CURADO DE ESPANTO

Significado de la frase CURADO DE ESPANTO:  Ya acostumbrado uno a ver la fealdad de la vida lo suficiente como para no asombrarse ya por nada. Ya con experiencia de la vida suficiente, por haber visto mucho de ella, como para tener bien claras y afinadas las ideas sobre lo muy espantosa que es y estar por ello preparado para verlo ya sin asombro. Ya espantado uno lo suficiente a lo largo de la vida, por las cosas que en ella ha visto, que está curtido en el espanto y difícilmente le pueden seguir asombrando y/o impresionando las cosas espantosas que suceden o que puedan suceder, ya que uno ha llegado a considerar el espectáculo de lo espantoso como algo inherente a la vida humana, o a ese espanto llamado vida humana.

Ejemplo de uso:  No acaba uno hoy en día de poseer plenamente la condición de curado de espanto. Resulta que la princesa de no recuerdo dónde, pero una princesa, se ha casado con un mendigo. Claro, es lógico, ¿no? No había nadie más con quien casarse en este superpoblado mundo y tiene la chiquilla que dar la nota.

Ejemplos de uso real de la frase:

  1. [Cierta persona afirma que los miembros del consejo rector del museo valenciano IVAM muestran una actitud en relación con cierto asunto que se puede calificar de cretina y despreciable. Este tipo de cosas abundan en un mundo, el de la cultura, en el que resultan especialmente bochornosas, ya que de las personas cultas se espera, cuando uno es demasiado inocente, mayor señorío (comportamiento de señor) e hidalguía (nobleza de carácter). Palabras al respecto:]  La cultura y la seudocultura hieden y hieden peor que otras cosas o así nos lo parece porque de las almas refinadas no esperamos hedor. O no lo esperábamos cuando éramos muy jóvenes, es decir, inocentes. Hoy, curados de espanto, sabemos que entre los intelectuales abundan las garras de cernícalo lagartijero y los revolcones en el fango. Mierda en el esplendor.  Manuel Lloris. Las Provincias,25-2-1995.
  2. [La princesa] Estefanía de Mónaco ha dado otra vuelta de tuerca a [= ha dado un asombroso o llamativo paso más en] su rocambolesca vida amorosa. Cuando ya parecíamos curados de espanto, la Princesa vuelve a sorprendernos con el nuevo hombre de su vida: un domador de elefantes.  ¡Qué me dices!,10-3-2001.

FRASE RELACIONADA:

ESTAR CURADO DE ESPANTO

Deja un comentario

Scroll Up