASE UN HOMBRE A UNA NARIZ PEGADO es el primer verso de uno de los poemas más conocidos de Francisco de Quevedo (1580-1645), el soneto satírico titulado “A un hombre de gran nariz”. El soneto completo es como sigue: <<Érase un hombre a una nariz pegado,/ érase una nariz superlativa,/ érase una alquitara medio viva,/ érase un peje espada mal barbado;// Era un reloj de sol mal encarado,/ érase un elefante boca arriba,/ érase una nariz sayón y escriba,/ un Ovidio Nasón mal narigado.// Érase el espolón de una galera,/ érase una pirámide de Egito,/ las doce tribus de narices era;// Érase un naricísimo infinito,/ frisón archinariz, caratulera*,/ sabañón garrafal, morada y frito.>>     [* Frisón: Caballo fuerte de pies muy anchos y con muchas cernejas (cerneja: mechón de pelo que tienen las caballerías detrás del menudillo). Caratulera: Usada esta palabra porque en las máscaras o carátulas de los cómicos suele haber enormes narices./ Garrafal: de mayor medida que lo que es corriente].

  • He aquí una cita periodística al soneto: <<Luis Ignacio Parada..afirmaba el otro día en estas páginas que [el poeta y dramaturgo Luis de] Góngora [1561-1627] llamaba a [el escritor Francisco de] Quevedo [1580-1645] <<el jodío [= jodido] estevado>>, y yo, que llevo ya más de sesenta años deshojándome sobre Góngora, no recuerdo en él esa frase contra Quevedo.. Claro está que entra dentro de lo lógico y de lo previsible que Góngora le llame estevado a Quevedo, con o sin el <<jodío>> que le añade Luis Ignacio Parada, primero porque lo era y segundo porque ninguno de aquellos clásicos deja pasar un defecto físico o moral sin chacota y sin antruejada. El propio Quevedo llamaba al pobre Ruiz de Alarcón <<hombre entre paréntesis>> porque lucía corcova por delante y joroba por detrás. Quevedo, la joroba la llevaba en las piernas, claro. El famoso soneto del hombre a la nariz pegado le viene pintiparado a Góngora [cuya nariz era bastante grande]..>>.  Jaime Campmany. ABC,30-7-2001.
  • La frase es transformada a veces para adaptarla a alguien que tiene una gran nariz, cambiando <<hombre>> por la persona de que se trate (por ejemplo, sobre un futbolista narigudo puede decirse jocosamente: érase un futbolista a una nariz pegado).
  • También se toma pie de la existencia de esta frase para hablar de personas muy vinculadas o unidas a algo, diciendo de ellas que son personas <<a [la cosa que sea] pegadas (por ejemplo, de alguien que come muchas pipas o a la que con frecuencia se la ve comiéndolas se puede decir que es una persona <<a una bolsa de pipas pegada>> (y también que es una persona que va <<a una bolsa de pipas pegada>>).

Ejemplos de uso de la frase:

  1. [Comienzo de crítica operística con motivo de la presentación en el Teatro Villamarta de Jerez, por la compañía de la Ópera de Cámara de Moscú, de la obra de Dimitri Shostakovich <<La nariz>>:]  <<Érase un hombre a una nariz pegado / érase una nariz superlativa…>> Pero no es la descrita por Quevedo la única nariz con mucha personalidad. La del asesor Platón Kuzmich Kovalev tiene incluso vida propia: un día abandona a su dueño y se pone a dar vueltas por Moscú vestida de uniforme de consejero de Estado. Es éste el arranque de La nariz de Nicolai Gogol, un cuento publicado en 1836, donde el escritor ruso describe primero la vergüenza del asesor al quedar sin nariz, luego el estupor general que se produce ante tan extraño acontecimiento y las peripecias por recuperar la preciada protuberancia, que finalmente volverá a su sitio de la misma misteriosa manera con la que se había despegado.  Stefano Russomanno. ABC,5-2-2005 [Blanco y Negro Cultural].
  2. [Ya en 1984 escribí yo de nuestro presidente, Felipe González:] “Al señor presidente ya le hemos pillado en tres embustes.”..Aquel artículo mío se titulaba “Pinocho*” y empezaba así: “Si don Felipe fuese un “burattino” [= muñeco] inventado por Collodi y no un político inventado por Alfonso Guerra y por Nicolás Redondo, ahora le estaría creciendo la nariz como a Pinocho”.[..] Durante algún tiempo, a Felipe seguimos llamándole Pinocho cada vez que le pillábamos en una trola, pero pasándole el hábito como a un niño mentirosillo.. Ahora….[miente tanto que su nariz] no cesa de crecer y crecer.. Érase un hombre a una nariz pegado. Más. Érase una nariz sobre dos pantorrillas.  Jaime Campmany. ABC,14-2-1995.     [* En la historia de literatura infantil <<Las aventuras de Pinocho>>, escrita por el italiano Carlo Collodi y publicada en 1881, Pinocho es un muñeco al que le crece la nariz cuando dice mentiras].

ÉRASE..A UNA NARIZ PEGADO

  1. [Con referencia a la nariguda actriz Rossy de Palma:]  Rossy de Palma irrumpe en Quevedo, érase Rossy a una nariz pegada   Jaime Campmany. ABC,29-10-1994.

A UN + nombre+ PEGADO:

  1. [El croata] Ivo Karlovic es un tenista a un <<ace>> pegado. Desde sus 2,08 interminables [metros de estatura] impone la ley del servicio con una severidad desmesurada. En lo que va de torneo [Masters Series de Madrid]..ha sumado la asombrosa cifra de 97 puntos directos de saque. Ayer, para acceder a cuartos, le hizo 25 a [el eslovaco] Dominik Hrbaty. Otro dato que habla de su implacable habilidad con el servicio se refiere a los desempates. En ocho ocasiones sus sets han llevado al <<tie-break>> y se ha impuesto en siete.  Domingo Pérez. ABC,21-10-2005. 
  2. IR A UN + nombre + PEGADO:  Otra cosa destacable en [la teleserie] <<Hospital Central>> es que los médicos se han hecho potómanos. La palabra potómano la aprendí en [el programa matinal en TVE de consejos de salud, etc.] <<Saber vivir>>.. Un potómano es ese espécimen que va a una botella de agua pegado.. Alicia Borrachero (Cruz Gándara) se saca la botellita del tapón amarillo del bolsillo y se echa un trago mientras habla con Vilches.[..] También Roberto Dragó (Héctor) va por los pasillos empinándose la botellita.  Rosa Belmonte. ABC,23-9-2005.

Del autor de esta foto no se puede decir érase un hombre a una nariz pegado, dadas las modestas dimensiones de su protuberancia nasal, pero sí se puede decir, y ahí está la imagen bajo estas líneas para demostrarlo, que es un hombre a una sombra pegado (cuando se pone al sol, obviamente, que es cuando su sombra no se separa de él ni a sol ni a sombra):

Flores silvestres amarillas y la sombra del fotógrafo en foto usada para ilustrar la expresión érase un hombre a una nariz pegado.
Oiga, don érase un hombre a una nariz pegado, ¿es que no se ha enterado usted de que para hacer las fotos hay que llevar más cuidado y decirle a la gente que se aparte, porque, si no, sale su sombra?

En el periódico Diario de Cádiz se publicó el 11 de diciembre del 2017 este titular: <<Érase un hombre a una nariz pegado>>. El titular encabeza una crítica de la representación, el día anterior y en el gaditano Teatro Municipal Pedro Muñoz Seca, de la obra teatral <<Cyrano de Bergerac>>, de Edmond Rostand. En dicha crítica se lee lo siguiente: <<Cyrano de Bergerac es uno de los personajes más carismáticos de la literatura universal, un ágil espadachín y un brillante poeta, obsesionado por la fealdad de su descomunal nariz>>. Puede verse el titular, la narizota, y la crítica mencionada completa, en este enlace:

https://www.diariodecadiz.es/elpuerto/Erase-hombre-nariz-pegado_0_1198980533.html

Deja un comentario

Scroll Up